domingo, noviembre 04, 2018

Animales, amigos terapéuticos.

COLABORACION DE AURORA PEREGRINA VARELA RODRÍGUEZ.
Licenciada en Ciencias de la Información UCM 1990  


AURORA PEREGRINA VARELA RODRIGUEZ
Si los animales hablaran, nos dirían que nos quieren, que desean ser queridos y dar mucho amor. Que no los abandonemos porque ellos jamás nos dejarían a la intemperie ni a la sombra de una muerte cruel. Por ello y por dignidad, estamos contra la Zooamafia, a la que España tan encarecidamente se presta en sus protectoras y perreras, enviando sus tesoros a los que casi nadie aprecia debidamente, a laboratorios de Holanda y Alemania. Véanse artículos e informes de Internet sobre Zoomafia.
La tauromaquia es un bestial crimen contra el que ni siquiera hay castigo a medida y por encima, es llamado arte y se les paga bien a los asesinos toreros, que incluso se codean con las más altas esferas sociales, y no es de extrañar, cuánto más tienes parece que menos valor humano posees, que menos vales ante los ojos de Dios. Pobre de ti.
Convivir con gatos o perros, es mejor que con personas, más sencillo y rentable emocionalmente, más enriquecedor, mucho mejor. Yo lo he probado y soy testigo de esta hermosa realidad.
La convivencia se hace hermosa, se relajan tus nervios, se levantan tus ánimos y eres capaz de luchar contra cualquier tormenta o tsunami. No habrá rayo que te parta en dos ni en tres ni en cuatro ni en seis. Ni siquiera en miles y miles de pedazos.
Grandes amigos, verdaderos y hermosos, complacientes y relajantes. Gran virtud posee el que conoce esta realidad, por ello, los animalitos se merecen nuestros cuidados, nuestro gran respeto y buen amor.
Mi primera mascota estaba esperando en casa por mí cuando nací. Mi padre entró con una bebé en brazos y nuestro Bombay, un gato negro precioso se le acercó y le subió con sus patas por las piernas, estirando a todo dar su cuerpo y como queriendo verme la cara. Así me lo contó mi padre. Quería verme a mí, a su hermanita pequeña que acababa de nacer a los siete meses y por cesárea.
Bombay murió con doce años, tenía yo tres y hoy, apenas lo recuerdo. Mi madre me contó que dormía en los pies de mi cuna de color marrón y que era de mucha confianza, a su lado, no lloraba, creo que me atraían sus bigotes largos, como me relató mi tía aquel día en que nos sentamos a recordar las cosas buenas de la vida. Las que nos hicieron grandes y dichosas, felices y enriquecidas de gozo y paz.

AURORA PEREGRINA VARELA RODRIGUEZ

Michie vino poco después, lo encontrara mi madrina Maruja en los pasillos de un edificio de la Avenida Libertador de Caracas, y lo transportó a nuestro piso para darle de comer y recuperarle un poco la salud. Era un gato blanco con pequeñas manchas negras y de color beige claro en la punta del rabo y tendría unos siete años. Lamentablemente, tan solo vivió diez, pero de Michie sí que me acuerdo, era un muy buen travieso y se escondía detrás de las cortinas rojas y gruesas de las ventanas y sacaba por debajo de ellas sus espesas patas dispuestas a todo, a ganar a quiénes le jugaran por debajo o le echaran la mano al espeso y robusto lomo de color blanco polar. Michie me robaba las barbies y siempre que yo comía, también quería comer él. Por eso comíamos juntos.
No fue sino hasta los dieciséis años que volvimos a tener otro precioso minino. Pero esta vez se trataba de Minio Gregorio Pedro Manuel, nada más ni nada menos, el gato de mi adolescencia, que estudió conmigo en el colegio y la UCM, al que debo mis buenas notas, sobresalientes, notables y matrículas de honor.
Él se ponía frente a mí en la mesa de escritorio cuándo estaba estudiando cualquier materia. Le encantaba revolcarse en el periódico que siempre dejaba mi madre en la vieja silla de la terraza, y escuchaba atentamente mis explicaciones, mis resúmenes de las lecciones. También me pedía tiernas caricias, con las que podía descansar al fin, de la pesada tarea de estudiar.
Siempre dije que Minio sería periodista, pues sentía fascinación por el papel las plumas y los lápices. Cuando me gradué en Ciencias de la Información, para mí, también se graduó él. Minio duró trece años, veinte días y siete horas y murió un domingo 7 de marzo de 1989. Fue un trago amargo que me costó superar con creces. La madrugada de su muerte, cual fenómeno paranormal, la casa se iluminó toda con una luz sobrenatural. Supongo que es una señal de que Minio se fue al cielo y no repetiría vida, no se reencarnaría nuevamente. Sus acciones, familiaridad y amor le salvaran y más siendo gato. Y es que los gatos son mejores que las personas. Créanme. Por eso mi obra es para ellos, que no se la quite nadie.
Reconozco que mi Minio marcó positivamente mi vida dándole sentido para el resto de ella, la razón es que fue lo mejor de esas edades que me pasó y con él aprendí realmente el valor de tener animales a tu alrededor, como familia y terapia. Por eso le doy las gracias desde este espacio una vez más. Ahora le considero un santo que cuida incesantemente de mí, desde el Paraíso.
A los dos meses de morir Minio, llegaron Minia y Pochita. Y afortunadamente, porque en casa estábamos sumidos en una profunda e irreversible depresión.
Posteriormente, poco a poco mi casa se fue llenando de gatos porque en este país se trata un poco mal a los animales desde mi punto de vista. Los cogíamos en pésimo estado, los curábamos, y después de dos o tres meses con nosotros, ya eras incapaz de darlos. Pero debo decir que no solo aumentó mi familia gatuna, mi suerte y mi fortuna y la de mi familia, fue en aumento a la par que el incremento de los miembros de mi familia animal, que ahora, por mi edad, no llamo hermanos, sino hijos, descendencia peluda y divertida, de carne y hueso y con sentimientos.
Muchos michis, quince ahora: Lourdik, Simonetto, Pomponcita, Lourditas, Chitiko, Maggie, Tru, Yi, Xanty, Tom, Chicha, Bebé, Pedrito, Pochito y Neni. La mayor es esta última, tiene quince años y con muchas ganas de seguir dándole a la cola. Es un poco infantil y arisca, pero nos quiere, se ve en la forma en que nos mira.
Así pues, y con todo esto, sólo me quedan por dar unos consejos para atender tan numerosa familia y que sea feliz como se merece, y es que los animales precisan sus comodidades e higiene. Tenerlos es cuidarlos y tenerles en buen estado, para así, valga la redundancia, poder tenerles en condiciones y con felicidad. Estos consejos son:
- Debes tener un arenero por cada dos gatos. A ser posible, tapado, con su puerta para entrar, claro.
- Necesitan agua fresca todos los días.
- Báñalos una vez cada tres meses.
- Hay que peinarlos cada dos días.
- Permite que jueguen juntos y también, que coman en unión. Jamás por separado, a ser posible.
- Es preferible que coman lo que les guste y ponerles una bandeja con croquetas por gato, al menos.
- Medícalos si les hace falta con la ayuda de una inyectadora o preguntando a tu veterinario como hacerlo.
- Escuchar música, les gusta y los relaja. Llegarán a tener su canción preferida.
- Precisan camitas en las ventanas cuando haya sol, para que se acuesten en ellas sintiéndose la envidia de los vecinos.
-Intenta que duerman en la misma habitación que tú.
- Las golosinas les encantan.
- Vigila que beban a diario. El gato es mal bebedor.
- Mímalos para que sean felices.
- Cómprales unas buenas camas, sábanas y mantas.
-Siempre que puedas, ten más de uno, se hacen compañía.
Y así termino este artículo de gatos, siempre presentes en mi vida, desde la cuna, siempre ayudándome gratuitamente. Por eso sé que son terapia y familia, de la segura y buena, de la que no te abandona y te regala buenas ideas. Por eso mismo los recomiendo en tu vida, para que seas dichoso. Curarán tus enfermedades evitándote pastillas para los nervios y siempre estarán ahí, para ayudarte.

martes, octubre 30, 2018

ROBERTO MAGGIANI. TRES POEMAS

Estamos en el mes que más actividades hacen los colegios, las universidades,... concursos no faltan sobre Halloween como una forma de compartir lazos entre las distintas etnias en una fiesta que para los españoles es adoptada, pero no por eso menos importante.
Hoy queremos acercarnos a Italia, en concreto a ROBERTO MAGGIANI, para demostrar que las revistas en España también están abiertas a otra poesía mas allá de los pirineos.

tre poesie - tres poemas 

traduzione di Marcela Filippi


Biografia



ROBERTO MAGGIANIRoberto Maggiani è nato a Carrara nel 1968 e vive a Roma, dove insegna. Laureato in Fisica all’Università di Pisa, ha conseguito un Master di secondo livello in Scienza e Tecnologia Spaziale. Ha fondato, insieme a Giuliano Brenna, la rivista letteraria libera on line LaRecherche.it, di cui è coordinatore di Redazione e per la quale cura la collana di e-book “Libri liberi”. È Presidente dell’omonima associazione culturale.
Ha pubblicato varie raccolte di versi, le più recenti sono: “Scienza aleatoria” (LietoColle, 2010), “La bellezza non si somma” (Italic, 2014), “Marmo in guerra”, con fotografie di Paolo Maggiani (Edizioni La Grafica Pisana, 2014), “Angoli interni” (Passigli Poesia, 2018). Suoi testi e traduzioni dal portoghese sono pubblicati su varie riviste letterarie e antologie. Ha conseguito vari riconoscimenti, tra cui il premio Lerici Pea 2014 per la poesia inedita. Ha pubblicato i romanzi: “L’ordine morale del Paradiso” (LaRecherche.it, 2015) e “Affinità divergenti” (Italic Pequod, 2018). È giurato e Presidente del Premio Letterario Nazionale “Il Giardino di Babuk – Proust en Italie”.
Per contatti: www.robertomaggiani.it

Biografía


Roberto Maggiani nació en Carrara en 1968 y vive en Roma, donde enseña. Graduado en Física en la Universidad de Pisa, recibió un Master de segundo nivel en Ciencia y Tecnología Espacial. Fundó, junto con Giuliano Brenna, la revista literaria libre online LaRecherche.it, de la cual es coordinador editorial y de la cual es responsable de la serie de libros electrónicos “Libri Liberi”. Es presidente de la asociación cultural homónima.
Ha publicado varias colecciones de versos, las más recientes son: “Scienza aleatoria” (LietoColle, 2010), “La bellezza non si somma” (Italic, 2014), “Marmo in guerra”, con fotografías de Paolo Maggiani (Edizioni La Grafica Pisana, 2014), “Angoli interni” (Passigli Poesia, 2018). Sus textos y traducciones del portugués son publicados en diversas revistas y antologías literarias. Ha recibido varios premios, incluyendo el premio Lerici Pea 2014 por poesía inédita. Ha publicado las novelas: “L’ordine morale del Paradiso” (LaRecherche.it, 2015) y “Affinità divergenti” (Italic Pequod, 2018). Es jurado y presidente del Premio Nacional de Literatura “Il Giardino di Babuk - Proust en Italie”.
Para contactos: www.robertomaggiani.it


Bisogno di mani

Mani del mondo toccatemi – tutte.
Ruotate le cose e sollevatele.
Affondate i coltelli nelle carni odiate
bussate alle porte di chi attende
aprite le cerniere dei vizi.
Fate fate fate –
poi passate da me – questa notte –
e toccatemi – tutte –
belle mani affusolate e faccendiere.

Ci sarà posto sotto le mani di Dio?
Ho bisogno di essere toccato – sempre.


[ da Angoli interni, Passigli Poesia, 2018 ]

Necesidad de manos


Manos del mundo tocadme – todas.
Girad las cosas y elevadlas.
Hundid los cuchillos en las carnes odiadas
llamad a las puertas de quien espera.
abrid las bisagras de los vicios.
Haced haced haced –
luego venid a mí – esta noche –
y tocadme – todas –
hermosas manos delgadas y trabajadoras.

¿Habrá un lugar bajo las manos de Dios?
Necesito que me toquen – siempre.


[ de Angoli interni, Passigli Poesia, 2018 ]

Bevi con me?

Provo a farmi capire nella tua dimensione
usando il tuo fiato cerebrale creo ciò che tu comprendi: parole.

Io sono extra da questa terra
non provengo neppure dal tuo universo
non c’è un dove o un quando
a cui possa riferire la mia esistenza.
Sono Titano Saturno Andromeda
multiversale indefinito
e non basta a contenermi
la moltitudine delle dimensioni parallele.

Se sono insoddisfatto
nessuno se ne accorge
non ho cieli a cui rivolgermi
né inferni in cui cadere
vivo solo
sospeso tra gli universi – lì è il mio limbo.
Forse sono quello che tu chiami Dio
ma non ricordo di averti creato
se l’ho fatto ti ho dimenticato.
Questo universo è come una cantina –
sono sceso a ubriacarmi ed eri lì –
uomo bevi con me?


[ pubblicato su LaRecherche.it ]

Bebes conmigo


Intento hacerme entender en tu dimensión
utilizando tu aliento cerebral creo lo que comprendes: palabras.

Yo soy extra de esta tierra
ni siquiera provengo de tu universo
no hay un donde ni un cuando
a los que pueda referirse mi existencia.
Soy Titán Saturno Andrómeda
multiversal indefinido
y no es suficiente para contener
la multitud de dimensiones paralelas.

Si me siento insatisfecho
nadie se da cuenta
no tengo cielos a los que pueda recurrir
ni infiernos en los cuales caer
vivo solo
suspendido entre los universos – ahí está mi limbo.
Tal vez soy lo que tú llamas Dios
pero no recuerdo haberte creado
si lo hice lo olvidé.
Este universo es como un sótano-
bajé para emborracharme y tu estabas allí –
hombre ¿bebes conmigo?


[ publicado en LaRecherche.it ]

Copertura e distorsione

I santi distorcono la natura umana.

Il problema è che l’uomo ragno
non esiste
e la religione se non è umana
serve al male.

Il Dio di cui parli
è una copertura della tua mente
al problema della morte.

Ti vuoi avvicinare a Dio?
Allora vai all’inferno –
tutti i santi vanno lì
a causa della loro presunzione.

Cosa c’è di più simile
all’infinito dell’amore
imperfetto e vago
dentro un cuore di carne?

In Paradiso c’è posto
solo per la normalità.



Roberto maggiani

[ inédito ]

Envoltura y distorsión


Los santos distorsionan la naturaleza humana.

El problema es que el hombre araña
no existe
y la religión si no es humana
sirve al mal.

El dios del que hablas
es una envoltura de tu mente
al problema de la muerte.

¿Quieres acercarte a Dios?
Entonces vete al infierno –
todos los santos van allí
por su presunción.

¿Qué hay de más parecido
al infinito del amor
imperfecto y vago
dentro de un corazón de carne?

En el Paraíso hay un lugar
sólo por normalidad.


[ inédito ]

Nota: Quiero agradecer a María Ángeles Lonardi el contacto con Roberto Maggiani para poder publicar estos poemas con el acercamiento a su Biografía desde nuestra revista diariovoz.org. 

viernes, octubre 26, 2018

Perder los ánimos por la vida.

COLABORACION DE AURORA PEREGRINA VARELA RODRÍGUEZ.
Licenciada en Ciencias de la Información UCM 1990  

____________________________________________________


Hace unos días se perdió una hermosa perra negra de ojos azules, que aunque con dueño, se dejaba mimar por mi hermana y yo. Se llamaba o llama Huesita y era de carácter muy dulce, algo retraída y muy especial. El ánimo se me vino muy abajo, pregunté al propietario de una casa rosada abandonada que estaba cerca de dónde vivía Huesita y me dijo que dentro no pudo quedarse encerrada porque les robaran todas las ventanas y puertas interiores. Fue una pena no haber podido sacar más de él. Yo quería entrar dentro de la casa, pero él, Darío Vázquez, nunca tuvo tiempo para mí. Puse carteles anunciando su desaparición y rastreé campos y todo para nada. Huesi desapareció y ni rastro nos quedó del motivo de su ausencia entre nosotros desde comienzos de enero de 2016.
Es frustrante y paralizante, hasta traumatizante, pues se les llega a querer mucho a los animalitos del planeta, aunque no sean tuyos, es lo mismo pues ellos son tus grandísimos amigos del alma, sinceros y complacientes, verdaderos y tristemente inocentes, inmaduros y bondadosos. Buenos para el endulzamiento de la vida y la alegría.
Mejor no pensar lo que le pudo haber pasado, la mataron los perros del drogadicto del edificio marrón del Parque Perrilloú, si la atropelló un coche en la Avenida Das Mariñas, se envenenó o quedó encerrada y sin salida en un espacio determinado. Jamás sabré lo que le pasó y sin ser mal considerada, juro que me gustaría ser por unos instantes como Jesús para saberlo. Mismo le pido que me informe de lo sucedido, pero mi gran hermano no me responde y lamentablemente carezco de poderes para convencerle de que realmente necesito saber lo que le paso a Huesa.
Dios que lo sabe lo silencia y yo tan solo sé que ella, la damita negra tan coqueta, no está ya y ni siquiera supe que ese domingo sería el último día que la vería tan expléndida y maravillosa perra, llena de cariño, del real, hacia mí.
Huesa, espero, deseo que te encuentres bien dónde quiera que estés y no hayas sufrido si se te acercó caprichosa la muerte en forma de mujer cariñosa y fea, ansiando llevarse tal hermosa duquesa, peluche, doncella fina y gran compañera. Dios te cuide.
Lo pasé muy pero que muy mal, lo peor no saber lo sucedido.
En ocasiones el hombre se encuentra en este tipo de situaciones caóticas y desesperantes, con escasos recursos para proceder de la mejor manera y encontrar soluciones a los problemas, y he de ser sincera, jamás te recuperas. Jamás es jamás.
Pero tienes que seguir viviendo. Tú aún caminas con tu cuerpo actual por este mundo vagabundo y todavía tienes mucho de que defenderte.
Lo primero:
La muerte de los que se van antes o desaparecen sin dejar rastro. El mundo es de este modo y yo nada puedo hacerle. Estoy de manos atadas y sé que a pesar de ello debo sonreír, continuar, despertarme y moverme lo más igual posible que los días que estoy francamente bien.
Cansada hasta los riñones de hacer pensar que lo supero, ¿saben qué?, debo de seguir disimulando y así tal vez, hasta yo llegue a creérmelo y dé por sentada la base de que todo puede superarse.
Pero si no puede, sí que debe intentarse. Sí al cambio y a la dura labor de pasar página. Los historiales de investigación seguirán abiertos, pero quizás, para no rellenarse jamás y mi mente seguirá en blanco y dándole vueltas al asunto.
Explico con lo que cuento un caso doloroso que te desanima e interna en la vida del ateo, mismo. Pero debemos seguir siendo creyentes, debemos seguir teniendo fe en que lo que perdimos, volverá a nosotros.
He aquí algunos conceptos que se deducen:
No es precisamente, el perder el ánimo por existir, el desear la muerte o pensar en el suicidio.
Hay mucha gente que sobrevive sin el llamado “ánimo por la vida” y por no desear morir, a pesar de carecer de ánimos, se agarran a todo lo que pueden, para seguir con una existencia aparentemente digna, o bien, ingresan en el mundo del mendigo que sobrevive alcoholizándose, que van a los comedores sociales y piden alguna limosna en las esquinas o entradas de los grandes negocios, o mismo de las cafeterías.
Perder la ilusión por vivir, es algo serio, un problema porque estás “muerto en vida” y esa situación es muy triste para ti.
Lo peor, creo que es un mal bastante irreversible, que solamente con tu inteligencia y sabias estrategias, podrás mejorar. También con los consejos de los viejos.
Suele suceder después de una cadena de situaciones que te sacuden y roban la dignidad, una serie de injusticias sin remedios, un bofetón fuerte del destino, una situación patética de abandono o una gran frustración que no superas.
Para recuperarte, te aconsejo paciencia y tomarte una semana para reflexionar sobre el asunto:
Lunes: busca las raíces de tu problema. He dicho raíces porque tiene que haber varios motivos a su alrededor.
Martes: piensa en el motivo de esas situaciones del pasado que hicieron tanto daño en tu alma de ángel que clama al cielo.
Miércoles: no pienses en nada. Es día de descanso y de estar con la mente en blanco. Descansa, relájate y tómate un refresco.
Jueves: retrocede a las situaciones de conflicto y recrea otra respuesta por tu parte, a los estímulos que te hicieron mover de determinada manera.
Viernes: piensa en lo que perdiste, pero también en lo que ganaste al perder.
El buen perdedor debe levantar bien alto la cabeza y no acobardarse nunca. Perdiste un amor, pero ganaste otros que te aprecian de verdad. Perdiste el trabajo, pero acabaste tu carrera cinematográfica. Estrellaste tu coche nuevo, pero salvaste la vida. Te robaron en la casa, pero no estabas en ella y tu perro salió ileso y con su hueso en la boca. Te descubren una mala enfermedad, pero tiene solución, y así con todo.
Sábado: pide a Dios que te ayude a ser positivo a 120kmts por hora.
Domingo: comienza una nueva vida con renovados ánimos por vivirla, venga de la forma que te venga.
Esta semana será la de la curación, si bien no definitiva, si lo será primordial para renovarte y encontrar salidas a tu situación de desánimo. 
No te encontrarás jamás del todo bien, como si nada te pasara, pero te aseguro que mal no vas a estar e incluso te inundará una paz sin precedentes y ya no sobrevivirás, sino que vivirás felizmente.
No te dejes derrotar por la desdicha, los problemas, utiliza la reflexión para curarte, comprender,  y finalmente vencer y vivir, realmente vivir, que es de lo que se trata, esperando sonrisas del destino, abrazos del futuro, besos del porvenir. Protección divina.
No caigas en el error de no cogerte esta semana libre porque es fundamental para el psicoanálisis y la búsqueda de una efectiva solución. Sólo necesitas una semana con lo que de de sí. Apunta en un papel todos los recuerdos que te vengan a la cabeza y que te hayan derrotado. Los papeles, no los tires, es posible que necesites volverlos a ver varias veces antes de tu mejoría real.
Todos lo notarán. Ahora querrás vestirte mejor y salir a tomar café por las tardes, sonreirás a tu familia y el trabajo se te hará liviano y lo harás con amor. Algunos incluso te envidiarán porque has vencido al desánimo, que no es cualquier cosa. Es la perdida del alma con capacidad de reacción y motivación y sin embargo, seguir con ella tristemente habitando tu cuerpo y llenándolo de sombras apocalípticas.
Hay que animarse, descalzarse y correr sobre la arena, cerca de la playa y viendo volar las gaviotas, mover la cola tu perro, el saludo de don Gregorio Valero, las empedradas calles de tu pueblo granadino o de cualquier parte con encanto, las olas de las playas cercanas, los rizos del mar, las profesoras de yoga, el sonido de un piano.
Animarse es ilusionar los rostros que nos habitan, las voces que pueden salir de nuestro interior, las acciones que pretendemos realizar con vistas de mejorarlo todo a nuestro alrededor. Es dar un paso al frente, de cara a la meta, con esperanza en un mundo mejor.
La falta de ilusiones es la muerte, los seres que no te quieran no te darán motivos para la vida y con esa acción buscarán tu fin.
Muchos serán los que nos desanimen, porque nos quieren reducir el tiempo de la vida, por eso mismo debemos ser nosotros los que busquemos motivaciones a nuestro existir.
Lo primero que recomiendo yo es tener una mascota. Ellos siempre tirarán de ti hacia arriba aunque estén enfermos y tengas que cuidarlos. Un animal en casa es un seguro de vida, pues son terapéuticos y eliminan o alivian el estrés. Incluso lo curan.
Vale también seleccionar bien tus amigos/as. Que sean de tu confianza para no llevarte decepciones, y toma el hábito de hacerle a ellos favores. De este modo sabrás que volverán a ayudarte.
Confía en tu familia cercana, va a ser raro que no deseen lo mejor para ti, pero si no es el caso, planifica tu vida e independízate lo antes posible.
No envidies las conductas pecaminosas del otro, si has decidido llevar tu alma al cielo debes desear lo justo, la decencia, lo bueno.
No rectifiques tampoco las conductas al otro, déjalo seguir caminando, pero su destino no está nada claro porque después de todo, Dios está ahí y lo vigila.
Haz bien tu trabajo, pero no hagas el trabajo de otros porque te hará mucho mal y traerá contratiempos.
Haz obras caritativas y enmienda tus errores, superando tus fracasos y frustraciones, tu impotencia e ira por no poder hacer un mundo mejor y más a la medida de tus demandas de felicidad.



domingo, octubre 21, 2018

Qué es ser libres?


COLABORACION DE AURORA PEREGRINA VARELA RODRÍGUEZ.
Licenciada en Ciencias de la Información UCM 1990  


Siendo una niña pequeña, ser libres era “ser una paloma blanca que volaba muy alto o una chica montada sobre un hermoso caballo marroncito, llamado Palomo, y que trepaba sobre la arena de una hermosa playa con su inmenso y eterno mar de color azul turquesa y muchas aves volando por el cielo”.
Con un poco de buen humor empiezo este artículo sobre “la libertad”, expresando los conceptos mas abstractos que escuché sobre ella de boca de compañeros/as de viajes y gente que he conocido en mi peregrinar por el mundo:
-Libertad es sencillamente correr descalza por la playa y darte un chapuzón bien grande si te apetece. No hay nada que te haga sentir más libre y dueña del mundo.
-Ser libres es tener mucho dinero y disfrutar de la vida al máximo y sin arrepentimientos de ningún tipo, cumplirte casi todos tus caprichos y sobre todo conocer muchos países, invirtiendo todo tu dinero en caros viajes.
-Ser libres, los musulmanes lo son, pues practican la poligamia.
-Es elegir la religión que sientes que te representa, y practicarla con agrado.
- Es volar en globo y sentir el aire en la cara con todo un mundo abajo, esperándote para abrazarte y darte la bienvenida.
-Es cuidarte por dentro y por fuera para que nadie note fácilmente la esclavitud de tus malos días llenos de insomnio o pesadillas.
-Es poder comunicarte con los demás, aunque no sean como tú eres. Impedir que unos a otros pongan límites a tu libertad de pensamiento y también de palabra.
-Es ver figuras en las nubes del cielo e imaginar que Dios las puso ahí para ti. Para que fueras feliz viéndolas o para advertirte de algo.
-Es encender velas a los santos aunque tus amigas, menos católicas se rían de ti. También es poder expresar tu fe y creencias.
-Es desnudarte delante de un escultor o pintor y que te haga una obra artística que posteriormente mostrarás a tus amigos/as.
-Es bailar descalza en la celebración de tus quince años y también poder declararte al hombre que amas aun siendo tú la “dama” enamorada.
-Es tener estudios, en mayor cantidad, mayor libertad.
-Poder seleccionar tu profesión y horario de trabajo.
-Ser el jefe de una empresa y hacer que todos te obedezcan.
-Ayudar a acabar con la prostitución, ellas se merecen ser libres. Se merecen llevar una vida digna.
Quiero expresar en este espacio ideas sobre algo muy complejo, que se presta a varias definiciones, siendo un concepto que ha variado mucho a lo largo de la historia.
Para mi prima Mar Eva, la libertad es tener trabajo e independizarte, adoptar el perro que te guste e ir decidiendo en tu vida según se vayan presentando las situaciones.
Para mi tía Encarnación, la libertad sólo se alcanza llevando una vida decente, católica y dándose a respetar. Entonces sentirás que estás en el camino de lo correcto y cada vez estarás mejor, Eso es ser libres de vicios, ataduras y engaños. Vivir sabiendo vivir.
He aquí otros tres conceptos de libertad que me han expresado mis amigos Carmen Nouche, Gumersindo Arias, Rebeca Lugilde y Martha Acosta:
-Libertad es el artículo de la Constitución que habla del tema de la libertad de expresión. Si no puedes hablar no puedes sentirte libre. Decir lo que piensas a todo el mundo: vecinos, policías, médicos, amigos y familiares, es ser libres. Después de hablar, siempre te sientes liberado de una gran carga. No tener secretos también es “libertad”.
-Es que se cumplan tus proyectos en su fecha, que te sientas realizado en la consecución de tus deseos. Entonces sientes la libertad sobre tu espalda.
-Libertad es poder salir por las noches hasta la hora que quieras desde muy joven y que tus padres respeten tus acciones no metiéndose contigo ni corrigiéndote. Que decidas tu camino y lo pruebes todo para luego poder decidirte por lo que realmente más te complace.
- Es cuando incluso perdiéndolo todo, sigues orando a Dios y él va tirando de ti. Esa paz de saber que te atiende es la verdadera libertad y un día se curarán todas las heridas.
Desde muy pequeña escuché hablar de Simón Bolívar y de la necesidad del alma atada y humillada de recuperar la libertad, para mí ser libres era la no opresión, la libertad de decisión, las no cadenas.
Poco a poco, al ir creciendo, ese sentido cambió totalmente entre la juventud de mi entorno. Ahora, por ejemplo, la libertad es emanciparte, emparejarte, ir de discotecas y emborracharase.
De ellas, solamente hay un concepto que convence a los de mentalidad más profunda. El segundo criterio aquí expresado es para ellos una libertad mal entendida y una esclavitud que acabará pasando factura.
-Este modus vivendi nos lleva a interpretar mal la felicidad y estos seres crecerán en el error tan globalizado hoy en día de creer que ser libres es ir totalmente contra lo que Dios dice que nos hará felices.
No quiero opinar sobre este asunto, y de ahí la esporádica frase tantas veces repetida de: "que me quiten lo bailado". Quiero decir con ésto que habrá gente que lleve esta vida alocada y sin sentido y se sienta bien, con un aprovechamiento absoluto de sus horas de vida e incluso con un enriquecimiento personal sin precedentes.
Sé que aproximadamente el 80% de las personas que me lean se sienten entre este grupo de privilegiados viciosos que incluso así se creen en paz con Dios. Los felicito, y ante ellos y por respeto, guardaré silencio, también porque son mayoría. Pero para los sabios o no convencidos, yo quiero expresar aquí otro concepto, el que debería ser y el de la buena suerte. Te recomiendo que vivas las etapas de tu vida con dignidad y no te refugies en las borracheras nocturnas, consumo de drogas y demás. Todo esto nublará tu existencia separándote de las cosas y personas que tendrían verdadero valor para ti.
Cada etapa exige una mayor entrega, los estudios toca estudiar y dar lo mejor que puedas de ti. No tienes porque ser el mejor, pero aprobar con notas de medias a buenas siempre será una buena carta en tu baraja. Estudiar enriquece el espíritu y te prepara para un mañana en el que tendrás responsabilidades como esposo/a y progenitor/a. Las drogas sólo te harán un ser villano e irresponsable, también te enfermarán antes de tiempo y envejecerás mucho antes. La gente se separará de ti y te quedarás solo.
No deseo recibir críticas por lo que cuento, es producto de la experiencia, consejos, conversaciones con expertos y lecturas. Ciertamente vivimos en una sociedad equivocada y llena de errores, en la que si no pruebas el porro te falta algo, pero no te das cuenta de que si lo pruebas, te faltan otras cosas, te las pierdes para siempre y el que quiere probarlo todo, se irá perdiendo el no probarlo, que es lo verdaderamente enriquecedor, según muchos psicólogos que entrevisté.
Para el doctor Constantino Rodríguez:
El que se nutre de pequeños vicios, llegará a tenerlos muy grandes, como robar, mentir, maltratar en casa a otros, y con ello hará daño, pero también lo recibirá de sus vecinos, familiares y amigos, y también de Dios, que es ante todo “justicia”. Camina por el mundo como quieras porque a mí, realmente no me interesa lo que sea de ti, sencillamente te cuento lo que aprecié en mi peregrinar por la vida: amigos drogadictos muertos por sobredosis, contrabandistas perseguidos por la ley que acaban muertos, vidas sin norte ni sur, escapando de país en país y falsificando documentación. En fin, no les es todo gloria aunque lleguen a tener mucho dinero en contrabandos y robos a los inocentes, aprovechándose de su situación de impotencia e incapacidad para defenderse. Crees que Dios podrá acordarse de todos ellos, creo que no. El día que el justo le tienda la trampa, no le salvará y repetirá vida como cucaracha, zancudo, araña, hormiga, gusano, abeja, hombres, cualquier ser viviente. Hablo de la reencarnación”.
No obstante y sobre todas las cosas de este mundo, debemos tratar bien a los animales. Muchos irán al cielo.
Todos debemos entender el sentido de la libertad. La mejor libertad es creer que el día de manaña será mejor para ti y los tuyos y para ello hay que llevar una vida normal. De este modo algún día sabrás lo que es ser realmemte libre, sin que ni siquiera Simón Bolívar tenga que explicártelo.
Cuesta redactar este artículo, pero no me pesa, es también producto de mi aprendizaje en el colegio, allí, en la materia de Moral y Cívica nos enseñaban el valor de la familia y lo importante que era llevar buenas costumbres y tener las mentes abiertas a la unión y la concordia entre sus miembros. Se afanaron mis profesoras en que aprendiéramos bien la lección.
Mi madre también es una mujer muy responsable y familiar. Enviudó con 49 años y no quiso saber nada más de pareja ni de nuevas bodas. Se quedó sola, con sus quehaceres diarios, sus gatos, nosotras, la comunicación con sus hermanos. Enviudando tan joven, me preguntaba qué haría con su vida y mi sorpresa fue que la vivió silenciosa y católicamente, con una felicidad indescriptible. Otros, se hubieran ido por otras rutas, ella no dudó en tomar ese tren y le salió muy bien. Dijo “no” a sus pretendientes oportunistas y adinerados y sencillamente se quedó con una foto de mi padre en su dormitorio y otras junto con sus documentos y santos en el bolso. Ella quiso una vida cercana a la fe y demostrada con hechos. Es esa la verdadera libertad que ella materializó en amor hasta después de la muerte de su marido. Tal vez el único modo de reencontrarse con su amado tras la vida que le tocó vivir.
-Dios valora estas acciones y está más cerca de nosotros en ellas, de lo que nos imaginamos. -Me comentaba mi madre.
En mi amplia familia también he de decir que solamente hubo un divorcio. Desconozco los verdaderos motivos que lo han producido porque nunca los he preguntado. También hubo matrimonios por interés, que puede que más tarde se convirtieran en amor, porque sí que son o fueron duraderos.
Una vez pregunté a mi padre porque se casara con 43 años y su respuesta fue :
-Porque quise vivir mi libertad.
Sigo sin saber a que se refería, pero lo que puedo asegurar es que fue un emigrante luchador que no creo que tuviera mucho tiempo para el vicio, me inclino a pensar que quiso salir adelante estudiando medicina en la Universidad Central de Venezuela, y logrando ocupar un puesto honorable en la sociedad. Tenía aspiraciones y realizarse en ellas, pienso que es lo que él calificó como vivir su libertad.
También sé que fuimos una familia unida y feliz, que nos consultábamos todo y que mis padres se casaron por amor, por ello siempre consideré a mi padre un hombre sabio porque supo escapar de los matrimonios de conveniencia pasara lo que pasara. Lo cierto es también, que se llevaban quince años, pero el flechazo se produjo igualmente y más en su caso, que aceptó a mi madre con una hermana enferma y un padre mayor y de mal carácter. Allá se fueron a vivir todos juntos y felices con un gatito negro que encontraran en El Paraíso, hasta que se incrementó la familia con la llegada de mi hermana y mía.
María Toja López, comadrona de una aldea nicraniense, lo expresa de este modo:
-“Vivir la libertad, habrá tantas reflexiones al respecto, que yo dejo vía libre. Lo que sí puedo considerar es que vivir la libertad no es hacer lo que quieras siempre, contradecir las normas, despreciar a tus semejantes, abandonar a tu mascota, maltratar a tu mujer y serle infiel, no dar de comer y beber al hambriento o sediento.Libres” es tener el espíritu limpio y en paz, sabiendo que en cada momento haces lo correcto aunque sea en este mundo de locos y de ideas equivocadas.
Es también tener tus propias ideas y respetar las de los demás esperando que respeten las tuyas.
Es respirar profundo cada vez que algo te sale bien, que apruebas una materia universitaria, que puedes mantener una conversación con los amigos y sacar provecho de ella.
Es desear ayudar a una Ong, a la par que vigilar sus acciones, dar la ropa que te sobra a los africanos o seres necesitados de tu entorno, regalar tus zapatos viejos o que no te gusten y dar tus peluches o porcelanas a los que sabes que les darán un nuevo uso”.
Deduzco que“ser libre” es crecer por dentro aunque no lo representes por fuera a tus anchas. Incluso así tu rostro dirá por ti, lo feliz que eres y estarás en la senda que lleva al bosque de los verdaderos hijos de la serenidad y alegría. Todo son ganancias al serlo. El cielo no se olvidará de los que le amen y le cumplan, de los que le oren y pongan por bandera universal.
Si aún después de leer estas muy sencillas consideraciones, nacidas de mis intercambios telefónicos con expertos, quieres verte envuelto en el error, te felicito, eres un ser muy valiente porque estás convencido de lo contrario y eres feliz cometiendo fallos. Tendrás como recompensa por ser así volver a nacer las veces que haga falta y ser nuevamente feliz a tu modo.
Concluyo con las consideraciones de ACRT27, fisioterapeuta retirada:
Es verdad que el camino está lleno de tentaciones y la carne es débil y la juventud un poco traicionera. Son rosas con sus espinas las que se encuentran, pero ante ellas debemos valorar lo que nos conviene.
Oigo a mucha gente decir que ha sido feliz después de una noche loca. Me agrada escucharlo, tendrán infinitas noches si así siguen pensando.
En resumen: vive del modo que quieras, pero convive con honestidad y buena letra porque te encontrarás al que desee ser realmente libre y no debes impedirle serlo. Cada uno a su tiempo y en la vida que lo decida. Es una decisión para toda la vida y al que la seleccione se le debe respeto y dejarlo correr, no envidia maquiavélica”.