sábado, febrero 16, 2019

"UN CONVENTO MUY PECULIAR"

la adaptación audiovisual de una comedia teatral sobre monjas que dirigirá
 David González



Imaginaacción, obra de microteatro de la Escola de Actores de Barcelona, será adaptado a formato audiovisual de la mano de David González, escritor y director habitual de esta casa, amante de la denuncia social, quien asegura que quedó encantado con el texto y las actuaciones de la obra.
"Un convento muy peculiar" será el título de la adaptación a la pequeña pantalla que seguirá contando con el guión original de Joan. J. García, quien además es uno de los directores de la mencionada escuela y tendrá su participación direccional en el metraje. 



Pero será González quien dirija al completo Un convento muy peculiar, comedia que tiene lugar en un convento en el año 2030 formado por tres divertidas y modernas monjas y un cura, adictos a las redes sociales, que narrarán lo sucedido en los últimas dos décadas a través de noticias, en un mundo donde no existe la corrupción, el hambre en el mundo ni la delincuencia.


"Me enamoré del texto y la obra y decidí convertirla en la gran pantalla" declara su director, David González.

Además, Joan fue muy permisivo con el texto y permitió que repitiera el mismo reparto, con quien ya he tenido reuniones para acordar los cambios y las fechas. Todos están muy contentos.

El reparto está formado mayormente por alumnos de la propia escuela, María Arcos, Andrea Nieto, Zuzana Vadaszova y Omar Balde. 

Se prevee el rodaje esta primavera.

jueves, febrero 14, 2019

LA ALSINA de ANDRÉS MOLINA FRANCO

ALSINA
Los paisajes se ven distintos desde la ventana del autobús, las curvas acercan la montaña a mis ojos y entre las rendijas de la guillotina cristalina, lanzan aire al interior. El humo del gasógeno queda atrapado entre las piedras de la carretera y la neblina que aún no levanta. La poca luz de los faros alcanza apenas dos quitamiedos por delante, el parabrisas untado con patata partida, escurre las gotas de agua de la ventisca.
Atrás queda el Almanzora -pobre de agua en el estío y bullicioso en primavera- el puente de Cantoria tiembla al paso lento y sus roblones aprisionan el tablero encajado en el muro de travertino. Renqueando por la empinada pendiente, las ruedas de poca suela despiden chinarros a la cuneta helada. Se escucha el quejido de engranajes faltos de aceite, la palanca del cambio retrocede a una marcha corta, frenando la velocidad de los esquistos marmóreos asomados en los Filabres.

Los asientos delanteros van llenos, cuento tres boinas, cinco toquillas* y dos palmeras* de pelo rubio, capazos cubiertos con mantones negros, damajuanas* vestidas de esparto y encorchadas de panocha*, cortan el paso a la parte trasera. Un paquete se desliza por la bandeja colgandera, chocando con mi sombrero de fieltro negro. Aquí los saltos de las pontanillas se notan más y el estómago se comprime con el esófago, manteniendo un continuo mareo.

En Albanchez para cinco minutos, un petate verde cargado de ropa y botas, atasca la escalerilla, el cobrador se aprieta al volante dejándolo pasar, el soldado recién afeitado se despide de una madre joven. El olor a café entra por la puerta trasera, el bar solitario a esta hora, apenas sirve carajillos*; el conductor tose repetidas veces mientras golpea las ruedas que necesitan inflarse. Bloques de mármol blanco se apilan frente a la parada, las tablas serradas crean mastabas en la placeta.
COBDAR

Cobdar al pie de su imponente roca duerme, un leve toque de claxon llama mi atención, un hombre se apresura para llegar pronto al transporte, sigo mirando la escombrera en lo alto, su plano inclinado facilita la bajada de la cantera.

Ahora serpentea más el camino, entre dos luces el Cerro Montahur se estira, en la cima una pequeña ermita y su eremita cuidan a la virgen de la Cabeza. Los ojos apagados en la cara arrugada de una mujer se abren en la dirección del amanecer, un rezo a las alturas busca remedio a su enfermedad.

Llanea un tramo entre almendros y trigos, la cuesta comienza a descender, mi asiento en la cola queda elevado, vuelvo a observar la cocorota de los viajeros… curva a la izquierda… curva a la derecha… revuelta* cerrada… apenas el eje entra en el carril; me solivianto en una maniobra que airea el culo en el terraplén.

El mar comienza a relucir en la costa de Carboneras, en la lontananza el faro de Mesa Roldan lanza un destello tierra dentro, como si quisiera guiar nuestro camino a levante. Los llanos de Uleila dejan campos sembrados, las primeras casas, llegan sorteadas entre pitas y chumberas, cambiando la vegetación cercana al desierto. El campanario marca una silueta apagada, en su base la primera estación de un calvario, rememora el trabajo de antiguos canteros.

El sueño vence mi cabeza, apoyado en el reposabrazos noto cada bache, no consigo dormir nada. Tabernas llega pronto, escucho adormilado el saludo de dos paisanos que suben alegres, tengo hambre y aún queda una hora de viaje.

Cárcavas, ramblas secas, caminos terregosos y esparto, invaden el paisaje claro, refresca la mañana y creo ver alguna era* al paso.

Escucho la voz dulce de críos en los asientos intermedios, no sé cuando han subido, miro al pasillo y tienen bolsas de rafia con ropa marcada, bordando el 67, su cartera me habla de un colegio de monjas, parecen mellizos -niño y niña-, seis o siete años, aprendiendo a ser mayores, lejos de sus padres. Una mujer acuna un crío llorón, la mantilla blanca de hilo deja ver su cabecilla pelona, la vacuna espera los labios rosáceos de la criatura que ahora deja un hilo de leche en su comisura.


La estación de Almería rebosa de gente, el motor de la Alsina para el temblequeo, bajo apoyado en el bastón, el borsalino* tapa mis canas y la carpeta de gomas con el proyecto de la cantera me acompaña a la Jefatura de Minas… el ingeniero espera el plan de labores*.

martes, febrero 12, 2019

LA LINTERNA DEL BAILE. ANDRÉS MOLINA FRANCO

ANDRÉS MOLINA FRANCO







Cuando la fiesta termina en la madrugada, el camino al cortijo se hace lento, las piedras y los hoyos entorpecen el paso y un perro corre ladrando a la valla en la oscuridad. Esta noche el baile concurrido en música animada de pasodobles, ha llenado la plaza de jóvenes imberbes; en la casetilla de ladrillo, un camarero colma los vasos de aguardiente y limón, las sillas entorno al círculo dejan en duermevela carabinas* avizoras. Los farolillos descuelgan del cable tendido en el entramado del parral, las perillas* de pocos vatios, brillan tras el papel de lunares rojos en el vaivén de la suave brisa.
El murete improvisa el escenario de madera, tres músicos descompasados vuelven a repetir la misma partitura a última hora, el acordeón pliega su fuelle mientras la botonera de nácar y el teclado, se ponen de acuerdo en la nota del pentagrama. La voz ronca del vocalista aturulla mi oído, el humo del cigarro asciende en bocanadas leves nublando mi vista.
MACAEL

El pantalón rabicorto, aprieta mi cintura, los bolsillos italianos apenas dejan espacio para las manos y un pañuelo. La linterna de tubo cae vertical en la entrepierna, abultando las costuras de la pernera; las miradas licenciosas engañan los ojos que pronto vuelven a la cara. La chaqueta de corte limpio tapa solo la correa, las trabillas obligadas rompen la entretela. El cuchicheo en el corro de mujeres se extiende a las casaderas que no prestan su mano en el baile, ante el indecoroso pretendiente. Apoyado en la barra, negativa tras negativa, no consigue ni un pisotón de un tacón de cuña.
El reloj de cadena marca lentamente el movimiento del segundero, acompasado con el reloj de la torre, la maza de la campana cae dando la una. Un grillo salta entre las hojas del suelo imitando las gotas de agua escurridas de una rama. El borrachuelo mira por el cuello de la botella buscando un hilo de aguardiente resbalado por la copa, sus hipidos continuos le dejan la garganta seca mientras el sueño etílico abraza su débil cuerpo.
Me despido de un compañero cantero, en el trecho de regreso en soledad pienso en la velada, aburrido y sin ánimo de volver otra noche. Subo el cuello de la camisa, el botón la abrocha tratando de resguardarme del frio. Busco la linterna en mi bolsillo, sigue apagada, las pilas encerradas por el tapón de rosca conectan la bombilla incandescente.
Siento que la tirantez del pantalón se alivia, la acequia corre a mi lado, la pará* abierta anega el medio celemín* de patatas. El olor a urea de un corral de ganado, aligera mi paso evitando la compañía de una molesta pulga. Tintinea un cencerro cercano, el balate* de piedra aposta en sus pies fresca grama y el rodezno* del molino no se escucha girar.
LA LINTERNA DEL BAILE

Acaba de iluminar una estrella fugaz la cara del cerro Ocará, compite con las albricias de una luciérnaga; el polvo del camino entra en mi nariz, un estornudo hace saltar un gazapo que corre asustado unos metros delante de mí.
El empedrado de la era está limpio, las gallinas han picoteado los últimos granos de la parva, agujeros en tierra descubren bichejos que llenen el buche. El aljibe nuevo seca aún la cal antes de saciarse de agua, el palomar de piedra bulle en un fuerte aleteo, posiblemente un gato haya atravesado una piquera*.
La puerta espera sin la tranca puesta, sus goznes chirrían levemente deslizándose sobre el suelo de aleros. Percibo el calor del rescoldo de la chimenea, sentado, cojo en mis manos la linterna alargada, la observo enhiesta… sonrío… deslizo el interruptor enfocando hacia el techo… la apago guardándola en el cajón de la mesa, otra noche no vendrá conmigo.
Mañana de vuelta de la cantera, compraré una linterna de petaca que no confunda a las carabinas en el próximo baile.



TÍTULO: MACAEL HISTORIAS CERCANAS
AUTOR: ANDRÉS MOLINA FRANCO 



Biografía:

Andrés Molina Franco (Macael, 1964) es Profesor de Oficina de Proyectos de Construcción en el I.E.S. Río Andarax de Almería; ha trabajado en la Escuela del Mármol de Macael durante más de una década. Ha colaborado en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en Purchena. Es asesor del Instituto Galego dans Cualificacións y del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL) perteneciente al Ministerio de Educación para la familia profesional de Industrias Extractivas. Director del curso El Mármol en la Escultura, fundador de Consultores de Rocas Ornamentales S.L., y miembro del Dpto. de Ciencia y Tecnología del Instituto de Estudios Almerienses. Ha publicado diversos libros técnicos sobre el sector del mármol y más de sesenta artículos de investigación en revistas como Almansura, Farua, Az Marmi, Litos, Roc Máquina, Il Informatore del Marmista. Ha comisariado distintas exposiciones artísticas y tiene diversos premios internacionales de Diseño en Mármol.

Premios:

PREMIO PROSA. IFP VERA. 1980 PREMIO Excmo Ayto. de Macael LETRAS Y LITERATURA. Obra Macael Historias Cercanas. 2015


domingo, febrero 10, 2019

Entrevista al escritor y cineasta David González. "El mundo del cine no es tan maravilloso como parece"


DAVID GONZÁLEZ

DAVID GONZÁLEZ

Hoy hemos entrevistado a un habitual de la casa, el joven polifacético escritor y cineasta David González, que nos ha hablado de su carrera y sus experiencias.


Diariovoz ha tenido la ocasión de entrevistarlo.



1. ¿Cómo empezaste en el mundo del cine?


Empecé a los once años haciendo teatro en mi instituto durante 5 años. Me encantaba el escenario. Después ingresé a una escuela de interpretación pero antes de acabar el año mi profesor me dijo que lo mío era dirigir, pues tenía claro cómo iba cada escena y estaba más pendiente de las cosas que mi propio profesor.


Con 16 años me regalaron una cámara y empecé a rodar cosas caseras. A los 23 me lancé a hacer mi primer cortometraje a nivel serio y desde entonces no he parado. Llevo como 20 proyectos, en casi todos he sido guionista y director. También he sido productor de la inmensa mayoría e incluso he actuado en unos pocos. Tengo facilidad para crear historias.



2.  ¿Qué es lo más duro que te has encontrado al rodar?


 Lo más duro es tirar adelante un proyecto sin presupuesto, sin medios. Los primeros años fueron muy duros. Había gente que me dejaba colgado sin aviso, o no acudía al día siguiente al rodaje o iba a poner dinero y luego se hacía el loco. Aunque realmente, a día de hoy, lo peor ha sido levantar una película. Lo he intentado dos veces. Una con mi novela Jóvenes Inocentes. Me prometieron 300.000 euros por los derechos de las novelas y rodar la película en Londres y Latinoamérica. Resultó ser un estafador. Acabó en denuncia y en la cárcel. También le gustaba tocar a jovencitos y jovencitas. De hecho hicimos un cortometraje sobre esa historia. Se titula Falsas Esperanzas.

La otra ocasión fue en 2017, preparaba una adaptación a película de mi exitoso cortometraje La elección es tuya. Un abogado que tenía diversas acciones y negocios me aseguró 150.000 euros para el proyecto. Todos los actores y el equipo estaba convocado pero el dinero nunca llegaba. Me enteré por la secretaria que era todo un timo. Ese hombre tenía chanchullos y tuvo que huir por amenazas. Lo peor fue que algunos habían dejado su trabajo por el proyecto y lo pasaron fatal. Yo entre ellos. Tuve una brecha económica importante durante años que aún intento liquidar. Lo peor es que algunos no me creyeron y dijeron que había jugado con la ilusión y el dinero de ellos. Me llamaron estafador, mentiroso y manipulador. Aquello me dolió mucho. Pocos continuaron trabajando conmigo y sé que a día de hoy siguen criticandome.


Lo cual también me ha hecho ser precavido en dos cosas: gente que solo tenía interés en mí y no en la amistad, gente que se llegó a alegrar de que luego las cosas me fueran mal. Eso hizo que sin el dinero por adelantado no hiciera nada y también que me vuelva mucho más egoísta y no anteponer a los demás a mí.



3.  ¿Te gusta más escribir o dirigir?


Esa pregunta es realmente difícil. Me encanta escribir y tengo muchísimas ideas. De hecho tengo una libreta plagada de ideas y tramas. Pero me faltan horas en el día. Tengo 6 novelas publicadas pero escritas 14 y unas 5 en espera de ser escritas. Como guionista lo mismo. Lo bueno de escribir es que ya lo tienes, ahí está ya hecho. Pero dirigir implica un tiempo, un equipo y unos medios que no siempre tengo y he de escoger bien los proyectos. No he rodado ni la mitad de mis guiones y aún así siempre me dicen que voy muy rápido entre corto y corto. Lucho por dejar el cortometraje y dar el salto al largometraje pero condenadamente complicado.


Dirigir me encanta, el trato con los actores, ensayar, el buen rollo con el equipo....pero muchas veces queda reducido la historia que quieres contar por presupuesto o por tiempo, y eso a menudo es muy duro. Dirigir no lo hago tanto, escribir en cambio lo hago casi cada día. No hay semana que no se me ocurra al menos una idea nueva.



4. ¿Qué opinas de la polémica y repercusión que estás teniendo en Sudamérica?



 Estoy muy sorprendido pero también agradecido de la polémica porque gracias a ella mis proyectos y mi canal han alcanzado los 30 millones de reproducciones a pesar de la censura. Tengo muchos seguidores en Sudamérica. Y valoran mi trabajo y mis escritos muchísimo más que en España. La elección es tuya, El Cliente, Jóvenes Inocentes y CHAPERO fueron precisamente los más polémicos y por ellos los más vistos y criticados. Eso ha sido bueno para nosotros porque nos ha hecho salir en medios de comunicación internacionales y ha hecho alcanzar millones de reproducciones. El morbo y el gore siempre llaman la atención.



5.  ¿Cuál es o son tus proyectos favoritos de cine? ¿Y tus novelas?


Mis mejores novelas son Jóvenes Inocentes y Homófobo. Aunque en breve saldrá El Reformatorio,  que me ha salido mejor de lo que espersvs. Anivel de cine tengo varias. Chantaje, El Cliente, Boys Club, J.K Hotel, Sífilis, Una entrevista peculiar,  CHAPERO y mi mejor proyecto La elección es tuya junto a Jóvenes Inocentes Corrupción.



6.  ¿Cuáles son los proyectos de los que menos satisfecho te sientes?



Unos me gustan más que otros. A veces hay rodajes catastróficos que salen estupendos en resultado y otros rodajes tranquilos que luego no llegan a nada.


Pero los que se llevan la palma de la palma son un videoclip que rodé cuyo resultado me da vergüenza ajena y que me contrataron para dirigir pero no me hicieron caso alguno. El equipo de foto no era el adecuado y el rodaje no fue agradable. Supe desde el principio que aquello saldría fatal y no llegaría a nada. Lo peor es que se gastaron bastante presupuesto y no se empleó bien.


El otro fue un cortometraje con una actriz que me convenció para dar virilla en televisión y que acabé odiando profundamente. El cuarto día estaba deseando acabar. Fue muy problemático, con muchos cambios y mucha gente toxica en plató. Acabé de los nervios, sin ninguna ilusión e incluso lloré dos veces en el rodaje.

Después del rodaje vino lo peor. Mentiras, manipulación y dejarme fatal en redes. Una persona del reparto tenía problemas psicológicos y gritaba y amenazaba si no se hacía lo que quería. Incluso intentaron sacarme del proyecto varias veces y decir que el guión no era mío. Fue un proyecto de muchas localizaciones, equipo y dinero que no llegó absolutamente a nada. Hoy en día no quiero saber nada de ello. Es una pena, era una historia muy buena y tenía mucha fe. Queríamos hacer una película. Pero actualmente ni por 200.000 euros ni por un millón lo repetía.


Fue el rodaje más horrible de mi vida.



7.  Cuéntanos anécdotas de algún rodaje.



Pues me he encontrado de todo. Actores que han venido borrachos a rodar, otros que se han metido sustancias poco apropiadas, discusiones entre actores que casi acaba en dejar el proyecto e incluso que una protagonista se lie con un actor y tras un riña me llame a las 4 de la mañana amenazando con dejar el proyecto si no echo a ese actor.

También me han intentado quitar mi propio proyecto o soltar mentiras de mi para dejarme mal en redes. Un cámara perdió escenas de un cortometraje y yo no dije nada, aunque me enfadé mucho. Pero se acordó volver a rodar esas escenas. Me exigió el dinero y yo no se lo di. Después le tuve que pagar con retraso y puso un escrito en redes exponiendo mi deuda cuando yo no dije en ningún momento que me había borrado el material.


O como me dijo una actriz que si no lo daba el papel protagonista de un proyecto que iba a hacer iría a los platós y diría que obligo a mis actores a acostarse conmigo para que sean protagonistas, y que encima habían menores de edad. Lo peor es que hubo gente muy cortita que encima se creyó.


O decirme un actor que está deseando rodar conmigo y que soy maravilloso y descubrir que me crítica a las espaldas.

Son muchas cosas.

Claro que también las ha habido muy buenas y gente con la que he repetido hasta seis veces.



8.  En redes sociales das imagen de mucho movimiento y muchos proyectos. ¿Te repercute a nivel económico?


 Eso lo he oído muchas veces. Pero te aseguro que no me sobra el dinero precisamente. Simplemente soy invitado a eventos, tengo muchas ideas y siempre logro tirar adelante proyectos con poco presupuesto, incluso a veces sin nada de dinero, tirando de colaboraciones. Pero dinero no he visto mucho precisamente. La única obra que más o menos me dio un respiro económico fue Jóvenes Inocentes y eso fue hace años.


Tengo muchos seguidores en Latinoamérica y millones de reproducciones y gente que me pide papeles, pero ya digo que nada de esto me está dando dinero ahora mismo, solo me da a conocer a nivel internacional.

DAVID GONZÁLEZ

9.  ¿Te has encontrado alguna situación surrealista en algún proyecto?



 Realmente en los últimos años sí han habido situaciones surrealistas. Pero lo he de resumir porque da para un libro entero.


Compagino mi vida artístico con mi trabajo al teléfono, donde llevo 13 años.


Conocí a un compañero de trabajo muy guapo y tuvimos una aventura. Poco después, sin que yo le contara nada, me pidió un papel. Yo le dije que lo tenía en cuenta porque había un posible papel para él pero aún no. Y debió pensar que sutilmente le decía que no, porque después me amenazó con decir que le había prometido un papel si se acostaba conmigo y me había aprovechado.

Me lo creí y tuve que intentar lidiar con él para evitarme problemas. Pero me cansé y lo acabé retando, le dije: es tu problema contra la mía.


Un muy buen amigo mío iba a ser el protagonista de mi primera película y tenía una historia de amor con otro chico. Su pareja se negó y le obligó casi a dejar el proyecto. Yo intenté lidiar entre ellos y echarle un cable pero no sirvió de nada. Su pareja le alejó de mi, y al explicar el caso a un par de personas porque estaba muy decepcionado, él fue diciendo que yo estaba celoso de su relación y no aceptaba a su pareja. Me pareció tan surrealista que me quedé helado. Al final los dejé en paz y lo saqué de todo proyecto conmigo. Lo peor es que él sigue diciendo lo mismo. Solo se engaña a sí mismo, él sabrá.


Y el protagonista de mi último cortometraje, que tuvo polémica, también tenía problemas psicológicos y me amenazó varias veces con soltar perlas de mi e incluso darme palizas a través de terceros sí no hacía lo que él quería en dos proyectos.

Lloró y montó un espectáculo en una cafetería. Dijo que en un rodaje le metí mano y me aproveché de él. Por suerte, en el rodaje había bastante equipo y todos sabían que era mentira. De hecho un miembro del equipo me explicó mentiras que iba a explicar aunque me dolieran para salirse con la suya. Lo bueno de ese caso es que ninguno del equipo le tragaba prácticamente pero le ponían buena cara para evitar problemas.


Y un hombre que me puso un comentario sobre mis historias degeneradas pero luego me preguntó por privado por qué las escenas de sexo no eran explícitas y con chicos más jóvenes.


Hasta me censuraron un cortometraje sobre la corrupción en una iglesia por una escena donde un cura obligaba a un menor a realizar una felación y me acusaron de pornografía. Nada era real pero todos aseguraron que sí lo era.

Así que debo ser muy bueno eligiendo los actores si todo es tan creíble.


DAVID GONZÁLEZ


10.  ¿Cómo llevas tú carrera y qué planes tienes para el futuro artístico?



Pues ahora mismo estoy centrado en acabar la saga literaria de Jóvenes Inocentes e intento finalizar dos rodajes pendientes para centrarme solo en rodar mi primer largometraje. Claro que también me gustaría realizar una serie pero no hay medios suficientes.

Intento lanzar mi carrera como guionista y director con un largo y la publicación internacional de mis novelas para poder dar el salto importante y definitivo que busco para afianzar mi carrera.



Diariovoz.  Te deseamos mucha suerte David. Gracias por tu tiempo


David González.  Muchas gracias a vosotros.



martes, febrero 05, 2019

domingo, febrero 03, 2019

ALLEN KING PODRÍA SER NOMINADO A MEJOR ACTOR POR EL ASESINO DEL GRENDR

El famoso actor porno Allen King podría ser nominado a Mejor Actor por El asesino del Grendr, Cortometraje con intención de convertirse a largometraje del guionista y director David González.

El cineasta y escritor catalán, no exento de polémica en sus historias, lanzó el trailer hace una semana y parece que la actuación del rey del porno gay y cantante tendrá más reconocimiento del que se espera.

Inspirado en casos reales de un asesino Homófobo, el metraje contiene sangre, intriga y horror, con las ya acostumbradas escenas de morbo propias de González.

EL ASESINO DEL GRENDR
ALLEN KING PODRÍA SER NOMINADO A MEJOR ACTOR POR EL ASESINO DEL GRENDR

Por primera vez, no veremos a King desnudo ni realizando sexo explícito durante diez minutos de metraje.

González, nominado varias veces por guión y dirección en diversos proyectos en festivales internacionales, ha recalcado el cambio de registro de Allen en este personaje. Algo que también podría suponer una nueva nominación para el cineasta.

Será en verano, en el Festival de Cortos de Venezuela, cuando sabremos si esta selección se hace oficial y el rey del porno se lleva su primer premio a la actuación fuera de la industria del porno.

ASOCIACIÓN DE VECINOS "PUERTA DE PURCHENA"

ASOCIACIÓN DE VECINOS PUERTA DE PURCHENA

REVISTA CULTURAL “PUERTA de PURCHENA” CORRESPONDIENTE AL MES
DE FEBRERO/2019 -  Nº 42

TIENE UNA PERIODICIDAD MENSUAL.

ESTÁ ABIERTA A TODAS LAS OPINIONES SIN NINGUNA CORTAPISA. SI QUIERES COLABORAR CON TUS ARTÍCULOS LITERARIOS, FOTOGRAFÍA, PINTURA, RECETAS DE COCINA, DE OPINIÓN (política, social, medio ambiente, etc.), SÓLO TIENEN QUE ENVIAR LOS TRABAJOS A:





sábado, febrero 02, 2019

domingo, enero 13, 2019

SOLENOIDE de Mircea Cărtărescu, por JOSÉ ANTONIO SANTANO

SOLENOIDE




SOLENOIDE
No es corriente en los tiempos que corren encontrar una lectura que nos envuelva y a la vez nos desconcierte, nos aventure en un mar de reflexiones y situaciones donde nunca se sabe qué pasa o puede pasar de un momento a otro. Pocas son las ocasiones en las que el lector se halla aturdido por la densidad de lo escrito y por el ritmo discursivo que el autor impone de manera tan contumaz como necesaria. Y todo ello porque la lectura precisa de una mínima atención y esfuerzo, también de una contenida paciencia para no caer en la tentación de interrumpirla sin más, sobre todo cuando se trata de textos que exceden del medio millar de páginas, como es el caso de esta novela “Solenoide”, de Mircea Cărtărescu (Bucarest, 1956). En ella su autor nos invita a acompañarle para descubrir un complejo universo de ficciones y realidades, de sensaciones y recuerdos que se desarrollan a lo largo de sus casi 800 páginas. Otros títulos anteriores a esta inmensa novela de Cărtărescu son: en poesía, “El Levante” (1990) y en narrativa “Nostalgia” (1993), “El Ruletista” (1993), “Lulu” (1994) y su famosa trilogía “Cegador” (1996-2007), obras todas que vienen a avalar la extraordinaria trayectoria de un escritor de referencia no solo en su país, Rumanía, sino también en el resto de los países europeos. “Solenoide” es, como ya se ha dicho, una novela densa y que su lectura, a pesar de su complejidad en determinados momentos, es ágil de una fuerza y solidez infrecuente en el panorama de la literatura actual. Cărtărescu se vale de un profesor de lengua rumana en un instituto de barrio para desentrañar su propia marginalidad existencial en dos planos: uno, su propia realidad, y el otro, la realidad social que le rodea, hasta el punto de fundamentar su discurso narrativo precisamente en la necesidad imperiosa de ficcionarlo todo para sobrevivir, para salir de esa cárcel dolorosa y triste retratada en la ciudad de Bucarest, el instituto del suburbio y la casa en forma de barco en la que vive, que bien podría resumirse en palabras del autor así: «Aquí está Bucarest, la ciudad más melancólica del mundo, invadida por la cochinilla de la humedad, devorada por los ácidos del tiempo y de la nostalgia. Aquí está el barrio de la escuela 86 y el depósito de bombonas y la Automecánica. (…) Todo lo que he soñado que vivo, todo lo que he pensado que me sucede. Por las mañanas, antes de abrir los ojos, se me encoge el corazón. ¿Llegaré otra vez aquí? ¿Volveré a llamar a esto realidad de nuevo? ¿Será mi vida otra vez así: casa-escuela-casa-escuela, sin que pueda romper jamás este círculo destructivo y siniestro?». El instrumento del que se vale Cărtărescu no es otro que un diario manuscrito a través del cual habla el protagonista de la novela. En él escribirá sus sueños, en los que esa otra parte de su vida emerge a través de la palabra, a veces tan incomprensible y frustrante como la realidad que vive cada día. Porque a fin de cuentas el protagonista de esta novela es un solitario, un escritor frustado al que solo le queda un manuscrito en el vierte sus verdades y naufragios, delimitados ambos por el día (existencia real) y la noche (la ficción), levitando en sexo y sueño. Esta es, sin duda, la historia de una huida, posiblemente la del protagonista y la del propio Mircea Cărtărescu, hacia no se sabe dónde, consecuencia del hastío y la melancolía, como la ciudad de «…Bucarest proyectada como un gran museo al aire libre, el museo de la melancolía y de la ruina de todas las cosas», la soledad en su absoluta desnudez, causa con toda seguridad de una realidad que lleva a su exacto término en las continuadas y extraordinarias descripciones del profesor protagonista y sus relaciones con el mundo que le rodea, y ficcional cuando relata los también continuados sueños que vive: «En el sueño me cortaban la lengua en varios trozos. Sin embargo, no sentía nada, porque estaba anestesiado en la mesa de operaciones. Cortaban cada vez más adentro, hacia el gaznate, hasta que empezaron a verse, en la sección más gruesa, las venas cercenadas, vacías de sangre». En esta huida de Cărtărescu hacia adelante desentraña dos mundos que hacen de “Solenoide”, esta monumental novela, un lugar deseable, donde el tiempo y el espacio, en sus continuas digresiones, fomentan la necesidad de convertir la lectura en la única salvación posible, el más genuino territorio para el pensamiento, y donde al final de todo, siempre triunfa el amor, el verdadero solenoide, el único generador capaz de transformar el mundo: «He hablado con Irina y ya hemos decidido lo que vamos a hacer. Avanzaremos, por la orilla de la carretera, más allá del pueblo de Voluntari y, en Afumaţi, nos adentraremos en el bosquecillo de robles en el que solíamos recoger bellotas. Allí nos espera la capilla en ruinas que será, como supimos en cuanto la encontramos, nuestro último hogar. (…) Nos quedaremos allí para siempre, a resguardo de las aterradoras estrellas». Una gran novela que confirma la madurez de su autor, Mircea Cărtăarescu, y que lo señala como una de las voces más sobresalientes de la literatura europea actual.
SOLENOIDE




Título: Solenoide
Autor: Mircea Cărtăarescu
Género: Ficción
Editorial Impedimenta (2018)

miércoles, enero 09, 2019

LA CUNETA. DE PABLO TORRES

SINOPSIS DE LA NOVELA 

¿Está escrito el destino de los hombres…? ¿Son solo materia…? Si el hombre es solo vísceras y sangre, ¿existe la maldición de la sangre…? ¿Quién hace la historia…? ¿Lo ciclos históricos del hombre no son dignos de un folletín…?

Durante sus primeros años, el escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, creó enrevesados folletines moralistas que golpeaban las viejas instituciones de la historia española.

Una de sus obras primeras, en este sentido, son los dos tomos de “La Araña Negra” una novela anticlerical escrita en el año 1892 considerada una obra folletinesca escrita en su juventud, y que más tarde repudiaría, al no incluirla en sus Obras completas. 

Pertenece a un subgénero, que en Francia se conoció como feulleton-roman, en boga entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

“La Cuneta”, desde su humildad, quiere recoger el guante tirado, del escritor valenciano, creando una trama folletinesca donde se recupera a la familia de aquella novela: “los Baselga”, y sus enmarañadas historias personales, hasta nuestros días… 
Básicamente, la trama central es la historia de dos hermanos, Mateo Baselga (Conde de Baselga) y Antonio Baselga, un segundón noble, que con los años se convierte en el principal protagonista de esta historia… Pero su vida, no será fácil, el destino, el azar o simplemente sus decisiones, le harán pieza fundamental de la historia y parte primordial del mantenimiento del legado de su familia. 
El asesinato de Mateo durante la guerra civil española, hará que Antonio, tenga que modificar su estrafalaria forma de vida, y convertirse en un muñidor de destinos, apoyado por la riqueza acumulada por su familia, hasta vengar a su hermano y llevar a cabo su última voluntad.
El segundón, condenado por la sangre de su familia, utilizará toda su fuerza para sobrevivir a la cárcel Modelo de Madrid, a su fusilamiento en Paracuellos, y convertirse en un héroe del bando que más odia, puesto que ha sido el que ha asesinado a su hermano… Viviendo una doble vida, que acabará por volverlo casi loco, en un monstruo y en un ser vengativo rebosante de veneno… ¿Se puede vivir así…? ¿Crear una familia, educar a tu hija…?
La vida, le da a Antonio la oportunidad de transmitir a su nieto, Pedro, las enseñanzas que le ha suministrado su lucha interior, su venganza, sus errores, desnudando a ese monstruo vengativo para mostrar, a ese joven desnortado, algo de moralidad…


¿Pero es la moralidad y la verdad lo que busca nuestra sociedad actual…?

No aceptamos de mejor grado una mentira aliñada que la tétrica realidad…

Al final, como dice nuestro protagonista: “La verdad es un pescado muerto en la cubierta de una barca…”




El Narrador
Un viejo Demiurgo, omnisciente, crítico y burlón

Nuestro narrador es un viejo Demiurgo, omnisciente, crítico y burlón. Encerrado en su cueva, moviendo los hilos de la historia, con el regusto de ver sufrir a sus muñecos de barro, y la mala baba recalcitrante que da saber que nunca verá la realidad, solo las sombras que vislumbra en la húmeda piedra de su cueva. 

Es un viejo, sucio, lleno de harapos, crítico con la sociedad y con el hombre, casi ciego. Lleva siglos sin salir de su caverna, y se complace en hacer figuritas de barro, ponerles nombres y hacerles sufrir… a veces los estruja… los amputa… los destruye… a veces se ríe de ellos… otras veces los comprende… llora con ellos… otras, los hace grandes… se siente orgulloso de sus creaciones… pero al final siempre acaba aplastando esos trozos de barro con nombres. Los funde en esa gran masa de barro primigenia y vuelve a empezar…


Personajes de la Novela

e jacten de las  que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído"
Pablo Torres Blanco, superado el medio siglo, hago mías las palabras del genio ciego argentino. 
Nacido en Granada, he vivido en Málaga, Madrid, para acabar mis días en Almería, tierra de acogida. Soy un nazarí, de educación cristiana, que se pasó los primeros años de su vida escribiendo pliegos de descargo y escurridizos recursos jurídicos.
Lector voraz, el primer libro que cayó en mis manos fue “Viento del Este, Viento del Oeste” de Pearl S. Buck, mientras me restablecía de una pulmonía antes de hacer la Comunión.
Luego llegaron mis autores favoritos, Gabriel García Márquez, Graham Greene, Pérez Galdós, Max Aub, Valle-Inclán, Blasco Ibáñez, Míjail Bulgákov, Heinrich Böll, Borges, Ignacio Aldecoa… Toda una vida de libros…
Premiado por relatos de juventud, apliqué mis artes para la escritura a mi vida profesional, hasta que superado el medio siglo empecé a recuperar el gusto por la narración creativa.
Desde 2016 colaboro con una Bitácora de Escritores: PESCADOR DESCALZO, y he publicado en la Revista de creación literaria y análisis político: LOS HERALDOS NEGROS.
Miembro fundador de la Asociación Cultural “Las Cuevas del Cementerio”, que intenta recuperar las obras desconocidas del autor almeriense Manuel Siles Artés.
He colaborado con la Escuela Literaria y de Educación BABILONIA, tanto en el Taller de Escritura Creativa, como en el más reciente, Taller de Novela.
En 2017, terminé mi primera novela “La Cuneta”, un semi-folletín histórico, y en 2018 ando revisando las páginas de “El diablo y el viejo”, mi segunda novela, más actual, entre el esperpento y la novela negra. Mientras colaboro, con un grupo de historiadores, en la narración novelada, del linaje de Aben Humeya, el último Rey de Granada.
Mientras, paso grandes horas leyendo a Rafael Chirbes, G.K. Chesterton o Conan Doyle… Orgulloso sobre todo de mis lecturas…

martes, enero 01, 2019

ÁNGEL PADILLA, POETA DE LOS ANIMALES

ÁNGEL PADILLA
ÁNGEL PADILLA

Mi Pueblo es más grande.”


Ángel Padilla es conocido como “el poeta de los animales”. ¿Podrías explicarnos por qué la mayor parte de tus poemas se los dedicas a ellos y por qué elegiste la poesía como forma de expresión.
En primer lugar, diré algo que muchos ignoran -en el sentido de ignorar de decidir no pensar en ello o de soterrar tal realidad- y es un hecho biológico y científico: todos somos animales. Los humanos lo somos. La única diferencia importante que nos separa del resto de los animales es que el animal humano es el único que ha decidido auto-recluirse en lugares llamados ciudades, lo llaman “la sociedad del bienestar”, pasan hambre, penurias, venden su alma con un sistema llamado política a otro animal humano que junto a otros formará un Gobierno, que regirá las vidas de todos con sus mandatos; en ese sentido el humano es el animal menos inteligente de la Tierra, elige amo y lugar donde permanecer encarcelado de por vida. Y, lo peor de todo -y aquí sitúo el énfasis en su mejor inteligencia que el resto de los animales-: el humano ha roto con la cadena trófica, sus hábitos dependen de destruir sin sustitución la Tierra de parte a parte. Esta introducción me es necesaria para explicar mi teoría de que el humano -la mayoría de sus individuos- es un animal frustrado, loco y cruel, y por eso descarga la frustración e ira de su existencia desnortada e infeliz sobre los que considera más débiles que él -que no lo son; únicamente se encuentran en un marco que el humano conoce y domina más que ellos-. Esclavo, condenado, sin dignidad ni valores reales amplios, el humano genera daño y dolor, con preferencia a aquellos que no pueden devolver el golpe.

El poeta animalista, Ángel Padilla,  critica los festejos taurinos en Teulada
A este mundo delirante de las Naciones y sus fronteras, los humanos traen de sus hábitats libres a animales diversos, para recluirlos en zoos, circos...; para comerlos, hacinándolos en ganaderías industriales. La mayor parte de estos animales nacen y mueren en esos lugares insalubres y enloquecedores, sin haber conocido ni un tallo verde de su verdadero mundo, un mísero haz de sol que se sienta en el cuerpo no acompañado del miedo que les atraviesa de cabeza a pies toda su vida que pasan en nuestro mundo, hecho a la medida de nuestra idiotez, pero no a la de sus dignidades.
Visto esto, mis obras han ido en forma natural afrontando como tramas centrales las de la libertad por recuperar, la dignidad como camino y fin de lucha y el rechazo a todo ordenamiento en que ganen unos para que pierdan otros. Es cierto que he escrito más sobre los animales inocentes que no quieren vivir aquí porque para los humanos y sus injusticias entre ellos, ya hay infinidad de asociaciones, el mismo estado legisla, etc. Ellos se agreden y a la vez se protegen entre ellos. Los literatos cantan himnos a los países o a la muerte de los reyes, al amor... de los humanos, versos de corazones humanos. 
Cuando los poetas han hablado de los “animales” en sus poemas o los novelistas en sus novelas, siempre han afrontado esto desde una mirada antropocentrista; han, como mucho, ensalzado su belleza con verbo excelso y poco más. Pero no hay obras de militancia para el pueblo de los animales, para sus naciones diversas y valerosas, como Viento del pueblo o España en el corazón, por nombrar algunos, donde Hernández y Neruda tan prodigiósamente y con sangre enamorada hablan por su vecinos y consanguíneos. Su... Pueblo... de vecinos únicamente humanos.
Mi Pueblo es más grande.
Yo tengo más vecinos y amigos y hermanas/os, muchos tienen alas en la espalda y otros tienen más de dos piernas. “La guadaña entre las flores” es un poemario que habla sobre la legal tortura de los bóvidos en los ruedos de España, poniéndome del lado del toro, por supuesto. “Mundo al revés” es una novela que describe cómo sería si el mundo funcionase al revés, los animales no humanos dominando esto. Usándonos como mascotas, vestidos como nosotros, friéndonos a trozos en sartenes para luego comernos... Introduciéndome en sus cárceles, heridas, padecimientos diarios, les intento captar la voz y el lamento y compongo historias, poemas o “cartas” de ellos hacia nosotros, en forma de libros. Por eso comenzaron a llamarme poeta de los animales, porque hasta la llegada de mis poemas no había nada o casi nada de esta temática de compromiso con los más invisibilizados en la literatura universal.


ILUSTRACIONES DE JAVIER PORTALES
ILUSTRACIÓN DE  JAVIER PORTALES

La poesía es el lenguaje originario, en poesía piensan los niños y los animales libres; mi ser se comunica con el mundo a través de esta lengua. Como activista, además de escritor, he ido viendo que un buen poema mueve más, agita más, nos convierte en más fuertes para la lucha, que un manifiesto o una narración formal de hechos. La poesía está escrita con fuego de herida. E inflama el aire sobre las cabezas y los corazones, haciendo más altas las pancartas, como un barco en el que vamos todas/os hacia el Sueño, mar adentro. Hay mucha gente que me dice que no leía poesía, incluso que la odiaba, pero que a través de mi poesía se ha conciliado con ella; ese sería por sí mismo un motivo fundamental, para mí, para seguir escribiendo. Y para defender a los animales hay que pensar en poesía, porque el gato, el camello, el lince, el perro, piensan y sueñan en lengua y visiones poéticas. Esto es, en belleza.
Crees en el poder de la palabra. ¿Cómo dirías que actúa ese poder y que potencialidad tiene? ¿Qué nos permitiría cambiar y qué orden podríamos subvertir mediante su uso de manera disidente y no convencional? 
Levanta la cabeza de este verbo: todo lo que ves ha sido, antes de existir, nombrado. La cárcel se ha construido porque alguien enunció en voz alta el fonema, y lo explicó a los obreros que levantaron los presidios. Con palabras se ha construido todo este mundo, hasta la más pequeña cosa. Con Palabras podemos cambiarlo, hacerlo distinto. Levantar algo distinto desde él y aplastarlo con otra cosa, como la alfombra en flor del sol primaveral aplasta la capa negra del invierno que escapa. Los elementos no emiten palabra pero portan la “idea”, que es lo mismo pero en silencioso. 


"La guadaña entre las flores", Asociación Cultural D. F. R
"La guadaña entre las flores", Asociación Cultural D. F. R de ÁNGEL PADILLA


Cada pequeño ser del campo porta en su cabecita y sangre la idea, la Memoria. Nosotros llevamos en la memoria a fuego que esto que vivimos NO ES lo que nuestra sangre reclama. Que nos han estafado. Todos esperamos otra cosa. Pero nuestra memoria e imaginación no alcanza a remontarse o alzarse lo suficiente para llegar a la resolución del enigma. El (falso) Poder ha sabido cómo solapar, con varias capas como de cebolla, toda esta verdad. El poeta es el loco que sí llega a los fondos, por eso de los artistas somos los que, según los ensayos sobre el genio y la locura, más enfermedades mentales y suicidios padecemos. El poeta es el que más hondo araña. Para desenterrar un buen verso hay que saber cavar y tener la constancia precisa.
Lo importante que creo tenemos que tener en cuenta, ahora, de lo dicho, es que el concepto de pueblo ha cambiado. Antes el pueblo escuchaba al chamán, al poeta. Hoy sólo ve la televisión, y opina y enfoca la realidad según lo que se le dice del mundo. El Estado ha entrado en el Pueblo y ya son la misma cosa. Nuestro educar en sensibilidad animalista y libertaria ha de enfrentarse a esta locura de durmientes. Imagino que no fue tan distinta la dificultad en la lucha antiesclavista negrera.
En determinadas ocasiones, ante ciertos sucesos, ¿no sientes que la palabra enmudece y se declara impotente? ¿O, por el contrario, ella siempre puede testimoniar, dar cuenta de lo ocurrido y denunciarlo cuando haga falta? ¿Hay realidades tan terribles y tan contundentes que se le escapan?
Nunca. Nunca la palabra claudica ante el horror. La Palabra no se ve abrumada por nada. Quien se abruma es la sangre, ahogada temporalmente por la soga de las entrañas. Lo que ocurre es que cada suceso requiere un momento para ser contado. Hay veces en que una situación a contar golpea de tal forma que tenemos que dejar pasar un tiempo para describirla con palabras. Esto ocurre porque palabra y realidad son lo mismo y no se sabe qué va antes, si enunciar la realidad o nombrarla con sonidos una vez la vemos. Desde que las lenguas eran más limitadas en sonidos, éstas han cohabitado armoniosamente con la realidad; las lenguas de sonidos de los animales no humanos no se diferencian a la nuestra en nada, aunque el humano siempre haya creído que nuestros idiomas son más complejos y ricos. En síntesis, emitimos sonidos para mostrar estados de ánimo, las palabras son como notas musicales; hay diálogos tristes y alegres. La poesía históricamente nació de la música. Los juglares fueron los primeros poetas, y en ellos la música, el sonido armonioso comunicante de estados de ánimo, eran lo esencial. Hoy tenemos una inmensidad de palabras que nos soterran, donde nadie entiende a nadie, y nadie escucha a nadie. Es el tiempo de la vaguería neuronal. Yo leí el diccionario entero, como una novela, de la a a la z, todas las definiciones de sus palabras; te juro que sentía que escuchaba canciones, música. Ecos de otras cosas que las que, por supuesto, dicen en su copa: dicen más en su raíz. Menos es más, cada día veo más verdadero esto tan esencial.
Terminando la respuesta a la pregunta. Dicen que el perro ladra. Que el ave pía. El búho ulula. Nosotros debemos serenarnos y con poco sonido decir más. Un buen poema es como el aullido de un lobo en la noche. ¿Puede el lobo ser incapaz de aullar a una luna concreta? El gato maúlla, y sabemos que existe el gato, y su ubicación; nos está contando con su sonido una historia. La Palabra siempre pervive hasta en el más hondo silencio, física y permanente como una casa soñada o la ola que marcha y vuelve del mar. Conclusión: Ni cuando apretamos los labios deja de sonar una canción.
También has escrito alguna novela, ¿verdad? ¿Querrías hablarnos de ella y de tu forma de entender las obras de ficción? ¿Crees que, a través de las ficciones literarias, podemos acercarnos a la verdad? ¿A través de ellas podemos descubrir algo o conocernos más profundamente a nosotros mismos y al mundo que nos rodea?
Decía Picasso que el arte nos ayuda a ahondar en la condición humana, en su verdadera naturaleza, conocernos más, hundirnos más al fondo, para saber, para intuir.
MUNDO AL REVÉS: ORIGEN
MUNDO AL REVÉS: ORIGEN,
 DE ÁNGEL PADILLA

Mi novela “Mundo al revés” afronta el problema de los animales no humanos secuestrados de siglos entre nosotros. Mediante lo que en literatura se denomina distopia -salto en el tiempo hacia adelante-, levanto una ficción en que los humanos son encerrados, abusados y asesinados y comidos como estos, hoy y siempre, han hecho con los animales; con la salvedad importante de añadir que, hoy, esta tierra de la sociedad industrial, del “bienestar”, del feroz e imparable capitalismo, los animales son peor tratados de lo que lo han sido en toda la historia de la humanidad: encerrados en zoos y circos para ser exhibidos, como si de objetos se tratasen. Nacen hacinados en lugares infectos sin luz de sol ni salidas al aire limpio en cadenas infernales de producción, chapoteando sobre sus propias heces y orines desde el nacer al morir, alimentados a toda prisa y antinaturalmente, viviendo en ese infierno un 20% o menos de lo que hubieran vivido de haber nacido y muerto naturalmente en libertad, hasta el momento en que la cadena de producción considera que está listo “el producto” para ser enviado al mercado. Un gancho lo levanta de una de las patas traseras y es descuartizado por un matarife mientras aún parpadea y traga sangre, porque el método que se usa es el aturdimiento previo, en el que nunca o casi nunca pierden el sentido del todo.
Esta enorme injusticia debía ser denunciada y lo hice en dicha novela, que afortunadamente ganó un importante premio de fantasía. Se agotó, la volvió a editar una editorial distinta. Y ahora formará parte de una trilogía, en otra editorial. 
La novela. La poesía. El arte en general es un arma enorme para guerrillear contra la (in) cultura de tu tiempo. “La cabaña del tío Tom” ayudó mucho para la emancipación de los negros en los tiempos del apartheid. “Humillados y ofendidos” y “Pobres gentes” fueron las primeras novelas sociales en Rusia, y ayudaron al mundo a conocer a fondo a los pobres, a los desterrados en su propia nación. En ese sentido, “Mundo al revés” viene para, mediante el escalofrío, hacernos ver qué ocurriría si el holocausto animal, se perpetrase a la inversa. Sin los libros de las primeras escritoras feministas se hubiera tardado mucho más en que la mujer pudiera emanciparse, leer, estudiar, ser ella con todos sus ámbitos naturales que les eran encadenados por el patriarcado, que aún azota pero con nuevos trajes. La mentira del “Poder” hace mundos. La verdad de la “ficción” de los disidentes, los combate. 1984 de Orwell o Farenheit 451, de Bradbury, también “Un Mundo Feliz”, de Huxley, son obras que denunciaron una opresión, y que hoy son más vigentes aun que en su propio tiempo.

MUNDO AL REVÉS. ÁNGEL PADILLA

Para finalizar, diré que no es nuevo decir que para saber lo que pasa en un país de verdad, no hay que leer los periódicos, sino a los poetas de ese territorio. El arte en todas sus disciplinas nos dice más de las etapas históricas de el paso del humano por esta tierra que cualquier tratado académico de Historia.
Dentro de tu obra, tienen un papel destacado los gatos. ¿Por qué, de entre todos los animales, precisamente los gatos? ¿Qué tiene el gato de especial o qué es los que hace particular su situación en nuestro país?
He nombrado al gato mucho en mis libros, pero no creo que más que de los otros animales. Puede que se tenga esa impresión porque por las redes mis poemas de gatos se mueven bastante. 
Ciertamente, el gato es un animal extremadamente enigmático, único, bellísimo. Es el gran bastardo. Según en qué tipo de animal nazca tu sangre para esta tierra, tus padecimientos pueden ser mayores o menores -excepto los casos aislados como el de la vaca en la India o cuando el gato era considerado casi un dios en el antiguo Egipto. Hoy, las ciudades modernas han obligado al gato a ser un apátrida en todos los lugares, un indeseado, el gran odiado de los basurales. Es el animal al que peor se le ha pagado su mansedad, inocencia y amor. Siendo como es un animal que se adapta a las casas como el perro, sigue teniéndosele, desde la empatía, una consideración menor, y eso debe cambiar.
El gato para mí es como un ave y piensa como un ave, es como un querubín, un pequeño angelito que en las terrazas más altas no muestra síntoma alguno de vértigo ni miedo, sólo le faltan alas. Vivir con un gato es de lo más terapéutico que a alguien le puede ocurrir. Son cariñosos, leales, y enseñan individualidad, que mucha falta hace en este mundo alienado. Son anarquistas natos, nobles y su mirada es tan profunda y sabia que causa vértigo.
Exijo que se les respete de una vez. Con urgencia debe frenarse este ataque sin freno contra el gato en todo este país, mediante envenenamientos, atropellos, apaleamientos. ¿Por qué ese ensañamiento con estas criaturas tan dóciles y pequeñitas como bebés? Ardo en ira sólo de pensarlo. 
¿Hacia dónde crees que avanza el movimiento de la liberación animal? ¿Vamos en la mejor dirección posible y a buen ritmo o, por el contrario, vamos dando tumbos sin tener muy claro el hacia dónde?
El movimiento de liberación animal debe concretar sus fines, debe saber nuclear y firmemente hacia dónde quiere llegar o, como dices, se avanzará mucho más tiempo dando tumbos, retrocesos, en perpendicular...
Ocurrirá naturalmente que el movimiento animalista sepa, unido, hacia dónde debe ir, cuando pasen muchos años más y la evolución de los “evolucionados” sea más concretada y se haya expandido en más individuos. Debe haber por lo menos en el animalismo un 50 % de individuos que tengan clara la lógica de que no luchamos contra el maltrato, como proclaman casi todas las campañas, sino contra la esclavitud. Contra el sentido de propiedad. Contra el antropocentrismo. Es como si el feminismo en su lucha contra el patriarcado, hiciera campañas sólo contra que no se pegue a las mujeres, aunque sí las puedes usar de esclavas bien tratadas, etc. El feminismo es una lucha de gran calado que tiene grandes literatas y pensadoras que han mostrado la lógica del absurdo machista, y que lo único que desean es que se las considere iguales sujeto de derecho que el hombre en la sociedad humana. Su fin, es la emancipación del yugo machista. No ser menos sino iguales. Que el hombre no las mire como distintas, incluso débiles; que no crea que por una cuestión de fuerza física él domina el lugar, porque siempre quien gana las partidas es la fuerza de la mente, el tesón, la estrategia.


ÁNGEL PADILLA y JESÚS LIZANO
ÁNGEL PADILLA Y JESÚS LIZANO
El animalismo en cambio no lo tiene tan claro qué quiere para sus defendidos. Este movimiento, en el que milito y que considero el de mayor hermosura que ha emanado de la evolución humana, de su siempre desenfoque del universo que le rodea, viene para poner las cosas en su sitio respecto a los animales no humanos y los animales humanos. Como el feminismo, viene para decir: los “demás” animales, aunque sean distintos en su exterior y utilicen un lenguaje distinto, deben ser considerados sujetos de derecho. Y deben respetarse sus intereses particulares. Este punto es el fundamental para entender por qué la lucha a favor de los animales es tan diversa y confusa. Porque sólo unos pocos tienen claro que se lucha por individuos y por intereses particulares. Si entendemos que en tiempos de la esclavitud negrera (en amplia, que sigue habiéndola), el fin era la emancipación del negro del amo blanco y sus mandatos, esto es la libertad absoluta, su libre albedrio, y comprendemos que el “negro” es humano; si entendemos, asimismo, que en la lucha feminista se pedía lo mismo pero para la mujer, derechos entre los hombres, iguales derechos, libre albedrío. Y si culminamos diciendo que ambas minorías hoy en su lugar -al menos en el lugar que dicen elegir estar- siguen entre humanos porque animales humanos son, he aquí donde encontramos la gran falla, el por qué el animalismo va dando tumbos: porque como bien indicas unánimemente sus defensores difieren en cuanto al fin que se busca para los defendidos. Los animalistas en general piden derechos para los animales pero... en la ciudad. Craso error. El Gran Derecho es el retorno a sus hábitats.
Los caballos a los valles y campos.
Las vacas a ramonear hierba, sin humanos ni cercas.
Los seres del mar, al mar, a los océanos, bajo vastos cielos calmos.



Importante en esta hoja de ruta el veganismo. El humano debe dejar de comer animales porque no es omnívoro. Necesitamos freír la carne para comerla, cruda nos es indigesta y nos enferma. Los animales carnívoros depredadores la comen cruda. Nuestros intestinos son como los de un hervíboro. No poseemos, asimismo, colmillos para desgarrar la carne. Numerosos estudios avalan esta realidad. Lo de estabular y hacinar animales desde su nacimiento para luego mostrarlos amputados en los súpermercados en bandejas plastificadas, generando su consumo cánceres y diversas enfermedades cardiovasculares y neurológicas, no es sólo infernal (La Tierra es un Infierno para los animales, Schopenhauer), sino además, una estafa contra la salud y los ecosistemas, y en ellos, para los grupos humanos más pobres. Para que la “producción de carne” no cese han de arrasarse bosques sin cesar, enormes pulmones de la tierra y de nosotros mismos, la capa de ozono se daña, los espacios cultibables se reducen. Si sólo el 10 % de los que comen cadáveres dejaran de hacerlo, podría darse alimento a las/os hermanas/s que pasan hambre en los lugares más pobres. En cuestión de espacio cultivable, un no vegano, para sus recursos alimenticios, requiere de 20 veces más terreno de pasto, que un vegano o vegetariano. Creo que no habría nada más que añadir que la frase de Einstein cuando sentenció que “El futuro será vegetariano o no lo será”.
¿Cómo describirías las relaciones entre el proteccionismo y el movimiento de liberación? Hay puntos de confluencia, pero, ¿hay también puntos de desencuentro? ¿Ambas perspectivas están destinadas a confluir o, inevitablemente, siempre seguirán siendo no diversas en sus planteamientos, en sus métodos y en sus objetivos?
Mientras no se produzcan sinergias entre ambas posturas no se avanzará más rápido. Creo que están condenadas a entenderse. Avanzará la evolución y la patentización en mayores lugares y con ello la naturalización del veganismo, así, las entidades protectoras que únicamente se dedican a ciertos animales, acabarán recibiendo en sus vidas esos nuevos progresos -como ya está ocurriendo-; hace unos años, en las sociedades protectoras de animales ver un vegano era una anomalía; ahora es más común. Y en el animalismo, aunque gente que lleve toda su vida en la lucha, aún los hay que comen cadáveres de sus defendidos (maldita contradicción que no ven o no quieren ver), observo que la gente joven que va entrando al movimiento de inmediato implanta el veganismo en su vida como algo lógico, de sentido común. Por eso creo que finalmente ambos ámbitos serán uno solo, allí la lucha fluirá con mayor efectividad.

ÁNGEL PADILLA
A la luz de lo descrito, surge la pregunta: ¿podrán ser los gatos unos animales libres y respetados en una sociedad basada en la explotación y en el no respeto por la vida ni por la libertad? ¿Hasta qué punto podríamos avanzar en la defensa de los gatos sin propiciar al mismo tiempo un cambio social más profundo? ¿Se puede ganar una batalla apostándose tras una única barricada?
Pienso que podemos hablar de una “tipología” de individuo sin olvidar mencionar a los demás. Hay gente que se define como abolicionista, que habla de que sólo potenciando el veganismo ayudaremos a los animales, y atacan como inanes e incluso contraproducentes lo que ello denominan “campañas monotemáticas”. Para mí esto son sólo palabras. Lo que el movimiento hace en cada momento es dirigirse para protestar a un lugar de esclavitud, donde hay individuos burlados o maltratados, porque la legislación humana los sitúa como propiedad de tal señor, tal señora, tal ayuntamiento, tal cofradía, etc. Da igual que en ese lugar los esclavos animales sometidos sean vaquillas, zorros, perros o palomas. No ven el especismo en sus carnes los autodenominados abolicionistas, porque denostan que se proteste un día concreto por ejemplo, por las palomas, o por los gatos, porque según ellos: ¿y los demás? Yo les respondo que mientras se proteste por individuos zaheridos, ya se está haciendo algo. Ridículo y muy torpe es vetar o considerar inane un protesta contra un abuso, el que sea. ¿Nos molesta Unicef sólo porque concrete su lucha en los niños? Sería estúpido y de poca caladura ética.
Ahora bien, en mi opinión bien es cierto que muchas protestas son “débiles” pudiendo ser más fuertes, precisamente por la parte de razón que sí tiene el argumento abolicionista: que debe hablarse siempre de todos los esclavos, aunque sea tangencialmente, aunque el protagonista de una protesta sea un ser concreto y diferenciado.
El discurso con que se defiende a un ser es fundamental. Somos una suerte de abogados suyos. Afirmo que todo lo que se haga para visibilizar que los animales no humanos son vulnerados aquí y allá por considerarse propiedad y ser en nuestro inconsciente cosificaciones, es ineludible.
Animo a la gente a que renueve slogans y discursos, como dije, en manifestaciones concretas y actos diversos, para que quien escuche acabe por entender que luchamos por todos los animales, y que el hecho de que un día protestemos aquí y otro, allá, es meramente circunstancial, pero nuestra preocupación y ocupación es integral. Porque, concluyo, es una realidad que dentro del animalismo hay mucho especismo: o sea, gente que sólo lucha por unos animales y los otros no le conmueven ni importan.Recuerdo en una manifestación por los gatos, en que estábamos hablando con unos políticos que bajaron del ayuntamiento, al oír nuestros gritos de protesta en la puerta misma del panteón de la vergüenza ese, cuando en la argumentación de una alimentadora de gatos le escucho decir que quien persigue y maltrata a los gatos es “porque no le gustan”, y que “nosotros estamos aquí porque nos gustan”. Le corregí diciendo que yo estaba allí por un sentido de Justicia. Me pregunta: “Pero te gustan!?” Le respondí que por supuesto; pero insistí que no estábamos allí porque “nos gustaran”. Estoy convencido que esa mujer no era vegana.  Argumentaciones así son los que pueden hacer que una protesta que podría ser poderosa se desinfle y quede en un residuo de “una pataleta de amantes de los gatos”.  Al fin, tenemos trabajo, mucho, de concienciación, fuera del movimiento y dentro de él. Pero lo lograremos.
Volviendo a la cuestión de las palabras y de la tremenda importancia del lenguaje que a diario utilizamos y que perfila la forma en la que percibimos nuestro mundo, ¿qué consideración tienes de la palabra “mascota”, por ejemplo, qué connotaciones tiene?

Proviene del lenguaje esclavista, de propiedad, de cosificación. Es lo mismo que “animal de compañía”. Recuerda al ofensivo y vergonzante “señorita de compañía”. Debemos evitar el uso del léxico del enemigo, abolir palabras como amo, mascota, incluso aquello de que “no tienen voz” los animales. Hay defensores de los animales que nombrando a sus defendidos los condenan aún más. Es como un mal abogado que a un defendido suyo, inocente, por una infame defensa, lo envía él mismo a galeras. Pues así. Tal cual.
Las palabras liberan, nos tornan dichosos, nos oscurecen o nos traen paz. Las palabras sanan; y crean mundos.
Pero, cuidado, también: LAS PALABRAS MATAN.