martes, octubre 16, 2018

¿A qué me dedico en la vida?




Por Peregrina Flor

Mi juventud fue un paso difícil y me costó encontrar la madurez. Tuve muchas dudas y todas se resolvieron con el tiempo y mi cultivada fe en que siempre me pasaría lo mejor. Así que me propuse con firmeza: no llorar, no desmayarse, no desear lo inalcanzable y si lo deseo y lucho por ello, saber retroceder a tiempo, antes de hacerme daños irreversibles que me marquen de por vida. Así pues: no bailar sin haber recibido clases magistrales, no pelear por ser la primera en cualquier espacio que pisen mis zapatos, no tropezar con todas las piedras, pero tropezar con las que me orienten y enseñen a caminar sin tropezarme ni tambalearme. De este modo: ser yo misma y quererme de este modo y desear ser feliz con o sin ver cumplidos mis deseos y caprichos. Ahí actuaría mi cultivada fe, la que siempre me salvó de caer torpemente en los agujeros e impidió que me tragase la tierra negra.
Yo recomiendo siempre a la juventud tener como familia a animales de cualquier especie, pues te ayudan a ser feliz y a pensar mejor en cualquier aspecto, te inclinan y orientan a decidir en la vida y a vivir tus frustraciones con dignidad. El motivo: ellos te quieren como eres e incluso si eres tú, una especie de “don nadie” en la sociedad. Así, de este modo te amarán los que en serio te amen al igual que los animales, no por lo que llegues a ser, aunque reconozco, que es tristemente necesario realizarse en la vida y morirse con ese buen sabor de boca, de que hubo lucha y consecución de unas metas, una especie de realización personal que nos ha hecho aceptar la cercanía de la muerte como el beso de una hermana.
Hay que correr para ganar, pues.
Hay que seguir un caminito y hay que ganarse el pancito.
Hay que madrugar y mover el esqueleto.
Explotar la inteligencia al máximo. Sacar partido de nuestras virtudes. Saber dirigir nuestras inclinaciones. Seguir con la nariz alta aunque no triunfemos. Bailar con los tiempos y sobrevivir entre ellos. Convencer a la humanidad de nuestras dotes e importancia.
Demostrar que somos parte de un todo.
Caminar con ansias y sin mirar atrás. Saber que se puede, aunque a diferentes velocidades, pues a los que van demasiado rápido les pillará la Guardia Civil y tendrán multa y sacada de puntos. Les sacarán el carnet de conducir. Ánimo, pues.
Adolescencia, divino tesoro y tormento, toca decidir en muchos terrenos, el estudio, los amigos buenos o malos, te corroe el deseo de independencia, probar nuevas cosas o mismo no probarlas.
Todo hace de nuestro planeta una sociedad diversa. Cuando tenia 14 primaveras, francamente no sabía que quería estudiar, estaba indecisa, malhumorada.
Ahora me doy cuenta que es un poco igual lo que decidas, el tiempo pasa volando y lo importante es colaborar para una sociedad justa, mejor, que evolucione en el buen sentido y crezca en virtudes. Todas las profesiones deben estar encaminadas en esa dirección, nada fácil, pero tampoco difícil. Así que “ánimos”. Juventud, tenéis el divino tesoro, todo el tiempo por delante para cambiar las mentes, transformar a los ignorantes, vencer a los enemigos y con ello, las posibles frustraciones que nuestro “querer ser en esta sociedad” han ido forjando en nosotros.
Adelante juventud, sed abogados, profesionales de la sanidad, vendedores, cuidadores de perros, de ancianos, veterinarios, filólogos, filósofos, amas de casa... pero todo, con la dignidad del ser, del querer ser servicial a los seres vivos, al bien común.
Yo quise ser astronauta para viajar a la luna en el ano 2000. No lo fui, no pude irme a Estados Unidos para estudiar ni era todo lo buena que quisiera en Física, pero ¿saben qué?, estamos en el año 2016, y el hombre no ha vuelto a pisar la luna. Aunque fuera astronauta, no hubiese llegado a hacer el anhelado viaje espacial tan especial para mí. Tanto estudio habría hecho para no cumplir mi sueño de adolescente.
Lo mejor es dejarse llevar por las olas, como diría el poeta, aquél que escribe versos por vocación real, pues muchos ven en ellos, y bien lo saben, a personas algo chifladas, puede que algo frustradas y desafortunadas, también. Todo es posible, pero por otro lado, también puede no ser. Los más sabios les considerarán letrados de nivel.
La vida es dura.
Ciertamente es bueno estudiar algo que te guste, pero que también se te dé bien. Algo que te motive y si no lo encuentras, no llores, sirve a la sociedad con tus acciones, si es tocar botones, tócalos con amor, barriendo, pues hazlo cantando, peinando pelos inventa nuevos peinados y muéstralos a los amigos. Si eres conserje, saluda con una sonrisa. Ama de casa, cuida de tu familia mejor que nadie, y si eres profesor, educa con el ejemplo y el amor. Un abogado, debe ser hombre legal y correcto, un médico debe intentar curar siempre lo mejor posible a sus pacientes y debe ayudarlos siempre a vivir con buena salud. Un vendedor debe establecer precios justos.
La felicidad, querida adolescencia, está en estas acciones, no en ser ésto o en llegar a ser aquéllo.
Dedica tu vida al bien, a lo bueno, a cumplir con proyectos y ayudar. Acabarás siempre el día feliz y dormirás muy bien.
La nota para lo que pueda ser, si no puedes ser Fisioterapeuta, sé Auxiliar Sanitario o estudia una Formación Profesional. Pero muévete en alguna dirección, nunca dejes de moverte y de luchar, de desenfundar tu espada y tus ansias por el progreso y la libertad, la equidad, la mente sana y la legalidad.
Adolescentes, los mayores os animamos a continuar con el cambio que ilusionados empezamos allá por la década de los noventa, confiando en vuestra inteligencia y buen hacer. Vuestra preparación y dedicación, y ahora pensando que esta lectura no os dejara indiferentes. Sabiendo que estas letras os llegaran al fondo del alma para curaros y llevaros a la fuente de la eterna juventud: sentir, pensar y luchar por estar bien y hacer que otros se sientan igualmente cómodos, atendidos y respetados, si así lo merecen.
Siendo un poco más concretos. Podemos apuntar algunos datos sobre las profesiones con un porvenir más asegurado.
La Informática dicen que tiene un presente y futuro prometedor, que arrasa, pero te aconsejo que si te metes en ese mundo también intentes pillar a los que usan este medio para cometer abusos, estafas y mentir a una gran cantidad de ignorantes que andan navegando sorda y ciegamente y que todavía desconocen el verdadero mundo de Internet.
Ser piloto de avión atrae a los hombres, pero ten en cuenta que si lo eres tienes bajo tu responsabilidad muchas vidas a diario, gente con familias, ilusiones, así que debes dar siempre lo mejor de ti. Volar con el avión no es hacerlo con la imaginación, cuando llevas el avión, eres las alas de muchos seres vivos que solos, no sabrían volar. Eres la esperanza de llegar a destino, dónde te esperan con ansias, eres su alma y ellos, unos cuerpos que se dejan conducir por tu sabiduría y buen oficio.
Medicina es una de las carreras mas demandadas, porque ser médico se considera como un acto de cercanía a Dios, un sacerdocio que trae el cielo a tu puerta. Es una mentira. Puedes estar mas al lado del Todopoderoso mismo bailando medio desnuda en un cabaret. Si esos pervertidos necesitan ver chicha, que la vean, claro nunca te acuestes con ellos, no cruces la línea entre la dignidad y el pecado. Baila simplemente y permíteles que estén alegres, así se irán con una sonrisa en sus rostros y tú te habrás ganado tus reales para mantener a los tuyos. Jamás les cuentes que sabes de sus fallos abismales ni les hables de sus problemas subyacentes, porque necesitas seguir trabajando. Guiar, que les guíen las lecturas si las buscan. De lo contrario, considérales tus clientes y sácales rentabilidad. Pero de perdidos, no al río, sino a vuestras casas, a dormir, porque tú eres decente e hija del sol, de Dios. Que te coman con los ojos y se vayan deseando lo que realmente les bajaría el cielo a sus vidas, un beso tuyo, mujer trabajadora y creyente.
He hecho esta comparación extremista para expresar que la dignidad del ser no está en la profesión a la que te dediques, sino en lo que practicas en tu vida privada. Puedes tener doctorados y una vida que deje mucho que desear ante los ojos de Dios, y sin embargo, piensas que por el hecho de tener titulaciones ya has cumplido y que una eternidad entre nubes te espera.
Y para terminar, son mucho los jóvenes “ninis”, que ni estudian ni trabajan y se deciden a vivir de sus padres. Lo hacen los que pueden escapando de un mundo laboral que siempre robará la sonrisa al ser humano. Pero las sociedades están hechas para el trabajo y este tipo de conductas no están del todo bien vistas. Yo al respecto, no opino.
¿Y tú?, ¿a qué te vas a dedicar de mayor?. Pensaste ya a qué te gustaría dedicar tu vida el día de mañana?. Piénsalo, aunque mi consejo es también que te dejes llevar por las olas, el destino y el azar, ¿sabes por qué?, porque ganan siempre la guerra y tú simplemente puedes batallar previamente para intentar ser o no ser. Ganar una batalla, amigos, no es ganar la guerra.
Yo, para ayudarte un poco, te cuento que si piensas en una salida laboral segura porque no tendrás una gran herencia o eres de clase muy media, estas son las profesiones con mejor proyección laboral hoy en día según un artículo de la Fundación Universia: enfermeras/ directores de operaciones/ desarrolladores de aplicaciones de software/ especialistas en medicina y cirugía/ auditores y técnicos contables/ consultotres de dirección y analistas de sistemas.
A ver con qué me sorprendes el día de mañana, y a ver con qué te sorprendes, porque lo dicho, lo que puede llegar a ser cada uno, está en las estrellas.


lunes, octubre 15, 2018

Positividad a 120 km/hora



Por Peregrina Flor

Hoy siento deseos de brindar mis manos para sujetarte y que no te tires al abismo. Suicidarse, nunca. A pesar de que interiormente sepas que las conductas de otros pueden llevarte a esa acción. La velocidad máxima permitida a la que debemos conducirnos es 120 km/h, porque si nos excedemos podemos chocar y destruirnos.
La vida es corta y no se quien reparte suerte, pero unos no tienen nada, otros regular y otros parecen robarla toda y acumularla por toneladas en sus casas y trasteros.
Si eres de los desafortunados, no llores, tienes la mayor de las virtudes, pues podrás ver en todos los seres con los que trates su cara oculta, y aunque la realidad duela, adquirirás sabiduría, y ella te empujará a sentirte bien en tu mundo particular y abstracto, aunque los gigantes necios del mundo te aparten, humillen y rechacen en cada paso que dan o comunicación que intercambien contigo, así que tú les vencerás.
Coincidamos entonces en que la mayor riqueza es la inmaterial, y si los ricos no suelen tener bienes inmateriales en su haber porque no saben o no quieren, entonces, no valen nada y te recomiendo que con premura te apartes de ellos, porque acabarán contigo y nada les importarán tus necesidades ni sufrimientos. Ellos no te ayudaran jamás , mismo te robarán la sonrisa y enterrarán tus ilusiones.
Para tener dinero, si no recibes herencia, tendrás que trabajar y luchar, pero aunque nunca llegues a tener todo lo que deseas, no lo olvides, tienes la sabiduría del luchador, del pobre, gran aliada de vida que te permitirá continuar dignamente en tu trayecto sabiendo girar bien en las curvas peligrosas que lo accidentado del terreno no ha podido evitar tener.
Hay tanto que contar sobre este tema, tanto espacio en blanco que rellenar escribiendo poco a poco, letra a letra, que espero no cansarme ni dejarlo, pero tampoco lo contaré todo lo que sé en este artículo. Cuesta explicar las experiencias porque recordar es volver a vivir todo lo que nos ha pasado y no sin dejarnos cicatrices que por cierto, casi solas se han curado.
Quiero comunicar fortaleza y esperanza ante las diversas adversidades que se presenten robándonos el muy feliz día a día.
No se si acabaré este articulo algún día, ya llevo varios escribiéndolo. No sé tampoco si lloraré y mojaré el papel antes de pasarlo a ordenador y enviarlo a alguna revista.
La vida es dura, desde que nacemos tenemos que batallar contra los virus, posibles accidentes y diversas enfermedades que minan muestra salud y nos van deteniendo entre roca y roca con la que además, deberemos necesariamente tropezar. Y todo, para aprender un poco más a ser positivos a la velocidad que podamos, aunque lo recomendable es, como ya he dicho, a 120 km/h..
Claro que sí, los obstáculos están ahí para pasar por encima de ellos con la cabeza bien alta y pisando fuerte, para no permitir que nos pisen los insensatos. Hoy hay buenos médicos que curan nuestras fastidiosas enfermedades aliviando nuestro dolor y recuperando nuestra fe, perdida entre las piedras negras y deformes.
Paso a paso vamos recorriendo el sendero dándonos cuenta de que siempre encontraremos manos amistosas que se nos tienden gratuitamente, a cambio de una tímida sonrisa. Al irnos a la cama por las noches, debemos llevarnos la esperanza de un mañana mejor, que debemos construir entre todos, ladrillo a ladrillo.
Dormir en paz y durante horas o bien poco tiempo, no importa, pero disfrutar por tus aciertos: la mejoría en la vida del mendigo que ayudaste dándole ropa y comida, el perro sin raza que finalmente adoptaste y que ahora te hace tanto bien.
El trabajo, debe ser visto como algo necesario en nuestra sociedad, jamás como una especie de cáncer incurable porque nadie pueda apartarnos de el.
Yo, por ejemplo, me siento orgullosa de donar toda mi obra literaria al beneficio y bienestar de los animales abandonados de cualquier especie y en todo el mundo, y para que mi deseo se realice, ya moveré los hilos que tenga que mover, pero a su tiempo y en una opurtuna compañía.
Ten tú también algo de lo que sentirte orgulloso, ayuda a otros a vivir su día a día sin amarguras, porque eso te sacará de los charcos y te empujará con holgura a ser positivo en este mundo cruel y satánico, que es de lo que hablamos.
La vida es de este modo, yo desearía que fuera un poco mejor, pero ante los contratiempos solamente encontré un medicamento, que comercializo o regalo como "Positividad a la velocidad máxima permitida". A toda costa, contra viento y marea, terremoto y tsunamis, tempestades y holocaustos, apocalipsis y horror, caídas y entierros, decepciones y equivocaciones.
No te confundan mis palabras acristaladas. Ellas son también claras como el agua de un manantial, porque te quiero ayudar, sabiendo además, que puedo hacerlo.
El optimismo nos invita a desarrollar nuestras cualidades escondidas, mostrándonos un mundo mejor de lo que es, y hace que crezcamos sin carencias importantes, llenos de virtudes que desconocíamos que formaran parte de nuestros espíritus. De forma que ser optimistas alarga la vida y nos ayuda a llegar a ancianos, a vivir mas y ver siempre el lado bueno de las cosas.
A cualquier centenario/a, al que preguntes su secreto de longevidad, siempre te mostrará el lado bueno de su vida, aunque fuera muy negra y llena de calamidades.
Un centenario fue y es ante todo y todos, positivo, la mayoría de ellos ha llevado una vida normal y los hay que enviudaron jóvenes y no se han vuelto a emparejar. Con lo cual, en casi todos los casos se respira un aire de religiosidad encendida en su interior. La fe ayuda a vivir.
A mí, siempre me ha gustado ayudar a los animales de cuatro patas y eso me ha impulsado a ser mejor, a sentirme realizada por cada uno de ellos a los que ayudo. Es una buena forma de sentirse bien por algo sencillo y, que a mayores, te va a ayudar a ser una persona alegre.
Bailemos todos al ritmo del progreso y la vida en alza, con la cabeza llena de ilusiones y la mente sana, abierta y siempre dando soluciones a las crisis, salidas a las informaciones sobre vida social y política que nos llegan, como los robos de miembros de partidos políticos mayoritarios o si PODEMOS es excelente alumno del comunismo venezolano. O bien, si nos bajan los sueldos o nos despiden o acosan social y sexualmente en el trabajo.
La vida política ciertamente nos controla y decepciona, así que les haremos frente y les daremos la cara a los políticos desde nuestra posición de ciudadanos de a pie y diciéndoles a todos ellos que no podrán con nosotros porque no seremos negativos aunque nos echen siempre tierra encima con sus malas y escondidas acciones. Deberían ser castigados por corruptos, violadores del derecho pueblerino de confiar en sus representantes y por todas sus mentiras, vidas alocadas llenas de despilfarro, viajar a todo dar con nuestro dinero y no cortarse ni un pelo en reducirnos los días libres, que buena falta nos hacen para cuidar de nuestros enfermos.
Contra ellos, es necesario ser optimistas a 180 km/h. Pero iríamos demasiado rápido, nos estrellaríamos y no sería viable una positividad situada tan al extremo. Cometeríamos infracción porque la velocidad máxima permitida es 120 km/h.

domingo, octubre 14, 2018

CHAPERO, lo nuevo y más transgresor de David González.

CHAPERO contiene escenas de alto voltaje sexual.



CHAPERO es lo último del cineasta David González, un film donde rebusca en lo más oscuro del mundo de la noche y la lacra con doble moral.

Partiendo de una sencilla premisa, CHAPERO nos presenta un mundo del que poco se habla o al menos no como se debería.

La prostitución masculina juvenil, mezclado con la transfobia y las diferentes etnias.

Ismael es un joven y atractivo gitano de diecisiete años que es echado de su casa al descubrirse su condición sexual, algo que la familia no aceptará.

El chico conocerá durante su primera noche en la calle a Nines, una adorable prostituta transexual que hará amistad con el chico y le aconsejará sobre los peligros de la noche. 

El joven debutante Quim Jiménez da vida a Ismael, un chapero gitano de 17 años.


Aunque el film contiene escenas altamente eróticas y violentas, no deja de tener su ya habitual denuncia social, claro que quizás esta vez el mensaje es más impactante y contundente.

El debutante Quim Jiménez (quien es en la vida real de raza gitana y cuyo personaje está muy inspirado en su vida real) ha tenido la ardua tarea de dar voz a una parte de la sociedad discriminada y marginada.

No solamente su juventud es explotada y saciada en pantalla (contiene escenas sexuales de alto voltaje y varios desnudos) sino también sus emociones. 

"El personaje de Ismael era complicado y muy particular, y aunque el rodaje fue intenso podemos ver en las imágenes el magnífico resultado" dice González.

Completan el reparto Isabel Gascón como la madrastra paya del chico, Daniel Esteban (el chico rubio de la piscina en Boys Club) como el amante de Ismael, Ximena de los Santos como Nines, Miguel Ramírez como un importante hombre de negocios que se encapricha del chico y lo lleva a su casa, Andrés Reyes como un agresivo fetichista morboso, Jorge Molina como un extremeño en Badalona que le encantan los jóvenes y Hadu Romero como una vulgar prostituta latina verdulera que meterá al joven en algún que otro apuro.

El proyecto será estrenado en noviembre pero ya se puede ver el trailer en Youtube, Instagram, Vimeo y Facebook desde la cuenta del director David González y de la productora Young Talents Films.

LIENZOS QUE REFLEXIONAN


Entre pasteles, carboncillo, óleo
He dado más de 8000 cuadros,
A Conventos e Iglesias,
Pensando en los animales.
No pueda la insensatez
Y hagan las cosas bien ya que...
Transcurra la vida tranquila y sin males.
Pero hace ya que ni pinto más.
Pero los libros son míos.
Trabío chuchío. 

jueves, octubre 11, 2018

EL NOMBRE SECRETO DEL AGUA.


EL NOMBRE SECRETO DEL AGUA

FAUSTINO LOBATO DELGADO


Reseña del libro: 

“El nombre secreto del  agua” 

de Faustino Lobato

por MARÍA ÁNGELES LONARDI





El autor utiliza una frase de Heráclito, que aparece al inicio del libro: “Todo fluye, todo cambia, nada permanece” para darle nombre a cada apartado y así, el libro se divide de la siguiente manera:

Todo fluye, apartado I, Todo cambia, apartado II, Nada permanece, apartado III
e intenta explicar con poemas todo lo que nos dice Heráclito.

Como el nombre del agua es secreto, el autor está despertando nuestra curiosidad, desde la primera página y la pregunta es inminente: ¿Cuál es ese nombre? O también ¿Quién es? ¿Quién soy? Ante el interrogante, soy agua. Y ¿qué le ocurre al agua? Con estos poemas el autor intenta descifrar el enigma y descubrir el misterio.

Y coloca también al inicio del libro, muy acertadamente, una frase de Michel Houellebecq: “Estoy en tu presencia/como ante otro mundo/no obstante llego al fondo de ti/me detengo, escucho los segundos/ y hay allí otro mundo” pretendiendo hacernos saber que hay alguien más, que siempre, hay alguien más. “No obstante” – dice- , “me detengo y escucho” como a la vera de un rio…porque el agua es verdad, el agua es vida, el agua es cambio, el agua es movimiento.

Comienza diciendo: “Todo fluye”. La primera parte es un canto al movimiento.
Utiliza el simbolismo y la metáfora pero sin exagerar y en una comparativa muy bien cuidada va destejiendo una madeja, en el afán de darnos pautas de cómo reconocer el agua y cómo hallar el parecido con cada uno de nosotros. Podemos decir que personifica al agua y lo compara con uno mismo; e identifica a otros elementos también, como la tierra, el fuego o el aire, nombrando así, los cuatro elementos esenciales de la vida.
El autor nos habla de un hombre que se reconoce en medio de la fragilidad, vulnerable y condenado a repetir “sensaciones queridas y pocas veces alcanzadas”.
Es decir, el agua da nombre, da sentido a su existencia y en el agua cree encontrar su razón de ser. Y en el sentir escapar el agua entre los dedos nos describe la magia que fluye mansamente como las horas de nuestro día a día. Nos habla de un sereno discurrir en la monotonía de los días.

Reconoce al agua como un elemento principio de la vida que configura y conforma la existencia de los seres, de cada uno de nosotros y de esta manera universaliza el contenido del libro.

Todo fluye en medio de la confusión y se vuelve lucha contra corriente e impetuosa a la vez, como en la vida misma; estableciendo así un hermoso paralelismo.

Esas luchas contra las corrientes internas, los impulsos, los deseos irrefrenables nos llevan a veces a mantener un desgaste de energía que nos anula y no nos permite relacionarnos adecuadamente, por no estar en paz con nosotros mismos, con nuestro interior. Si no hay paz interior, no podemos proyectarnos y corremos el riesgo de ensimismarnos, de caer en el ostracismo.

Sin embargo, este hombre va ligero de equipaje, libre de prejuicios y se deja llevar. Obedece al verbo sin oponer resistencia intentando llegar al paraíso.
Descubre también la distancia que existe entre el mensaje y la palabra en los labios, esa palabra no dicha que se queda en la boca y se pregunta ¿Cómo romper con todo? ¿Cómo dejarse abrazar hasta la última coma del cuerpo. Porque el cuerpo es palabra.

Todo fluye. Y en ese movimiento, él busca el equilibrio entre las curvas del verso y se siente creador. Y es el silencio. Y busca refugio en el silencio soportando “la melancolía de las horas”. Está en movimiento, en constante búsqueda…

En la segunda parte, nos habla de cambio y cuando cambia el paisaje y el agua, todo cambia. Y cambia el ser humano como el agua que “transita entre las manos”.

Pero, en medio de tanto cambio, algo nos conecta, algo nos mantiene…La memoria del ser es fundamental, nos mantiene con los pies en la tierra, nos define. Al mismo tiempo nos descubre el caprichoso destino pecador que cargamos como una cruz y que resiste al mismísimo infierno.
Todo cambia, todo es expresión. Habla del “lenguaje de los gestos” para expresarnos.

Aquí aparecen dos elementos: tierra y el fuego. Tierra que conforma el cambio en los contornos de la existencia y Fuego que nos habita. Pugna vital en constante cambio.

Nos habla de: el camino, el barro, la huella, la debilidad, la bruma…El hombre hacedor de su destino, artífice que pretende ponerle nombre a todo y que, ante la encrucijada, no quiere romper la armonía, no quiere equivocarse, ni olvidar otras miradas que lo invaden y de las que también se siente responsable. Porque este ser, no está solo.

Los impulsos lo llevan a dar el primer paso, a dar un beso, un abrazo que lo protege de sus dudas. En medio de este cambio, siente “la angustia de las pérdidas y la alegría de todos los encuentros”. Porque la carne es frágil, es débil.

La incertidumbre del cambio es inherente al ser, sin embargo, este ser descubre el amor y se sorprende. Y en el encuentro de la carne, reconoce el capricho y no puede ignorar la angustia de la soledad que lo determina.
Busca, no tiene palabras para describir lo que siente, la pasión lo abraza, y pretende tontamente, frenar el vértigo de la corriente…

Con “el ímpetu del aire, en torbellino”, más allá de los temores, se lanza libre. Huye de la soledad y entonces descubre que nada permanece y en la tercera parte nos habla de lo efímero. Quiere escuchar el agua, pretende encontrar las respuestas entre los rumores de un manantial. Y aunque vuelva la nostalgia del pasado, en este presente que le toca vivir descubre que nada es permanente y se “resiste a sucumbir bajo la historia de estos días de fluir como el agua”. Todo es cambio, todo es movimiento.

Desea estar a solas para encontrarse a sí mismo. Los temores lo acechan. La soledad le “cuenta historias reales sin héroes ni princesas, de abrazos que no fueron”, de fracasos, de silencios, mientras él reconoce “ese afán de otro universo que juega a ser cielo”. Pero, en ese silencio, la angustia toma partido.

El ser busca certezas y no las encuentra. Ese es nuestro sino. Teme y sigue “mudo ante la fragilidad del misterio que lo circunda”. El resiste en su interior aferrado a un “impulso que busca en el espejo del agua versos prohibidos”. Versos que nos muestran a un hombre frágil, vulnerable, contrariado e inseguro, que conoce sus miedos, que no les teme, pero que, también sabe que todo es efímero, que todo es cambio, es fluir como el río, como el agua.

Un libro que nos muestra un ser humano, muy humano, como cualquiera, que a pesar de saber de esa fragilidad y la falta de certezas, con el verbo apenas como única arma, con la palabra, conserva el anhelo de darle nombre al agua, nombre a esa atracción que se hace irrenunciable. Aunque sabe que es secreto, aunque sabe que no será fácil, no puede renunciar a buscar esas respuestas, no puede dejar de intentar darle nombre a la nada o al todo, no puede renunciar a su esencia, a pesar de la corriente de las horas.

Este libro nos enseña a mirarnos y a descubrirnos en nuestro propio reflejo en el agua.


EL NOMBRE SECRETO DEL AGUA



FAUSTINO LOBATO



Nº DE PÁGINAS: 82 PÁGS.

ENCUADERNACIÓN: TAPA BLANDA

EDITORIAL: VITRUVIO

LENGUA: CASTELLANO

ISBN: 9788494532672

COLECCIÓN BAÑOS DEL CARMEN, Nº 574, AÑO 2016.

Escritor nacido en Almendralejo (1952), aunque gran parte de su vida transcurre en Badajoz donde mantiene una estrecha relación con el mundo gitano. Hombre de mundo, sobre el que ha dejado su amplia travesía de tránsitos y geografías. En su estancia en Belgica toma contacto con poetas y autores de la narrativa franco-belga. Hombre comprometido. Actualmente es profesor docente de Filosofía.


Colabora como columnista en el periódico digital Extremaduraaldia.com. Participa en los foros de poesía Libertad 8 y Poesía pura.


Ha obtenido el Diploma de honor en el V Concurso Internacional de Arte "Amico Rom" en Lanciano (Italia), el Primer Premio de Poesía Villa de Montijo (2000), el Primer Premio en el Concurso de Poesía de Primavera de la Real Sociedad Económica de Amigos del País (2002), Premio del II Concurso de Cartas de Amor de San Vicente de Alcántara.




MARÍA ÁNGELES LONARDI

Por: María Ángeles Lonardi

Nació en Larroque, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Es Poeta, Escritora y Profesora.

Desde 2002 está radicada en Almería España y participa activamente en las letras.

Posee numerosos Premios literarios en Argentina,en España y premios Internacionales.

Libros de poemas publicados “Amores” (1997) “Entre calamidades y milagros” (2005).El jardín azul (2014) dentro de “Cuatro poetas” IEA y “Poemas para leer a deshoras” (2017).

Integra varias Antologías a ambos lados del Atlántico. Es Jurado de Concursos literarios.

Es miembro del Departamento de Arte y Literatura del Instituto de Estudios Almerienses, miembro del Centro Andaluz de las Letras e integrante del Circuito “Ronda andaluza”.

Es Miembro del Movimiento “Humanismo solidario” e integrante del colectivo “Poetas del Sur”.   

Su trayectoria, en su blog personal: 



miércoles, octubre 10, 2018

Síntesis por Ley




Escribo y todo es igual,
Menos que viviendo,
Me saqueen, o muriendo,
Violen mi voluntad.
Me es lo mismo
Donde llegue o no lo por mí escrito.
Pero no me es igual
Que no me dejen
Libre y esta es mi síntesis. 

martes, octubre 09, 2018

Cartas de mis ¿amigos?


Cartas de mis.. ¿amigos?

¿Los hay?...

Recuerdos simples.







Para las palomas de mis recuerdos 

en Plaza Charabubop,  tenía doce años.



Recibí hoy dos cartas que me emocionaron, una de las hermanas Laura y Auria Salgado Hernández, y otra de mi queridísima amiga Lucrecia que está estudiando en Madrid un doctorado.

Las hermanas Salgado me contaron cosas de su pasado… me ha gustado saber de ellas… yo destacaría estos párrafos de su carta, una carta en donde me mostraban una redacción para el profesor Ernesto, que escribiría un libro de sus memorias en el que pensaba incluirlas:

Corría el año 1988. Era nuestro tercer curso de carrera en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. 

Desde aquella, han pasado más de veinte años… pero aún recordamos el primer día en que vimos entrar por la puerta a un señor con corbata y muy sonriente. Nos llamó la atención, ya que normalmente los profesores entraban muy serios, imponiendo respeto. Este señor comenzó a hablarnos de lo que sería su materia: “Ética de los medios audiovisuales”.

Poco a poco, según iban transcurriendo las clases, nuestra amistad comenzó a crecer. Siempre dedicaba unos minutos de su tiempo para hablar con las dos, cosa que hacía antes de comenzar o terminar de dar su materia, o bien, cuando nos veíamos en el pasillo. Día a día nos fuimos conociendo y hablando de los asuntos más diversos.

Era un profesor atípico, muy simpático y agradable, que sabía lo que decía y que no necesitaba leer en sus apuntes para explicar las lecciones. Pensamos que hablaba de aquello que realmente le fascinaba y que conocía a fondo: los medios audiovisuales y el tratamiento ético de la información. 

Nos gustaba como profesor porque no intentaba “sentar cátedra”, al contrario, él nos proponía un tema y nos daba su opinión, después dejaba que nosotros lo discutiésemos libremente. Él se limitaba a intervenir como simple moderador o para acotar el tema y que no nos alejásemos de lo que a él realmente le interesaba.

Como profesor era muy querido por todos sus alumnos. Muchos de nosotros le comentábamos incluso los problemas que nos surgieran con otros de nuestros profesores. Él siempre nos escuchaba con atención, siempre tenía una palabra de aliento para todos, pero sobretodo, tenía una amplia sonrisa y es cierto eso de que hay momentos en la vida, en que se agradece más un gesto cariñoso que miles de  palabras.

Su buena educación, su buen humor, su amplia cultura, pues fue un hombre que  viajara y estudiara mucho, y también, por qué no decirlo, sus bonitas corbatas, que le hacían ver siempre como una persona curiosa, que le gusta verse bien, hizo que nos fuésemos haciendo cada día más amigos...  Por ese motivo, con el tiempo  llegamos a conocer casi todos sus gustos y su gran pasión por escribir. 

En 1990 nos traslademos a Sanpiaghí, en Jhurrujuña Ghunmj,  para comenzar a trabajar en Televisión al mismo tiempo que hacer el doctorado en Ciencias de la Información en la Universidad de Sanpiaghí, pero la distancia no ha impedido que siguiésemos comunicándonos por teléfono o por correo electrónico. Así nos enterábamos de como iban nuestras vidas, de nuestras tristezas y de nuestras alegrías. Por ejemplo, seguimos muy de cerca la evolución de la convalecencia de su padre antes de morir. Sabemos que Ernesto lo sintió muchísimo, como buen hijo que ha sido.

Ernesto es una de esas personas que quisiéramos tener siempre como nuestro amigo. Sabemos que siempre podemos contar con sus consejos y su ayuda, sin importar los kilómetros que nos separen ni la diferencia de edad... No hay nada ni nadie en el mundo que pueda destruir nuestra hermosa amistad, que fue creciendo a lo largo de muchos años. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que ha sido nuestro profesor, uno de los que más hemos aprendido como ser humano y como docente y, además, sabemos que llegó a ser muy admirado por su forma de ser y su comportamiento con todos en la facultad.

Él nos enseñó que no cuesta nada ser amables los unos con los otros, que se puede hacer el trabajo con buen humor, que con buenas palabras se logra más que con gritos, que no hace falta discutir para conseguir lo que se quiere, que una sonrisa puede llegar a abrir miles de puertas... En resumen, con él hemos aprendido una forma de comportamiento ante la vida y en el desempeño del trabajo... y eso podría ser un buen concepto de ética, ¿no?...

Van pasando los años, y cuando miramos atrás, a esos estupendos años que vivimos como universitarias en Madrid, Ernesto siempre está ahí... ¿Cómo podría no estarlo?

Todo lo que sentimos por ti te lo podemos resumir en dos palabras muy simples: “te queremos muchísimo”.

Estas son unas palabras que el profesor Ernesto incluiría en uno de sus libros y que les pidió a mis dos amigas que escribieran.

Mi amiga Lukrecia Urriertí Chastañedán, en cambio, me respondía así a un e-mail que le enviara preguntándole como le iba por Madrid y si estaba preparada para el mundo laboral:

Llegando enero, trabajaré. ¿Iréis a Lourdes a visitar el santuario de la virgen?. ¿Qué tal vasss kom tu ascenso?... ¿No ibáis a Beughjutá?... Los humanos de aquí siguen “igual de habladores”, palll colmo de pesares, el otro día comprobé definitivamente q´el encargado de mi doctorado es un incompetente, poeta de los malos, sucio, ladrón, que no sabe redactar ni dar clase, y q´ quiere que los que trabajamos nos bajemos los salarios en aras de las obras públicas de la Ciudad de Righartejk. 

Horas pasé,  retorciéndome de pena y llanto en la silla del comedor, no en su cara de bobo... Saqué poca nota porque que se dio cuenta de mis risas alegronas, llantos, no equivocados, sueños y lamentos varios, que espero llegue a olvidar. Y uno, dos, cinco y volver a empezar.

Kortooo el tema...mucho ánimo amiga y besazos para Clara Ghinduschaigh, nuestra amiga en común.

Un abrazo.

Carta a una amiga… mi amiga Doñita Wharmen Lhighón Chupxanjuín…

Le pregunté a Manel Aurelio Almaritow Lhopezas y me dice que lo del Dogheretí del 19 no es nada más que los requisitos para presentarse a las pruebas. El día que no viniste hubo una manifestación pacífica para que no haya negación por parte de los sindicatos a que se haga la nueva votación. Yo no fui porque me llevo bien con Manuel y con Pablo de Rodríguez y no quería que me vieran ahí. 

Ruchardefg di Ranxalazrrén se enfadó muchísimo conmigo, luego le hablé y me preguntó porque no fuera. En principio no sé en que quedará todo... Los sindicatos están nerviosos por la votación. Bueno señorita Chupxanjuín, ¿qué tal lo del bulto, qué te ha dicho el doctor?. Sigue estudiando, que yo creo el nuevo sindicato no va a tener la fuerza suficiente para anular exámenes.  Hasta luego.

La respuesta de Wharmencill ha sido:

Hola, estaba sedada en la intervención, luego me llevaron para una sala nueve largas horas, me dieron paracetamol y un jarabe barato, el lunes tengo que volver a ir el médico de cabecera.

Pásalo divinamente por Chasjtellok, disfruta de los días libres que bien te los mereces y ya me contarás a la vuelta. Ah, si pasa algo novedoso en el mundito laboral mantenme informada. Un abrazo. Wharmencill de Bucanpartibell.

Al día siguiente, le contesté:

Me alegra que hayas salido bien. Si puedes escríbele a Filomena que estaba también preocupada. Su e-mail es Filomenamany98642325pervcong7@Lmueldi.com. Por aquí nadie habla del tema de las pruebas, no sé como va la cosa. Tampoco he preguntado. Las habrá, de una u otra forma... la empresa no va a dar el brazo a torcer... sino las plazas quedarán ahí o por ahí...

Respecto a Chasjtellok, aún no sé si iré, creo que sí, pero es que Quique di Fherghuj se enfermó y si no está de alta tendré que pedirle a María Teresa Nujghantielp que me haga cuatro días en lugar de dos. Creo que no habrá problema. Espero, que no si no perderé 200 euros. Te contaré. Cuídate mucho y esperamos verte pronto por aquí... aunque seguro que tú estás mejor en casa.

Besos.

Un día después volví a escribirle:

Hola Wharmencill, espero que estés mejor... claro que mejor que aquí seguro que estás. Tus compañeros de departamento me han pedido tu e-mail para enviarte un saludo, espero que no te importe que se lo haya dado. Creo que te quieren bastante. Un saludo. 



Wharmen Wharmencille, que tanto al trabajo faltaste…Nos conocemos desde muy pequeñas, cinco años, ¿y qué?... Yo no sé si estás enferma o te haces… Wharmen Wharmen, deja de quejarte… Wharmencille… como me engañaste… Wharmen yo no puedo hacer lo que tú haces. Wharmen,  que eres como un clavel rojo para Gustavo Yuriari, tu enamorado, Wharmen, que tú también te has reído de nuestra amistad… Wharmencill, que sin embargo debo seguir… hablándote.

jueves, septiembre 20, 2018

CAFFÈ LETTERARIO MANGIAPAROLE.



María Ángeles Lonardi, recién regresada de Roma, nos cuenta las emociones tan intensas que ha vivido en la antigua capital de imperio romano. Esta poeta y escritora Entrerriana y Argentina, afincada desde hace muchos años en Almería, es nieta de italianos nacidos en Verona, de la región del Véneto, al norte de Italia, y recientemente, ha visto su sueño hecho realidad al ser invitada como Huésped excepcional, como poetisa argentina a participar en una Lectura poética en Mangiaparole, y presentación de su libro “Poemas para leer a deshoras”, de Letra Impar, 2017.

CAFFÈ LETTERARIO. MANGIAPAROLE

Mariángeles comentó hace un par de meses a unos amigos en Roma, que viajaría a primeros de septiembre a la ciudad eterna y fue así que, aprovechando su viaje, la invitaron para compartir una Lectura poética como poetisa argentina invitada de excepción, tal y como dice en el cartel que prepararon un mes antes y con el que invitaban al público a asistir al evento.

María Ángeles Lonardi

La lectura fue en Mangiaparole, un café literario muy conocido en el mundillo de las letras del país vecino, donde se hacen lecturas poéticas y presentaciones, etc. y se puede tomar un buen vino y comer algo frugal mientras se disfruta del arte y la buena compañía. A dicha lectura, bajo el lema “por la paz, la sostenibilidad y la justicia” concurrieron invitados treinta poetas y una traductora muy simpática, Antonietta Tiberia que tradujo acertadamente los poemas y palabras de la autora.


café Literario Mangiaparole


La lectura fue alternando poemas de Lonardi y de los presentes, en italiano y español y no fue una lectura simplemente, sino más bien, una presentación de su libro “Poemas para leer a deshoras”, acompañada y arropada por lecturas de poemas. 




Después de una magnífica presentación a cargo de Cinzia Marulli, organizadora del acto que compartió la mesa con la autora, Mariángeles se atrevió a hablar unas palabras en italiano, muy emocionada, como agradecimiento por esta invitación que para ella es muy especial. 

café Literario Mangiaparole



café Literario Mangiaparole
Y por las fotos podemos ver que estuvo muy bien acompañada y que fue una presentación exitosa. ¡Enhorabuena!








café Literario Mangiaparole
Nuestra poeta quiere agradecer muy especialmente a los organizadores y coordinadores del evento Marco Limiti y Cinzia Marulli en colaboración con la Asociación Academia Creativa territorial de Tiziana Colusso y la organización internacional No- profit 100 mil poetas por el cambio. (tal y como aparece en el cartel del evento). 






 Y a la gente del café Literario Mangiaparole que son estupendos. Gracias  a todos siempre.


CUIDADO CON LO QUE DESEAS


Dime si no has deseado,
más de una vez,
que el mundo fuera pequeño,
que sus bordes encajaran
en un diminuto pañuelo.
Dime si no has pensado
que así estarías más cerca
para poder abrazarnos
y reírnos de las distancias
que nos dejan en tierra de nadie,
como a Ulises soñando
con el regreso a Ítaca.
Dime si te pasa como a mí,
que viene a buscarme la nostalgia
cada vez que cierro los ojos
o que huelo a tierra mojada,
a magnolias, a hierba fresca
recién cortada, a mandarinas,
a río, a sudestada…
Cada vez que las nubes
se hacen alfombra mágica
y me llevan lejos
donde el horizonte se curva.
Allí donde el cono sur
nombra la distancia
y se agiganta…
Dime si no te pasa como a mí
cuando estrujas un pañuelo…

Del libro “Poemas para leer a deshoras”
(Letra Impar Ediciones) 2017




STAI ATTENTO A QUELLO CHE VUOI

Dimmi se non hai voluto,
più di una volta
che il mondo era piccolo,
che i suoi bordi si adattano
in un minuscolo fazzoletto.
Dimmi se non hai pensato
in questo modo saresti più vicino
essere in grado di abbracciarci
e ridi alle distanze
che ci lascia nella terra di nessuno,
come Ulisse che sogna
con il ritorno a Itaca.
Dimmi se succede a te come me,
chi viene a cercare la nostalgia
ogni volta chiudo gli occhi
o che io odori di terra bagnata,
alle magnolie, all'erba fresca
appena tagliato, ai mandarini,
al fiume, alla sudestada ...
Ogni volta che le nuvole
si fanno un tappeto magico
e mi portano via
dove l'orizzonte si curva.
Dove il cono meridionale
nominare la distanza
e cresce ...
Dimmi se non succede a te come me
quando stringo un fazzoletto ...




LA VENTANA

Mirar por la ventana cuando nadie te ve,
cuando te haces invisible.
Abrir las ventanas y dejar que el sol entre,
que lo bañe todo, que lo pinte,
que lo inunde de luz
y que la sombra
empiece a girar desconcertada.
Saltar desde afuera hacia adentro
y resbalar por una mirada indiscreta,
pendiente abajo hasta la baldosa.
Estamparte en el suelo
y desperdigar los huesos
como fragmentos de gota salada.
Cuando la lágrima cae
te sientes más sola que la una.
Dentro, en la guarida,
detrás de la ventana, tiemblas,
antes del colapso definitivo.

Cuando nadie te ve, el horizonte
deja de ser lejanía y viene.

Del libro Poemas para leer a deshoras, Letra Impar 2017

Traducido por MalenaFiorotto Presidenta Asoc de descendientes del Veneto

Guardare per la finestra quando nessuno ti vede,
quando ti fai invisibile
Aprire le finestre e lasciare che il sole possa entrare,
che lo bagne tutto, che lo dipinte,
che lo piene di luce
e che la ombra
inizia a girare sconcertata.
Saltare da fuora verso indentro
e ascivolare per uno sguardo indiscreto,
pendente basso fino alla piastrella.
Stampare nel sul pavimento
e spargere le ossa
come frammenti di goccia salata.
Quando la lacrima cade
ti senti più sola che l’ una.
Dentro, nella tana,
dietro la finestra, tremi,
davanti alla decadenza definitiva.

Quando nessuno ti vede, l'orizzonte

lascia di essere lontano e viene.




María Ángeles Lonardi nos comenta ilusionada que mientras estaba en el aeropuerto de Fiumicino, en Roma, esperando para embarcar de regreso a Almería, le informaron por correo electrónico que ha sido finalista, 4º premio, en el Concurso “Versos descubiertos” convocado por Circulo Rojo, de un total de dos mil participantes en esta convocatoria de carácter internacional. Próximamente se editará una Antología conjunta.
Otra alegría que merece ser compartida.