sábado, 27 de febrero de 2016

La red de redes. Maribel Cerezuela

Como decíamos en semanas anteriores, la red de redes ha ido invadiendo poco a poco los hogares de forma indiscriminada y sin concesiones.


LA RED DE REDES

Claro que, teníamos que haber hecho un estudio de rigor antes de escribir este artículo, pero no dudamos en que ustedes entenderán que lo que he pretendido al escribirlo no es censurar, en absoluto, aptitudes de las personas ante el uso desmesurado de la red; pero sí exponer algunos ejemplos que espero les sea de gran utilidad.


Desde muy antiguo, ya lo decía Pierre Grimal, hay versiones muy duras y contradictorias sobre la mujer, que es el tema del que vamos a tratar hoy; en su exposición sobre PANDORA, decía..."Es la primera mujer. Fue creada por Hefesto y Atenea, con ayuda de todos los dioses y por mandato de Zeus. Cada uno le confirió una cualidad, y, así, recibió la belleza, la gracia, la habilidad manual, la persuasión, etc.; pero Hermes puso en su corazón la mentira y la falacia. Hefesto la había modelado a imagen de las diosas inmortales, y Zeus la destinaba para castigo de la raza humana, a la que Prometeo acababa de dar el fuego divino. Pandora fue el regalo que todos los dioses ofrecieron a los hombres para su desgracia".


La red sirve de panacea para estos propósitos de dualidad; las personas, en este caso las mujeres, utilizan la red para hacerse una imagen que no es la suya "normalmente". Se sienten dueñas del mundo y tan pronto son verdaderas atletas como auténticas poetisas, hacen su mundo particular y se protegen en él con uñas y dientes.


El tema se encrudece cuando se pierde el concepto de espacio y tiempo y sólo existen por y para la red. La adicción a Internet nunca se ha considerado un problema serio, pero cada día son más las mujeres que confiesan no pueden dejar de navegar. Lo que antes era el hogar, la familia, los hijos, pasa a un segundo término con una rapidez aplastante. El Doctor David Greenfield, especialista en temas de crisis matrimoniales y divorcios, decía allá por el año 97, que "los matrimonios, el trabajo, los sectores financieros, son los sectores más afectados por las conexiones a la red".


Esta opinión la apoya la Doctora Kimberly Young, fundadora del Centro para Adictos En Internet, en Bradford (Pensilvania), subraya que las "ciberrelaciones son una de las razones cada vez más invocadas en los casos de divorcio". Estas relaciones cibernéticas- que no tienen por qué ser consumadas.- se idealizan, lo que afecta a la vida de pareja. El diario El Mundo, nos exponía el caso de Sandra Hacker, joven madre de 24 años, de nacionalidad estadounidense, que fue puesta en libertad bajo fianza tras ser acusada por su propio marido ante las autoridades, por abandono y negligencia en el cuidado de sus hijos, porque se pasaba más de doce horas enganchada a Internet. Como Sandra, miles de españolas, cada día más seguras de sí mismas, utilizan la red para hacerse oír. Se está imponiendo la llamada "ciber hogar virtual", donde las nuevas amas de casa, buscan su rincón para transmitir su trozo de creatividad.


Cada día, millones de internautas abandona otros quehaceres, otras actividades que hasta la fecha realizaban con normalidad, como leer un libro, pasear, pintar, hacer punto, para centrarse en Internet. Los sitios favoritos siguen siendo los portales de comunicación, donde encuentras juegos de mesa hasta foros, chat, donde de forma acalorada puedes hacerte oír sin miedos a ser discriminada o a que te digan que tienes una voz horrenda o cualquier otro adjetivo que acreciente tu autoestima. Esto en la red no se da. El refugio en los chat rooms de Internet para proyectar una imagen idealizada de unos mismos, es cada día más consultada. Hay estudios que opinan que un 10% de la población tiene una personalidad claramente adictiva, y acaba perdiendo el control, haciéndose necesaria, en casos extremos, internamiento en hospitales, como si de una desintoxicación etílica se tratara.


La Dependencia en Internet oculta problemas más graves, según los psicólogos. Algunos internautas adultos se "enganchan" de forma enfermiza a la red, hasta llegar incluso, a olvidarse de los hijos y no darles de comer, como hemos expuesto antes. En opinión del Profesor José María Prieto, titular de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, y especialista en las reacciones psicológicas del hombre frente a las máquinas, el tratamiento para los adictos a Internet, es relativamente sencillo, ya que se trata de cambiar sus esquemas de vida.


Se reconoce una adicción por varios síntomas como son: - El exceso de irritación si el sistema de conexión falla: - El interés desmesurado en escribir mensajes y responder a los recibidos: - Demasiado tiempo a lo largo del día para estar conectado sin preocuparnos por nada más.- El atrasar cada día el tiempo de desconexión, quitándose horas de sueño.- Levantarte de madrugada a ver si tienes correo electrónico. Normalmente, nadie reconoce su dependencia y aseguran que pueden dejar de visitar los portales o participar en los chats sexuales durante más de una semana sin problemas.


La sociedad suele ser mucho más permisiva con estas aptitudes cuando las lleva a cabo un hombre, que en su mismo caso, cuando las realiza una mujer. En igualdad de condiciones, los dos trabajando fuera de casa, cultos, con medios económicos de clase media alta, pero que por diversas razones, las tareas del hogar y los hijos siguen recayendo en las manos y organización de una mujer, la sociedad es muy crítica con su aptitud llamándola de todo y despreciando sus circunstancias, sin preguntarse si ese marido que tiene, la ha ayudado alguna vez en algo más que en gritarle: ¿dónde está mi comida? ¡Tengo hambre!


Estas opiniones las vamos a dejar en sociólogos, psicólogos e incluso psiquiatras, pero si que me van a permitir dar una pequeña opinión. Los artículos que he visitado, todos, atacaban a la mujer duramente, y ninguno hacía mención a las aptitudes del hombre, salvo para referirse a él como algo más genérico,.. como ... "las personas" que están muy enganchadas... y siempre justificándolo con argumentos que no he visto válidos para defender a la mujer internauta.

Como la vida misma, la red no se libra de las categorías sociales y por supuesto de la misoginia exacerbada que hay hacia la mujer, así como la consideración de un espécimen inferior que, o hay que dejar de lado, o usar para nuestros fines. Pocas opiniones me he encontrado que traten a la mujer, ante todo como persona, olvidando incluso lo de madre perfecta, cuidadora de marido, limpia, aseada.. y culta. Ni en la red se libra fácilmente la mujer de su condición de hembra ni de ese sentir culpable si hace la cena veinte minutos tarde porque estuvo chateando sobre el museo del Louvre con una amiga de Galicia.


Mujer siempre. Tendremos que seguir peleando para que en la red también se nos reconozca nuestros derechos.

Hasta la semana que viene.
Maribel Cerezuela
Publicado en Linares Digital el 21/05/2000


LO MÁS VISTO