20 mar. 2007

Flora almeriense. Maribel Cerezuela


Además de ser la Provincia de Almería, muy probablemente, la más rica de toda España en especies vegetales espontáneas, abundan también en ella los endemismos, es decir, las plantas que de todo el mundo sólo en ella se encuentran, y que son más de treinta las admitidas generalmente como tales, y existen casi otras tantas, no estudiadas aún suficientemente, para considerarlas también como endemismos.

 
Y es que el estudio de la Flora Almeriense se está haciendo con una escasez extrema de medios, teniendo que emplear diez y quince años para lo que se podía realizar en uno solo contando con medios de locomoción.

 
Vamos a empezar con una exclusivamente almeriense que se encuentra muy cerca de la capital, y que sin bajar del coche es muy fácil verla a los lados de la carretera, entre Rioja y Tabernas. Pertenece a la Area de la E. Bourgeanum.

 
Familia de las crucíferas y su flor consta, por consiguiente, de cuatro pétalos en forma de cruz. Fué herborizada en 1851 por el francés Eugenio Bourgeau, recolector de plantas de una sociedad parisiense de botánicos que le pagaban en proporción al número de plantas raras que recogía. Luego esos botánicos se las repartían, las estudiaban y por fin las determinaban. Nuestra planta le toco al botánico Cosson quien al observar que se trataba no sólo de espcie nueva sino de género, la determinó Euzomodendron Bourgeaum.

 
nota: falta fotografía de la planta y mapa de situación.

 
Información extraída, sobre esta planta, de un informe de la Junta de Andalucía:

 

 
Entre las especies más destacables de las zonas áridas del sureste ibérico se puede citar a Euzomodendron bourgeanum (género monoespecífico y endémico del Desierto de Tabernas) y otros seis endemismos, Helianthemum alypoides,Helianthemum almeriense, Androcymbium europaeum, Herniaria fontanesii, Astragalus tremolsianus y Anthirrinum charidemi, de distribución almeriense. En general abundan las formaciones de matorral y tomillar junto con palmitares, espartales, espinares, cornicales y formaciones psamofilas asociadas a zonas arenosas. Entre las especies de mayor singularidad está la rara Moricandia foetida y la caralluma o chumberillo de lobo (Caralluma europaea) que es la única planta europea con morfología cactoide. Junto con el palmito (Chamaerops humilis), la única palmera europea, remarcan el carácter norteafricano y desértico del sureste ibérico.