7 jun. 2010

No me peguen ehhh. Maribel Cerezuela

Pensando en voz alta un día de calor sofocante ...

Un cierto pudor me obliga a decir lo que pienso y por otro lado presiento que me van a "regañar" los amigos del Sindicato, algunos compañeros de trabajo,.... pero señores, seamos menos hipócritas y reconozcamos que el sector de la función pública es, con mucha diferencia, el que tiene en sus manos un mayor poder adquisitivo en la "famosa Sociedad del Bienestar", en detrimento de otros sectores menos favorecidos.

Ya. No griten tanto. La comparativa no es con el rico que nunca sabremos de donde ha sacado tanta riqueza, ni con el propietario de tantos bienes que ni él sabe porqué tiene tanto cuando los demás estamos en crisis, ni del todopoderoso dueño de Zara, no... estoy hablando de la clase trabajadora, por cuenta ajena, con nómina mensual, salario base, complementos de destino, complemento específico, trienios .... y Seguridad Social.

Hablan de deducirnos anualmente entre un 3% y un 5%, o lineal mente el 5% a todos por igual, durante la época de crisis que estamos viviendo, y nos quejamos, vicio de saltar y protestar, pero llega final de mes y cobramos puntualmente nuestra nómina domiciliada en caja o banco (esos si que saben)... Después de todo eso, comparamos la nómina de un grupo A1, A2, C1, C2, o un D, con un homólogo que trabaja de camarero, cerrajero, albañil, empleado de Asesoría, telefonía móvil, comercial... empleada de hogar (que ni tiene nómina), y ahí es donde se ven las diferencias entre seguridad e inestabilidad.

Vayan a pedir un crédito bancario, como dice el chiste, un español funcionario, un peruano albañil o un rumano agrícola y veremos quién se gana dicho crédito más rápidamente y si me apuran, sin avales ni papeles... sólo tiene que presentar su nómina.

Claro que da rabia y molesta. A nadie le gusta ser conejillo de indias. Lo que pasa es que alguien tiene que ser el primero. Y temporalmente nos ha tocado a nosotros.

Ya, dicen algunos, que les quiten las subvenciones a la Iglesia Católica, a los colegios de monjas, al mismísimo Rey de España... Tema a debatir en otro momento. Ahora somos nosotros los afectados. ¿Huelga General?

Me pregunto... porqué no hemos ido a la Huelga General desde el momento en que superamos la escandalosa cifra de dos millones de parados. Para una sociedad de base piramidal tan adulta, desde ese mismo momento ya era muy preocupante quién iba a ser la parte que se encargaría de cotizar o parte activa.

Ni un mensaje al correo dolidos por la situación. Ni un ápice de dolor público por tanta familia que iba al INEM alegando que se había agotado sus dos años de prestación y no tenía para más.... Ni trabajo ni nómina domiciliada ni nada de nada.

Que todos tenemos razón. No es que una sea más cómplice de la situación que viven los que no están con los que sí estamos trabajando. Demos una oportunidad al Gobierno para cerrar los convenios de los trabajadores que es un responsabilidad hacerlo ya y correctamente. Y ahí, si tocan lo más mínimo los derechos de todo trabajador, entonces, en ese momento. ... Si a la Huelga General.