domingo, 21 de agosto de 2011

IV.- La orientación en el compromiso como negatividad de todo absoluto y como relación bipolar entre lo serio y el humor en el compromiso


*     Esto se ve claramente cuando trata en ese libro el tema de la Revolución como un juego, en el sentido que para él tiene el juego; y esto a sus compañeros de izquierdas no les gusta. Se siente incomprendido en lo que para él significa el humor, el juego, que es distinto a frivolidad. Pues aunque es verdad que la revolución es muy seria y muy buena cuando se adentra uno más en el territorio de la verdad, y se queda sólo en el campo revolucionario se da cuenta de que allí también se dan divisiones profundas y penosas entre buenos y malos, con razón y sin razón. Entonces intenta desmitificar toda concepción revolucionaria, ver lo ambiguo del mismo compromiso, des absolutizándolo, poniéndolo junto con otras actividades, actitudes del mismo hombre que se compromete, también humanas, integrándolas todas en una vida que se sabe asumir sus ambigüedades con humor, que se debate entre la bipolaridad sin absolutizar ninguna tarea, ningún compromiso.

*     En resumen; El tipo de hombre que  puede vivir la existencia como lo hace y lo sueña Cortázar es el hombre permeable, poroso, reacio a aceptar la noción de realidad según esquemas viejos, y en el que puedan actuar una serie de elementos llamémosles fantásticos, connaturales en él. Una revolución que le abra a esas virtualidades: imaginación, invención, permeabilidad, búsqueda, es lo que desea él.

*     En sus cuentos Cortázar no controla la vida de sus personajes ante una bifurcación en la vida, la soluciona tal como le salen a ellos, "Tal como me dicta", dice él.

LO MÁS VISTO