sábado, 13 de agosto de 2011

La vieja anda encorvada. Maribel Cerezuela


La vieja anda encorvada
altiva la cabeza, fija la mirada.
Sabe de otra etapa en las Américas.
Ahora está feliz en la rutina diaria.
Los niños se burlan.
Ella con su garrote les amenaza airada
Corren raudos los chicos,
“la vieja”, “la vieja”, ¡que nos alcanza!
No se imaginaron la fuerza de su cuerpo,
el tesón de sus palabras.
Ha andado muchos caminos
vivido muchas penurias.
Ahora está orgullosa. Ha vuelto a casa.

22.01.2008

LO MÁS VISTO