2 oct. 2011

Josep Antoni Martínez Tarragó


                        Tranquilo y soleado se levanta el día sereno

Espero desvelado y ansioso tu huracán de amor

Viento que dejará en mi rostro marcas de aire
Cansado de no sentir tu aliento ausente y lejano
Aire caliente que dibujaba amor en mis mejillas
Tu ciclón arrasaba mi tierra que es mi cuerpo
Tus labios y mis labios como prólogo se unían
La pasión dejaba desnudos nuestros cuerpos
Manos como epicentros de terremotos en carne
Seguíamos amándonos con todas nuestras fuerzas
Tu soplabas amor y yo era asolado con placer
Mi cuerpo sufría seísmos, ciclones y tormentas
Como la tierra era mojado con tu lengua rebelde
Como una nube dejabas caer tu humedad sobre mi
Unidos por el amor salvaje del lujurioso baile
Danza rota por una lluvia final y agotadora
Tras las tempestades del amor llegaba la calma
Luego tú me dejabas por otros amantes del viento
Y yo aquí sigo esperando y mirando el cielo
Nubes que me dicen que no vienes y que amas a otros
Si un día no sabes a quien amar, yo aquí te espero.