martes, 21 de agosto de 2012

La lluvia. Maribel Cerezuela



Ansiábamos la lluvia tanto como esperábamos
que acampara para irnos a coger caracoles. 

Las paredes reflejan la luz, y las sombras parecen hablarte. 

El cielo se hace inmenso, al tiempo que te dice lo pequeño que eres.

La escalera de hierro verde Andalucía, contrasta con la pared encalada, 
y, a lo lejos, le sonríe a la menor, aquella que se quedó para astilla,
leña del recuerdo, madera de olivo que ya nadie utiliza.

El cuadro en la pared acumula experiencia de tiempos pasados,
que se recuerdan como buenos aunque no mejores. 

Mientras le alargaba sábana, con una mano temblona, 
sentía que su tiempo ya no lo recuperaría.

LO MÁS VISTO