domingo, 19 de mayo de 2013

El engaño del General. Entrevista a Alfonso Viciana

Entrevista

a Alfonso Viciana Martínez-Lage, autor de la novela “El Engaño del General”.
Nombre: Alfonso Viciana Martínez-Lage
Fecha y lugar de nacimiento: 20 de septiembre de 1962, Almería.
Estudios: Doctor en Geografía.
Profesión: Técnico del Servicio de Cotas de Almería del Ministerio de Medio Ambiente. Jefe del Departamento de Geografía del Instituto de Estudios Almerienses. Director de la Revista de Estudios Geográficos Paralelo 37º.
Alfonso Viciana: "El engaño del General"

      
Novela: “El engaño del general” . Novela de historia-ficción ambientada en la Guerra Civil Española. Publicada por Arráez Editores. Almería, 2.004.

Sinopsis: Javier Alba, estudiante de Historia, está a punto de concluir su tesis doctoral cuando su director le pide que investigue sobre la Compañía Universitas, una unidad republicana formada únicamente por universitarios. Javier, entonces, se ve inmerso en una complicada trama que comienza en noviembre de 1.936 y que permanece vigente en los tiempos actuales. Con ello, arranca una desesperada búsqueda de la verdad que hará que el protagonista desenmascare un engaño oculto durante más de sesenta años.
Entrevista:
¿Por qué esta novela?
Soy una persona inquieta, con ganas de hacer cosas. Necesitaba escribir, y sencillamente lo he hecho. Con anterioridad había publicado libros y artículos técnicos sobre medio ambiente, litoral, ordenación del territorio. Estos trabajos requerían un lenguaje técnico-científico que no permitían volar, narrar, describir, inventar. Un día decidí romper con ese lenguaje y lanzarme a la narrativa. Entonces surgió la novela. Estoy muy contento del cambio.
¿Ha sido una aventura en solitario o tuvo ayuda?
He tenido ayuda de varias personas, pero debo destacar fundamentalmente a dos. A mi mujer, Antonia Rodríguez, que pacientemente la corrigió gramaticalmente y a mi cuñado Enrique Segura Reche que me proporcionó excelentes consejos. A ambos les debo que este proyecto saliera adelante, porque siempre creyeron en él desde el primer momento. Desde aquí una vez más mi sincero agradecimiento.
¿Cuáles son sus referencias literarias y sus escritores favoritos?
Eduardo Mendoza, Muñoz Molina, Pérez Reverte, Matilde Asensi, Antonio Gala, Eslava Galán, Frederick Forsyth, Kent Follet, Herman Hesse, etc. Con sus novelas he pasado momentos excelentes. Para mí el principal objetivo de una novela es el entretenimiento.
Otra vez la Guerra Civil Española, ¿obsesiona a los escritores españoles esta contienda?
Pienso que es un hecho histórico recurrente para literatos y cineastas. Todos tenemos algún familiar o amigo que vivió la contienda y nos han contado sus vivencias. Para mi, en concreto, la guerra del 36 al 39 es uno de los capítulos más dramáticos de nuestra historia reciente y creo que una fuente permanente de inspiración. Cuando la vida colectiva de una sociedad se quiebra, tal y como ocurrió en el 36, surgen miles de pequeñas historias, historias de supervivencia, de arrojo, de amor, de penuria, de esperanza, de vida y de muerte. Un legado dramático, pero un recurso inagotable para la narrativa.
¿Qué es lo que más satisfacción le ha reportado al escribir El Engaño del General?
El haber sido capaz de terminar la novela, un proyecto que me ha llevado tres años de trabajo. Pero lo más gratificante ha sido conocer la opinión de los lectores. A todas las personas que la han leído, a todas, les ha gustado muchísimo, han disfrutado con ella y se han entretenido. Eso ha sido lo que más valoro. Por supuesto, también la opinión de la crítica, siempre muy favorable. No esperaba jamás una acogida tan entusiasta. Me he sentido arropado y ese es el gran incentivo que tengo al día de hoy para seguir escribiendo.
¿Qué destacaría de ella?
Creo que es una buena historia, contada con ritmo, con una secuencia de hechos muy medida, que invita al lector a continuar en cada momento. Es ágil y entretenida. No hay grandes pretensiones literarias. Utiliza un lenguaje sencillo y directo. Pienso que el lector se ve atrapado desde el principio y disfruta con un final sorprendente.
¿Para cuando su próxima novela?
Esa es la pregunta inevitable. Estoy muy animado para continuar en esta brecha. De hecho ya he empezado una nueva historia, pero de momento la literatura sólo es una afición. Tengo otras responsabilidades que atender diariamente; la mejor de ellas mi hija Laura, de cuatro años, que me deja muy pocos ratos libres. La historia que quiero contar está medio trenzada, sólo falta la documentación histórica y la redacción. Con suerte y mucho trabajo un par de años más.
¿Cómo ve el panorama editorial en nuestra provincia?
Muy mal. Yo era ajeno a este mundo hasta que publiqué la novela. No hay editores ni editoriales privadas, apenas distribución. Hasta que conocí a Juan Grima y su editorial Arráez Editores, el panorama era crudísimo para una persona como yo, ajena al mundo editorial. Son dignas de alabar la persona de Juan Grima y su mujer Salomé, su trabajo diario en el universo del libro y su tesón, capaces de mantener una editorial familiar durante tantos años y con un considerable volumen de libros publicados. Ojalá haya en un futuro próximo personas en Almería, que con un potencial económico mayor, puedan seguir la estela de Juan Grima y Arráez Editores. El tiempo pone a cada uno en su sitio, y desde luego que Juan y Salomé conseguirán el reconocimiento de todos los almerienses.
¿Cual puede ser la solución?
Son necesarias más editoriales, mayor promoción a la lectura en Almería, mayor amor por los libros, más actos y hechos institucionales y privados de apoyo al mundo del libro. La lectura acrecienta el saber, el saber nos ayuda a ser libres, luego la lectura contribuye a engrandecer nuestra libertad personal. La batalla es difícil en un mundo monopolizado por el entretenimiento audiovisual. Pero no imposible. Es necesario cultivar la lectura desde edades tempranas. Yo empecé a leer de manera sistemática en el Instituto, durante el antiguo B.U.P., gracias a mi profesor de literatura D. Francisco (Curro). Con anterioridad, el comic (Tintín, Mafalda, Asterix, Grandes Joyas de la Literatura, Corto Maltés, etc…) habían ocupado mis ratos de ocio.
¿Qué personas han influido en usted?
De mi entorno próximo, mi mujer Antonia Rodríguez. Siempre ha estado conmigo, apoyándome en todas mis locuras. Su modo de afrontar y entender la vida y su visión de las cosas es un seguro para mi. Confío plenamente en ella.
Mis padres Esteban y Josefina; de ellos aprendí el sentido del deber, del trabajo diario, del esfuerzo, el valor de la paciencia. Además, sin ellos nada hubiera sido posible.
También Andrés García Lorca, mi eterno profesor y excelente amigo. De él he aprendido a que nada en la vida se me oscureciera, a trabajar incesantemente, con tesón e ilusión. Hay muy pocas personas como él y yo he tenido la gran suerte de estar siempre a su lado. Es docente por naturaleza; de una conversación con él, cualquiera que sea, siempre se aprende algo. Sin duda, una gran persona. Sus consejos son garantía de éxito.
Por último, José Antonio Canteras Alonso, fue mi profesor de pintura. Un hombre noble y buena persona. Gracias a él aprendía a amar el mundo de la pintura, el sentido de la forma y del color. También, la amistad y el buen hacer.
¿Qué otras aficiones tiene?
La música, el tenis, el cine, la pintura.
¿Qué comida?
La paella, el cus-cus.
¿Algún sitio para perderse?
Si. El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar y, especialmente, San José.
Un deseo personal
Salud y felicidad para todos los míos.
Miedo a…
La soledad no deseada. Necesito a la gente a mi lado. Aunque a veces es necesario estar solo, siempre necesito a los míos junto a mí. También tengo pavor al sufrimiento.
Un consejo
Dios me libre de dar consejos.

LO MÁS VISTO