miércoles, 23 de marzo de 2016

La chanca. El Juglar del rio Almanzora

                                                             
                Urbes sunt humanorum cladium concepta miseranda (Valerio Máximo)
                Las ciudades son un miserable recinto donde se contienen todas las humanas derrotas
  
LA CHANCA
  El Sol de Potocarrero la abrasa sin piedad
y el Mare Nostrum la tiñe por distinguirla en el paisaje.
  Farallón en ocres coronado de azul trasparente
en donde fluye el gris -gris marengo-
frente al turbio amarillo del vino en los vasos.
  Salmodia de cal, azulete y almagra
desde la brenca al pretil, todo incluido,
geometría de lindes precisas sucedáneo de "Escrituras"
que prevalecen tras la criba del tiempo
en su reducto mágico y ruinoso.
  ¿Dónde los estucos?.
  ¿Dónde los frisos, capiteles y dovelas?.
  Calcomanía de rascacielos en desguace
que huele a hortaliza olvidada en la alacena
y sabe a pimentón con raya.
  El Indalo - antítesis del dadaismo -
la escaló, Kodac en ristre, empapando luz y formas.
  Lienzos y lienzos, óleos de paisajes elementales,
credenciales del cuerpo místico D'órsiano,
opio obnubilante de Anglada Camarasa.
  ¡¡Qué filón de oro sin royalty!!.
  En el gheto, decibelios y palmeros,
Chichos y Camarón, la Pantoja y la Jurado.
  Bajar a la plaza de Moscú, rito obligado -¡ay de Don Marino!-
zoco sigiloso, abrevadero camellil,
estado mayor de trilería, consulado de Acebuche.
  Por el Barranco Greppi, estoque de la "gota fría",
se baja al médico -adiós tracoma y polio-
ojo al SIDA, amalgama de jeriguilla y engrudo seminal.
  Tomatito, Perceval y Goytisolo,
trilogía enamorada, pregoneros de su embrujo.
                  
El Juglar del Rio Almanzora
                                En el Bus de Campamento, 21.10.99 festividad de Sta Úrsula, S. Hilarión,
                                S. Asterio, S. Zoilo y S. Dácio. Annus Domini MM Luna Creciente en Sagitario


 LA PUERTA DE EUROPA
     (Versos cuajados de ripio)
 Paseando por El Parque
vide a mi mano siniestra
lo que pareciome muestra
de un tinglado a medio hacer.
Una especie de "trapecio"
hueco, en un muro muy recio,
que yo no acerté a entender.
  Por más que intenté saber
la razón de aquese invento
no  llegueme a suponer
qué era aquel monumento.
  Requerí a mi acompañante,
el nombre de  tal creatura,
para evitar conjeturas
que me llevaran a errar,
y respondiome al instante:
- ¡Válgame  Dios, buen amigo,
que débil la tu memoria
al recordar este evento,
fue efemérides  notoria
aprobar tal monumento
de tan noble ejecutoria.
   El prócer, estupefacto,
al tiempo que entusiasmado,
insistiome al ipso facto
en un tono enfatizado:
- ¿No lo sabes?, es "La Puerta",
la "Puerta de las Europas",
la de adentro y la de allá,
(la de Maastricht  y  la OTAN.
la de Varsovia  y demás).
   Si miramos al contrario,
de la parte de la mar,
comprenderás la obviedad:     
es la "Puerta de  Pateras"
de los moros mahometanos,
de todo centroafricano
allende de las fronteras.
- ¡Cáspita!. ¡Coooño!. ¡Joder!.
¡Vade retro!. ¡Voto a tal!.
¿Me quieres hacer creer
qu`el_ asimétrico ejemplar,
que frente a nos se presenta
es lo que dais en llamar
con ese nombre de  Puerta?.
Indagaré con tesón
cual ha sido la razón
que indujo a la Autoridad
a tomar tal decisión
con tanta  arbitrariedad,
- Fíjate si es importante,
- insistiome el interfecto -,
el monumento en cuestión
que para llevarlo a efecto,
uno, no fue lo bastante
¡hubo que juntar a dos,!
dos bisoños arquitectos.
Pues el que lo concibió
si  que fué el beneficiado,
porque  suele suceder,
siempre es el inseminado
el que sufre del dolor
de alumbrar la tal creatura.
 
¡Qué diabólico sudor,
al llegar las contracturas
y al expulsar la placenta!.
 Mas el inseminador
que al otro arquitecto preña,
del esperma es portador;
él si que goza el placer.
y no comparte  el dolor.
-   El mentidero comenta,
- repòndiome el interfecto -,
que el Sierra, muy circunspecto
ante el brutal disparate,
pensó el hombre, con acierto:
"-me tiraré a un arquitecto
que cargue con tal dislate".
 - ¿"Que resultare premiado
tal proyecto nugatorio?
(¡que mi Señor sea loado,!)
para el  Súñer,  purgatorio,
mas como tengo  salero,
¡sea para el Sierra el dinero."!
- No he de rebatir tu aserto
- prosiguió  mi acompañante -,
que el laureado arquitecto
debió de hacer el proyecto
pensando en las musarañas
con esa figura extraña
que nos invita a pensar
que el albañil que la hizo
no sabe bien nivelar
y saliole un estropicio.
-  ¡La primer puerta que veo
si nivelar su dintel,!
yo pienso... que debe ser...
pensando en los europeos.
   Así podremos pasar
sin romper la cornamenta
los europeos, por la diestra,
los pigmeos,  por la  siniestra,--
por el centro, los demás.
  Queda así justificado
que se aportaran razones
para premiar al premiado,
la puerta, ¡manda cojones!.
  Con modestia he declarado,
que al concurso he concurrido,
en un milagroso estado,
la obra la he  concebido
y el  proyecto lo he parido
sin haberme inseminado.

La Autoridad Portuaria

incurrió en claro cohecho
con esa actitud arbitraria
que conculca mi derecho,
despreciando mi proyecto,
cosa que resulta obvia,
al no premiar al efecto
a este vate de Cantoria.
 Como les des rienda suelta,
a los arquitectos nuevos,
dicen: "esto es una puerta"...
¡¡¡Y la puerta, manda güevos!!!

El Juglar del Río Almanzora

En la festividad de losSts.,Siilvario,León,Eleuterio, Lino
Nemesio, Euquerio y Pelo, Mrts anni Domini MCMXCVIII


/23 de marzo de 2005/

LO MÁS VISTO