jueves, 29 de agosto de 2013

Autor: Alma (----.arrakis.es). Maribel Cerezuela

Autor: Alma (----.arrakis.es)
Fecha: 12/07/2000
hora: 00:37

Amigo X, permite que intervenga en tu comentario a Fernando, entre otras cosas porque soy de pueblo y me doy por aludida... Lo primero que se me ocurrió cuando le leí fue un: "No tiene ni idea de cómo se vive en la alpujarra". Le sugiero que en estas vacaciones, para ser exactos, durante los días 14 al 17 de agosto, se acerque sin prisas y con mucho cariño a vivir cuanta maravilla sus ojos puedan contemplar a un pueblo de la alpujarra llamado Beires en la provincia de Almería.

Sentirá el cálido afecto de gentes acogedoras; el ruiseñor que le despierta al amanecer con su sugerente canto; un poco después la orquesta que al son de la música siempre viva y alegre le hará de serenata y le despertará por la mañana temprano para recordarle que tiene que ir a la Iglesia para purgar todo lo de bueno y de malo que durante el año le haya sucedido sintiéndose en paz consigo mismo aunque no sea muy creyente.

Verá el pisar de unos pies descalzos por sus calles empedradas con paredes encaladas y blancas en señal de promesa o agradecimiento por un logro pedido con fe el año anterior; el sudor en su frente cuando una tras otras las cuestas que le acercan a recuerdos de niño travieso que escondía sueños en cada ventana; el rezo callado de las gentes y el olor a incienso y vela quemada que con ese fervor no beato hacen que sus paisanos gocen de la unión que da el sentimiento común.

Más tarde, acabada la misa, no podrá escapar a un baile furtivo en la plaza del pueblo, sin orquesta, sin músicos, pendientes de una sombra, silla de anea y cerveza fresquita con buena tapa para brindar porque todos están presentes..., besos y más besos, abrazos, alegría de seguir otro año pasando las vacaciones en el pueblo.

Por la tarde, se pondrá camino a la fuente del Nacimiento a gozar del aire fresco y la sombra. No podrá evitar que unos niños que crecen y juegan le pongan hasta el calcetín empapado, y se lo tomará a bien porque los demás responden con alegría, fiesta, jarana, y le pasarán un cubo de agua para que haga otro tanto... es la fiesta de San Roque, en mi pueblo, otro año, cada año...


Por otro lado, el medio rural, efectivamente, no existe como única fuente de ingresos, es impensable hoy día, aunque sí es un crecer con unos valores, un sentimiento y una belleza espiritual que muy pocos de los de a pie del asfalto saben ni siquiera apreciar... más que preguntarle al maestro Umbral, que es totalmente urbano, señor de abrigo largo, señorío y rango, bufanda eterna para evitar noches de humedades y resacas de garito en garito o de tertulia en barra, pregúntele a Manuel Hidalgo, qué recuerda, qué sentir le embriaga, cuando vive sus días de verano, "días de agosto", en su tierra.

Le sugiero que más que entender el porqué hay dos literaturas, viva en Andalucía, venga a la Alpujarra y no le hará falta entender nada... lo sentirá y le llenará..

Claro que, cuidado con las moscas... allí, si están rabiosas, pican y no hacen cosquillas. :-o)

LO MÁS VISTO