24 jul. 2016

"La elección es tuya", una bofetada de realidad con una gran realización detrás.



"La elección es tuya",
 una bofetada de realidad con una gran realización detrás.


Hace unos meses realicé una entrevista al actor David García por su papel de Fran en el cortometraje La elección es tuya.


Hoy, con el cortometraje estrenado, visionado, y en diversos festivales, detallamos nuestra impresión al respecto.

La historia:
La elección es tuya tiene un espléndido guión que no sólo ahonda en menos de 20 minutos en los suburbios de la droga y el mundo de la noche, sino que además explora las diferentes facetas del protagonista desde ser un chico retraído hasta perder su propio yo.


Dirección:
David González, joven cineasta catalán, logra su mejor proyecto hasta la fecha. Si bien algunas escenas podrían haberse enfocado de manera diferente para su mejor entendimiento en la trama, González no da pie a confundirnos. Crea una atmósfera perfecta y entretenida que progresivamente aumenta hasta ofrecernos un acto final digno de elogio. Siendo el séptimo trabajo como director del realizador, demuestra al público no solamente su progreso y evolución, sino su amor por el séptimo arte. Contar historias de temática social es precisamente uno de sus fuertes.




Material rodado.
La fotografía es impecable y en las escenas más tenues no se denota el uso o no de los focos. La escena del desnudo de Fran, la secuencia de montaje de Fran en pleno apogeo de las drogas o el momento de juego morboso de Jonah con Fran y Mario son pura belleza visual. Los colores de todo el metraje añaden un toque cinematográfico digno de un largometraje.

Maquillaje y arte.

A nivel de arte, también quisiera recalcar
el espléndido trabajo realizado por parte de arte y maquillaje.
El montaje está realizado de manera que no pierdas un segundo en pestañear y mantiene el ritmo.


Interpretación.

Pese al poco presupuesto y los pocos recursos empleados, La elección es tuya, cuenta con unas actuaciones verosímiles y prometedoras.  David García se mete a la perfección en el papel de un joven enamorado del chico malo y muestra lo mejor de sí al público logrando una gran interpretación, con gran ahínco en los minutos finales. Sergi Martínez es una gran promesa de la actuación sin duda alguna. La cámara le quiere, y quizás sea el primer chico malo homosexual que podría ser incluso adorado por el público femenino. Derrocha seguridad, fuerza en pantalla y sus miradas transmiten intensamente.

Una cara bonita que todavía tiene mucho que ofrecernos. Pol Guinot tendría lo que se llama un papel de reparto bastante breve , que no por ello menos importante, al contrario, es fundamental para la historia. Interpreta al juguete sexual de Jonah (Sergi Martínez) quien ve peligrar su puesto de amante del rey de la discoteca al entrar en escena Fran. Los giros que darán la historia pondrán del revés los mundos de los tres chicos.

Un cortometraje que ha quedado finalista en varios festivales de cine optando a Mejor Cortometraje (pueden seguirse la trayectoria del proyecto y fotografías de los eventos en la página oficial de Facebook) y que supone claramente un antes y un después en la carrera del director, y muy probablemente del resto del equipo.