Las obras de Aurora Peregrina Varela Rodríguez donadas a Santa Minia de Brión y Santa Clara en Santiago.



Para conocimiento de los colectivos animalistas y amantes de los animales del mundo, casas de acogida y verdaderas Protectoras de (Bélgica, Reino Unido, Estados Unidos, Colombia, China, Japón, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Noruega, Francia, Polonia, Polo Norte y Sur, Rusia, Suiza, Italia, Checoslovaquia, Argentina, Perú, España, Chile, México, Alemania, Brasil y un largo etcétera). 
Escribo aquí mi testamento. Un avance del mismo, claro, que espero llegue a tener muchos lectores, sobretodo del colectivo animalista que defenderá mi idea y la respaldará adecuadamente. Les permito la lucha a fuego. 
Quiero ayudar a perros, gatos, aves, monos, elefantes, zorras, ratones, cerdos, vacas, gallinas, leones, conejos, orangutanes, burros, caballos, ponis, jirafas, animales exóticos y un largo etcétera. Animalistas cuiden que ésto se cumpla. 
Quiero ayudarlos y ya está.
Gracias por leerme. Y adelante en la defensa si es preciso. No te engañes compañero, no te pierdas día a día. No.
Los cuadros que di a dos santas: Minia en Brión, en A Coruña y Santa Clara de Compostela:
En Galicia se me dio por pintar óleos, acuarelas y pasteles. No por estar aquí, sino porque sí.  Aunque fuera otro sitio, lo haría. Y lo que hice con ellos, bueno o malo, fue lo que decidí por creer la mejor opción en el tormentoso momento.
Me inspiró mi gato callejero e inmunodeficiente Lourditos, “Lourdok” y los animales abandonados. Por eso cuando he dado sobre 50 óleos y 100 pasteles a Santa Minia de Brión y 50 óleos y 100 acuarelas a Santa Clara, les dejé muy claro, incluso por escrito que era para ayudar en euros/dólares exclusivamente a todos los animales abandonados y maltratados del mundo. Con todos los medios que posibilitase mi obra. Ellos aceptaron. Por ello les hice la entrega. Allí podrán ver mis pinturas.
Todo por escrito pero aquí lo escribo una vez más y prácticamente en cada uno de los párrafos que escribo. 
Y el boceto de libro (Mil joyas al Alba), que les regalé para el Conveto de Santa Clara, no deben publicarlo ni venderlo, tiene textos de otros autores. No es mío 100% y sólo yo puedo rehacerlo. Además de que es mi compendio literario.
Así que amigas Minia y Clara, vigilen que se cumplen los deseos de Dios que por medio mío se expresan. Los hombres no deben equivocarse ni hablé por hablar.  Y por igual, todas mis letras pretendo, serán para ellos, los animales. Debo indicar que de cuadros solamente hice estas dos donaciones en Galicia y bajo las condiciones expresadas.
Gracias por leerme, soñar como yo. Gracias porque creo que te prestarás,  si crees en mi lucha.
Gracias por dedicarme tiempo y pensamientos y por estar aquí con tu revista amiga que nos brinda generosa la posibilidad de expresarnos, cual notario, registro o fe de vida. 
Gracias vigilantes, animalistas y justos. Y escuchen. La gente debe amar a los animales.
Animalistas del planeta tomen nota de lo que dejo escrito.

Mil veces gracias.