miércoles, octubre 15, 2014

Antonio García Vargas. Grandes de la poesía de todos los tiempos.

GRANDES DE LA POESÍA DE TODOS LOS TIEMPOS
Taller Internacional de Formas Métricas Clásicas y Contemporáneas

Antonio García Vargas. 


Revisión métrica y estética:
Poema (soneto) de Octavio Paz

En mi interés por el desarrollo de la Métrica a través de los tiempos, me dedico a ratos, por puro entretenimiento, dejando a un lado la formalidad de mi labor investigadora y divulgativa, a analizar textos poéticos intentando buscar fórmulas «raras» que puedan estar escondidas en los poemas de los que considero grandes figuras del conocimiento métrico-poético (¡Ay, qué poquitos, Señor!). Me agrada saber hasta qué punto escondían sus trampitas a la hora de hacer sus aparentemente sencillas composiciones .

En este curioso e interesante poema que analizaré, de Octavio Paz, descubrí que, casi inadvertidamente, mezcla el soneto clásico en lengua española con el soneto clásico anglosajón sin que apenas nos demos cuenta, en un juego delicioso que denota un gran talento en el Arte Métrico de medio alcance.

Veámoslo:

Los dos primeros cuartetos son clásicos, con rima ABBC, ambos.

Los dos tercetos también parecen formar parte de un soneto clásico al uso pero si miramos con atención descubriremos (camuflados artísticamente) que se descomponen, tanto en dos tercetos de rima CDC DEE (no ortodoxo pero sí correcto) como en una estrofa de serventesios por un lado, CDCD y, como punto final, un pareado, EE.

Es decir, que lo que estamos viendo es un soneto clásico normal por un lado y, al tiempo, un híbrido entre clásico castellano y soneto inglés (isabelino) por otro, con solo sumar (detraer del 2º terceto) el verso número 12 al primer terceto, conformando con ello una estrofa en serventesios y dejando, flotantes, los dos versos del pareado isabelino final.

Fantástico el dominio de la métrica (sin alardes) del maestro Paz. Solo dos ritmos fijos en las 11 sílabas del verso. Lo básico, digamos, pero con arte. Fantástico asimismo, el preciosismo con que maneja lo esencial de la poesía (lenguaje y ritmo), fantaseando con figuras y formas —burlándolas a veces— y gozando del juego de «ir más allá» en la preciosidad del tropo y del imaginario, como si de un adolescente se tratase. Genial en suma.

He aquí el poema a que me refiero:

INMÓVIL en la luz, pero danzante,
tu movimiento a la quietud que cría
en la cima del vértigo se alía
deteniendo, no al vuelo, sí al instante.

Luz que no se derrama, ya diamante,
fija en la rotación del mediodía,
sol que no se consume ni se enfría
de cenizas y llama equidistante.

Tu salto es un segundo congelado
que ni apresura el tiempo ni lo mata:
preso en su movimiento ensimismado

tu cuerpo de sí mismo se desata
y cae y se dispersa tu blancura
y vuelves a ser agua y tierra obscura.

Poema de Octavio Paz