LA CUNETA. DE PABLO TORRES

SINOPSIS DE LA NOVELA 

¿Está escrito el destino de los hombres…? ¿Son solo materia…? Si el hombre es solo vísceras y sangre, ¿existe la maldición de la sangre…? ¿Quién hace la historia…? ¿Lo ciclos históricos del hombre no son dignos de un folletín…?

Durante sus primeros años, el escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez, creó enrevesados folletines moralistas que golpeaban las viejas instituciones de la historia española.

Una de sus obras primeras, en este sentido, son los dos tomos de “La Araña Negra” una novela anticlerical escrita en el año 1892 considerada una obra folletinesca escrita en su juventud, y que más tarde repudiaría, al no incluirla en sus Obras completas. 

Pertenece a un subgénero, que en Francia se conoció como feulleton-roman, en boga entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

“La Cuneta”, desde su humildad, quiere recoger el guante tirado, del escritor valenciano, creando una trama folletinesca donde se recupera a la familia de aquella novela: “los Baselga”, y sus enmarañadas historias personales, hasta nuestros días… 
Básicamente, la trama central es la historia de dos hermanos, Mateo Baselga (Conde de Baselga) y Antonio Baselga, un segundón noble, que con los años se convierte en el principal protagonista de esta historia… Pero su vida, no será fácil, el destino, el azar o simplemente sus decisiones, le harán pieza fundamental de la historia y parte primordial del mantenimiento del legado de su familia. 
El asesinato de Mateo durante la guerra civil española, hará que Antonio, tenga que modificar su estrafalaria forma de vida, y convertirse en un muñidor de destinos, apoyado por la riqueza acumulada por su familia, hasta vengar a su hermano y llevar a cabo su última voluntad.
El segundón, condenado por la sangre de su familia, utilizará toda su fuerza para sobrevivir a la cárcel Modelo de Madrid, a su fusilamiento en Paracuellos, y convertirse en un héroe del bando que más odia, puesto que ha sido el que ha asesinado a su hermano… Viviendo una doble vida, que acabará por volverlo casi loco, en un monstruo y en un ser vengativo rebosante de veneno… ¿Se puede vivir así…? ¿Crear una familia, educar a tu hija…?
La vida, le da a Antonio la oportunidad de transmitir a su nieto, Pedro, las enseñanzas que le ha suministrado su lucha interior, su venganza, sus errores, desnudando a ese monstruo vengativo para mostrar, a ese joven desnortado, algo de moralidad…


¿Pero es la moralidad y la verdad lo que busca nuestra sociedad actual…?

No aceptamos de mejor grado una mentira aliñada que la tétrica realidad…

Al final, como dice nuestro protagonista: “La verdad es un pescado muerto en la cubierta de una barca…”




El Narrador
Un viejo Demiurgo, omnisciente, crítico y burlón

Nuestro narrador es un viejo Demiurgo, omnisciente, crítico y burlón. Encerrado en su cueva, moviendo los hilos de la historia, con el regusto de ver sufrir a sus muñecos de barro, y la mala baba recalcitrante que da saber que nunca verá la realidad, solo las sombras que vislumbra en la húmeda piedra de su cueva. 

Es un viejo, sucio, lleno de harapos, crítico con la sociedad y con el hombre, casi ciego. Lleva siglos sin salir de su caverna, y se complace en hacer figuritas de barro, ponerles nombres y hacerles sufrir… a veces los estruja… los amputa… los destruye… a veces se ríe de ellos… otras veces los comprende… llora con ellos… otras, los hace grandes… se siente orgulloso de sus creaciones… pero al final siempre acaba aplastando esos trozos de barro con nombres. Los funde en esa gran masa de barro primigenia y vuelve a empezar…


Personajes de la Novela

e jacten de las  que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído"
Pablo Torres Blanco, superado el medio siglo, hago mías las palabras del genio ciego argentino. 
Nacido en Granada, he vivido en Málaga, Madrid, para acabar mis días en Almería, tierra de acogida. Soy un nazarí, de educación cristiana, que se pasó los primeros años de su vida escribiendo pliegos de descargo y escurridizos recursos jurídicos.
Lector voraz, el primer libro que cayó en mis manos fue “Viento del Este, Viento del Oeste” de Pearl S. Buck, mientras me restablecía de una pulmonía antes de hacer la Comunión.
Luego llegaron mis autores favoritos, Gabriel García Márquez, Graham Greene, Pérez Galdós, Max Aub, Valle-Inclán, Blasco Ibáñez, Míjail Bulgákov, Heinrich Böll, Borges, Ignacio Aldecoa… Toda una vida de libros…
Premiado por relatos de juventud, apliqué mis artes para la escritura a mi vida profesional, hasta que superado el medio siglo empecé a recuperar el gusto por la narración creativa.
Desde 2016 colaboro con una Bitácora de Escritores: PESCADOR DESCALZO, y he publicado en la Revista de creación literaria y análisis político: LOS HERALDOS NEGROS.
Miembro fundador de la Asociación Cultural “Las Cuevas del Cementerio”, que intenta recuperar las obras desconocidas del autor almeriense Manuel Siles Artés.
He colaborado con la Escuela Literaria y de Educación BABILONIA, tanto en el Taller de Escritura Creativa, como en el más reciente, Taller de Novela.
En 2017, terminé mi primera novela “La Cuneta”, un semi-folletín histórico, y en 2018 ando revisando las páginas de “El diablo y el viejo”, mi segunda novela, más actual, entre el esperpento y la novela negra. Mientras colaboro, con un grupo de historiadores, en la narración novelada, del linaje de Aben Humeya, el último Rey de Granada.
Mientras, paso grandes horas leyendo a Rafael Chirbes, G.K. Chesterton o Conan Doyle… Orgulloso sobre todo de mis lecturas…

Páginas más activas