sábado, marzo 30, 2019

ESPECTRAL CÓMIC. por JOSÉ ANTONIO SANTANIO

JOSEMA CARRASCO
Espectral CÓMIC. ÁNGEL GUINDA
 Y JOSEMA CARRASCO


Siempre la poesía, como bálsamo o luz que ilumina la oscuridad de la vida. La poesía para reencontrarse con uno mismo y los otros, para sentirse libre como un río que recorre el paisaje de la vida y nunca se detiene, para soñar lo desconocido. Y si después de todo hallas en su voz el verdadero camino hacia lo absoluto y la nada, si consigue deslumbrarte su palabra viva y cristalina, si desnuda se muestra, un nuevo mundo renacerá de las cenizas como ave Fénix. Si el hallazgo de esa voz toma en su voz el nombre de Ángel Guinda (Zaragoza, 1948) ocurre que el hallazgo de su palabra es como el descubrimiento de un tesoro en una isla perdida. Nace al ser y desde el ser del poemario “Espectral”, publicado en la colección “Papeles del Trasmoz” (2011), este “Espectral cómic”, una apuesta innovadora, moderna y diferenciadora de la expresión artística, y digo bien, porque en ella se reúne la palabra y la plástica, el poeta y el dibujante, para crear una obra tan brillante en su ejecución como magistral en su contenido. “Espectral cómic” responde a la necesidad de construir un universo pleno de belleza en su sentido más amplio. 
 
JOSEMA CARRASCO
JOSEMA CARRASCO

Es, como escribe el crítico Antón Castro en su prólogo, «el libro de un vómito del alma y de la inteligencia», y refiriéndose al dibujante y poeta Josema Carrasco y a su trabajo en este libro: «...en el cómic todo puede hacerse: la gravedad de existir, la belleza del dolor, el diálogo incesante que cualquier ser humano mantiene con sus fantasmas». En esta dualidad de las artes, que se complementan, el verso en prosa de Guinda no deja de sorprendernos, porque igual descendemos a lo más oscuro que ascendemos hasta una luz cegadora: «¿Eres tú, la oscuridad, la llama que me llama? ¡Apagada en la sombra hay otra sombra! La necesidad de saber, de saberse quién, permite a Ángel Guinda indagar, meditar sobre sí y el mundo que le rodea, comparar y vivir en plenitud. Quiere saber y por ello se pregunta y se responde: «¡Para saber quién soy comienzo a dialogar con mis fantasmas! ¿Dónde está el trillo quee ralló el temblor? ¿Dónde los fuegos fatuos de la infancia? ¿De qué eran clave las chispas espaciales?». Y en el camino que se traza el poeta desde la infancia existe la libertad plena de imaginar de saberse otro y distinto en cada palabra o pensamiento: «De niño yo veía en Zaragoza rinocerontes con cabeza de hombre, hombres con cabeza de pistola, hombres con cabeza de falo, hombres con cabeza de copón, hombres con cabeza de mardano, con cabeza de buey, de jíbaro; hombres cabezones, cabezudos, hombres con la cabeza en los pies». Sutileza y desnudez convergen en la palabra de Guinda y la plástica de Carrasco, un corpus sólido y frágil a la vez, dependiendo de la mirada de cada lector, pero nunca indiferente. «¿Esta sed insaciable es el destino?», se pregunta el poeta. 
 
ÁNGEL GUINDA
ÁNGEL GUINDA


Esa insaciable necesidad de conocimiento del “yo” lírico y su trascendencia y metamorfosis en lo distinto, en los otros, deviene en magma inagotable, en imperecedera luz que ilumina el espacio. La palabra y la imagen en una fusión única, sincera, tal verdad al desnudo, en una sincronía absoluta, solidaria y humanista que recorre la geografía del desastre para ser eco y altavoz de la continua deshumanización de la sociedad actual: «En mi frente triscada de enfrentarse tatuadme los países destrozados». Y así se inicia un viaje hacia el dolor ajeno y la muerte desde el desdoblamiento del yo poético que recorrerá ciudades como Saigón: «¿Por qué, bajo el firmamento de Saigón, donde otros ven la atmósfera como un lienzo etéreo, polvo de arroz, polvo de agua, veo un aire triturado por las mandíbulas del desastre, calambrazo de luz de la tortura?», las ruinas de Palmira o Alepo, Amán, New York, Sarajevo («¡Me ha traído el dolor a Sarajevo!», Madrid («Suicidarse en Madrid ofende al sol. ¿Será el canto del cisne este poema?» o Berlín («Abracé las huidas en Berlín. Los verdugos imploran a sus víctimas con bozales infartados en el almirez del terror»). En “Espectral” Guinda sacude la existencia misma, la suya y la ajena, se desangra en la dolencias de un mundo cada vez más deshumanizado, de espaldas a la razón y el amor. La angustia y el desastre golpea al poeta: «Yo no debo escuchar como si nada los ejes desquiciados, volver la cara al hedor de las masacres». 

 Guinda es el poeta total, pero también el hombre: «Yo soy el hombre que llora dentro de una lágrima», escribe, pero también la voz que se desvive y se desnuda ante sí y ante el mundo. Palabra e imagen en en perfecta comunión. La gran preocupación del poeta es la vida, pero también la muerte. Dirá: «No se agota una vida en su vivir. ¡Vivir es arrojarse a convivir! o ¡Quiero morir de pie, como mueren los árboles! La palabra es esencia y salvación: «¡Si me dejo la vida en la palabra, la palabra me devolverá a la vida!»...y así hasta el final de los días o el silencio de la noche que brama en sus oídos: «Ya la noche se ha tapado la cara con las nubes para no iluminar, no ver, no oler, no decir nada. Para que yo, en sus brazos, me abandone al silencio y al reposo infinito».





Título:Espectral Cómic 
Autor: Angel Guinda y Josema Carrasco 
E ditorial: Olifante (2018) 








Autor :

Editorial :
Olifante, Ediciones de Poesía
Código:978-84-949100-5-0
Año de publicación:2018
 

ALEJO VIVAS RAMÍREZ

Alejo Vivas Ramírez (Alejandro Vivas). Michelena, Estado Táchira, Venezuela. —Fundador de la Peña Literaria “Medardo Vivas Pérez” y del museo de Artes y Ciencias de Michelena, los cuales preside. Varios de sus poemas han sido publicados en media docena de antologías en España y en los portales digitales:  Revista “Cantera literaria” ( México), Editorial despertar (Argentina), Crear en Salamanca (España). En Venezuela: Antología Primer encuentro de poetas jóvenes (13vo festival mundial de poesía) —El perro y la rana, revista cultural digital Bordes, Letralia y El ojo Memorioso. De la Comedia Humana y sus fatalidades (Primer Premio de Poesía Joven “Rafael Guerrero”, 2014 coordinado por la casa de letras Andrés Bello y la Plataforma del libro y la lectura – Táchira) —(Zócalo Editores, 2016), Un puñado de sombras —(Zócalo Editores, 2017), Un ala incierta (Primer Premio Nacional de Poesía Stainless Steel Valencia – Fundalharayu) – (Zócalo Editores, 2017.); Lento reclinar de la noche (Zócalo Editores, 2017), Concilio de Búhos – (Zócalo Editores, 2018).

1

Voy de abismo

Como lo callado

Porque marzo

Se escucha en esos pájaros

Y ser es menos que un No

De brasas en espera

2

Soy el que se mira tarde

Embellecido por el luto

Al tocarse de espaldas

La torcedura

Del sueño

3

A Sandra Acevedo Bonilla

Siempre infinita en lo maravilloso

*

Tu aire de Lechuza
Se siente en estos querubes de relojería
Que traen a mis manos
El rubor de tus huellas 
Cazadoras de infinitos

**

Me aferro al calendario

A tu raíz de fiebre por no decirlo

Ahora que le explico a mi brazo

Este amor insostenible

***

Ni razón ni alas
La espléndida exactitud 
De volver al Te quiero


Me deja distante 
Y sin caminos

****

Digo piedra si te nombro

Y me hago astillas

Cuánto de mortal

Tienes en lo más sublime

4

Extraña
Esta luz que no germina:
Sereno es su vacío
En volúmenes de arena

Secreta es su lengua
Y su empuñadura

5

A Gabriel Niño Acevedo

Inmenso en mi alegría.

Ponme un corazón

Con la misma alegría

De la plastilina

Y dime el nombre

De esos animales

Que guardas

En los bolsillos

Prometo darles un espacio

En el desorden de mi barba

Y celebrar tus juegos con un salmo

6

Empuñada
Desde no sé quién

Mi bandera negra

7

A Sheryl Camargo

Mi voz

Hecha de la promesa de tu sombra

Es un aullido con la piel enternecida

Bajo el influjo de los pinos

En el lunar que ocupas

Porque sólo tú conoces

Los motivos del Lobo

8

Fingí mi tumba

Su altura abierta

Dentro

Un gallo cantaba

Algo negro

9

Es mentira

Donde me salvo

Y no te basta

Con morirme

Por ello me detengo

Entre el puede sery nunca

De un extremo sin atadura

10

Esas alimañas que otorgan piedad a mis pesadillas entrechocan su sombra cuando las rodillas se alzan hasta la garganta y las palabras traen vicios se obstruye toda genealogía del pensamiento y renuncio al tema de la crucificción tambaleando en la rapidez de los perfumes cuando ronda al anochecer el rumor de una cerilla son mis costumbres lapidas que recorren el cuerpo en un huracán de sangre y revienta el paraíso sobre un plato dispuesto a sajar la sed que nos agobia la herida es definitiva cuando los astros echan a rodar ¿sabrás decir entonces qué escuchas?

lunes, marzo 04, 2019

ANTONIETTA TIBERIA. EL HAIKUS Y OTRAS COSAS por María Ángeles Lonardi

Antonietta Tiberia
Antonietta Tiberia, originaria de Ciociaria, romana por adopción y cosmopolita por vocación, vive entre Roma y Ceccano, en la provincia de Frosinone. Hace malabares con la ficción, la poesía y las traducciones.
Ha publicado Calpestando le aiuole, I racconti del ponte, Haiku per un anno leestile y 5 libros traducidos: del español (Di oggi, Omero prende solo il fiore, poesie di M. Paoletti); del inglés Jorge (poesie di Sotirios Pastakas); tácita / Inespresso (poesie di Fatiha Morchid) e Il mio nome è Bond (autobiografia di Roger Moore); de la astrología árabe francesa. Fue editora de la revista literaria "línfera" y actualmente trabaja en la revista de poesía "Il Mangiaparole".
Ha publicado artículos, cuentos, poemas, prefacios y reseñas sobre diversas antologías, periódicos, revistas y periódicos en línea. Contactar: ndettatiberia@gmail.com
Facebook: antonietta tiberia



Reseña de “Haikus para un año bisiesto” de Antonietta Tiberia. Edictado por Progetto Cultura. Roma, Italia.
En italiano: “Haiku per un anno bisestile” de Antonietta Tiberia. Edizione Proggetto Cultura.





Lo primero que llama la atención es el título. Y ¿por qué este título? Según la propia autora refiere, el título fue elegido porque el libro está concebido como el diario de un año bisiesto; de hecho, comienza el primero de enero y termina el 31 de diciembre y los haiku tienen un total de 366. Como si la propuesta fuera leer uno cada día del año.
Este libro está concebido con mucho trabajo y dedicación y es el producto terminado de un exhaustivo trabajo de la autora que ha sabido prepararse y ahondar en el arte del Haiku. Como bien es sabido, el haiku, es un tipo de poema que responde a unas características especiales y esenciales, que si no se cumplen, no se convierte en haiku.
Se cree erróneamente, que el haiku es una composición sencilla, fácil de escribir: sólo tres versos y diecisiete sílabas. Lo difícil no es elaborar una estructura de estas características, sino que sea un haiku lo escrito.
Y es que muchos poetas no han percibido el trasfondo, la esencia de esta composición, y se han lanzado sin más a componer centenares de “haikus” como un medio exótico. Porque el haiku, está de moda en medio mundo.
Se ha maltratado al haiku hasta límites impensados. El haiku japonés, requiere la extinción de la vanidad, la huida del ego y la ausencia del haijin o escritor en la escena. Nada de creaciones humanas como las figuras literarias (salvo onomatopeyas y aliteraciones), nada de palabras complejas y abstractas, nada de proselitismo, ideologías, dogmas, sentencias, filosofía y valores morales. Y algunos creen que, para ser considerado un buen escritor, hay que escribir por lo menos un libro de haikus.
Basándome en explicaciones del taller de escritores de Cesar Sánchez. Del blog: https://www.tallerdeescritores.com/que-es-un-haiku
Podemos concluir que, según la tradición, todo haiku ha de incluir un kigo
El kigo es una palabra o expresión que indica la época del año a la que se refiere un poema. Por ejemplo, la palabra "nevada" remite al invierno, ya que es en esta época cuando más nieva. La expresión "cerezos en flor", por su parte, remite a la primavera.
El rasgo más distintivo de un haiku es su forma: los haikus se escriben en tres versos sin rima, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Esta métrica es flexible: se puede escribir haikus que tengan un número de sílabas ligeramente distinto.
No pueden faltar las escenas de la naturaleza (animales, plantas, paisajes, fenómenos meteorológicos) o de la vida cotidiana, en los pueblos, en las ciudades y en los caminos.
En un haiku el haijin transmite la emoción que ha sentido al contemplar algo. el haiku deja de ser meramente descriptivo y pasa a ser poesía. La impresión transmitida puede ser una de belleza, de armonía, de serenidad, de fugacidad, de melancolía Y es importante que la escena de la que se habla tenga connotaciones universales.
Se escriben con un estilo coloquial, evitando que el lector se distraiga de lo realmente importante en el poema: la escena y la impresión que ha causado su contemplación.
La autora ha logrado su cometido y en estos Haikus. Ella ha escogido estos haikus del libro, que fueron traducidos por mí, bajo su supervisión.
Antonietta Tiberia, ha conquistado la técnica y consigue hacernos llegar a la contemplación. Espero que los disfruten tanto como yo.


A MO’ DI HAIKU                         Como un Haiku

Il muschio cede                              El musgo cede
morbido e vellutato                         suave y aterciopelado
sotto i miei piedi                              bajo mis pies.


Le stelle lucono                  Las estrellas brillan
sullo sfondo del cielo        en el fondo del cielo
come annebbiate            como ofuscadas.


Un vaso di gerani            Un vaso de geranios
tra le tendine bianche         entre blancas cortinillas
sul davanzale                sobre el alféizar.


Pioggia obliqua            Lluvia oblicua
frustava le finestre-            azota las ventanas
sempre più fitta            siempre más punzante.


Prendono il sole            Toman el sol
col piumaggio arruffato        con plumaje erizado
due tortorelle                dos tórtolitas


Litigio in strada-            Peleas callejeras
risuonano nell'aria            resuenan en el aire
urla e bestemmie            gritos y blasfemias.


Rami scarniti                 Rama descarnada
come mani di vecchi-        como mano de viejo
linfe dormienti            linfa durmiente.



Sulla scarpata             En la ladera
giunchiglie già fiorite-        narcisos ya en flor
grigio gennaio            enero gris.



Albe invernali             Alba invernal
si tingono di rosa-            está teñida en rosa
la città dorme                la ciudad duerme.


Fuori la neve continua         Fuera la nieve continua
a svolazzare                 revoloteando
in bianchi fiocchi            en blancos copos.


Fine gennaio                 Finales de enero
fuori dal calendario-            fuera del calendario
sole cocente                sol ardiente.


Cadono al suolo             Caen al suelo   
coriandoli lanciati-            confeti lanzado
è carnevale                es carnaval.


Fine d’inverno-            Fin del invierno
dalle finestre aperte             con ventanas abiertas
canti di donne            cántico de mujer.


Sulla ringhiera             En la barandilla
il colombaccio tuba-            la paloma tiene
canto d’amore            canto de amor


Multicolori                 Multicolor
anemoni di bosco             anémonas de madera
ridono al sole                se ríen al sol.


Sovrasta il tronco             Sobresale el tronco
una nuvola bianca-            una nube blanca
fiori di pero                flores de pera.


Asfalto caldo                 Asfalto caliente   
steso a tappare buche-        extenso tapando baches
fiuto l’odore                olfateo el olor.

2
Nel freddo sole            En el frio sol
il nido freme, attende         el nido tiembla, espera
l’ultima cova                la última eclosión


Fulmini e scrocchi-            Relámpagos y grietas
temporale d’estate-            tormenta de verano
tetti fumanti                techos humeantes.


Pioppi fioriti-                Alamos con flores
lanugine volante-            pelusa voladora
occhi arrossati            ojos enrojecidos.


Il vento sferza             Latigazos del viento
i corpi alleggeriti             el cuerpo aligerado
dagli indumenti            de toda indumentaria.


Con foglie nuove             Con hojas nuevas
l’edera abbarbicata             la hiedra arraigada
riveste il tronco            reviste el tronco.


Cadono a terra             Caen al suelo
dalle robinie in fiore             de las acacias en flor
fiocchi leggeri                ligeros copos.


Grondano acqua             Chorrean agua
bagnati fuori orario             bañados fuera de hora
i gelsomini                los jazmines.


Sera di maggio-            Noche de mayo
baluginii di luce             destellos de luz
nei campi bui                en campos oscuros.


S’aprono al sole             Se abren al sol
i fiori infreddoliti-            las flores heladas
timidamente                tímidamente.

3
Chiaro mattino-            Mañana despejada
un uccello si spulcia-            un pájaro se espulga
colpi di becco                golpes  con el pico.


Sui prati in fiore             En los prados en flor
si abbassano gli storni-        si bajan los estorninos
insetti all’erta                insectos en alerta.


Giunge alle nari            Llega a la nariz
odor di legna fresca-            el olor de madera fresca
taglio di macchia            corte de matorral.

Tenere e bianche             Suaves y blancos
le nuvole di maggio-            las nubes de mayo
femminei veli                velos femeninos.

Scosto le tende             Quito las cortinas
a far entrare il sole-            para dejar que el sol entre
mosche in attesa            moscas en espera.

Tre girasoli e,             Tres girasoles
doppia nello specchio,         duplicada en el espejo
la luce gialla                 luz amarilla.

Colora muri                 Color de muro
in cerca di contatto-            en busca de contacto
fior di lantana                flores de verbena.

Rosso il papavero             La amapola roja
rompe il verde dei campi-        rompe el verde del campo
grave silenzio                grave silencio.




Tratti da Haiku per un anno bisestile,
Ed. Progetto Cultura
Tradotto da Maria Angeles Lonardi y Antonietta Tiberia.