jueves, agosto 29, 2019

CARMEN SALAS DEL RÍO por MARÍA ÁNGELES LONARDI

Reseña del libro:
CARMEN SALAS DEL RÍO
CARMEN SALAS DEL RÍO
 “La mirada del tiempo” Editorial Esdrújula, marzo 2019.
de Carmen Salas del Río  Por: María Ángeles Lonardi



Con gran acierto, Teresa Gómez, comienza diciendo en el prólogo “Conquistar el destino” al inicio del libro: “Carmen Salas nos anuncia, como una premeditada confesión, “Nací en el Sur del Sur”, consciente de que esta declaración ofrece información sobre su poesía. Pues en ella encontramos el equilibrio, la fuerza, la sensualidad y la espontaneidad en los sentimientos manifestados, en la que aún resuenan los ecos de una larga tradición poética arabigoandaluza.”. Y se convierte en preludio de los hermosos poemas que nos vamos a encontrar en este libro. El mismo se divide en dos partes: De la mirada y Del tiempo; precedidos por “Armonía”, una especie de introducción sobre los pensamientos, o más bien, una reflexión sobre la libertad de pensamiento, que sustenta el buen hacer de la autora y su poética.
Una mirada comprometida que ahonda en la realidad de nuestra sociedad y que nos lleva a replantearnos prioridades y la propia mirada crítica. 

MIRADA DEL TIEMPO
MIRADA DEL TIEMPO
 
De la mirada nos propone temas de la vida cotidiana, las circunstancias que nos rodean, la soledad, la incertidumbre, la naturaleza, la vejez, el paso del tiempo, analizados desde un prisma singular, con sus propias inquietudes y complejidades. Como en estos versos: 

 

Del poema “Segura” 




 
Con ojos de ajenidad, 
/como de estar sorprendida del mundo, /
andabas el camino.”
De “La ciudad”
A veces la ciudad es como una amiga,/
 me llama con sus calles vacías/
(…)
y me reclama los miedos/
de estudiante que perdía/
 el paso en la historia de mi tiempo”


De “La mirada del tiempo”

La mirada del tiempo nos descubre/
 la auténtica dimensión de las cosas, / 
la verdad de los otros”.

En la segunda parte de su poética, nos lleva a plantearnos la preocupación y hasta diría, con cierto temor, por el paso del tiempo y sus consecuencias.
Pero no tiene una perspectiva habitada por el desaliento, no, sí acaso esperanzadora. Carmen pertenece a una generación que soñó con un mundo mejor y que no quiere irse de él sin conseguirlo. Por eso nos ofrece este libro, como acicate, para lograrlo. 
 
Dice el poema: “No me tengas en cuenta”
Persiste imperturbable/ el camino en la vida que soñamos”.
De “Anacronismos”
De vez en cuando/ me asalta el pensamiento/ de vivir en un mundo/ que no me corresponde.”
De “Tiempo de olvido”
Que preserva el presente/ y descubre con otras ilusiones/ las inéditas puertas del futuro.”
Desde una actitud de protagonista privilegiada, nos ofrece la experiencia de lo vivido, permitiéndose un análisis del verdadero alcance de las cosas y, a su vez, permitiéndonos o planteándonos, una propuesta lanzada hacia adelante, para hacernos cargo del testigo y ser realmente artífices de nuestro destino.
La mirada del tiempo contiene poemas labrados sin grandes artificios literarios, con lenguaje directo y claro, entrañable, de sencillas palabras, que hacen a cada lector más comprensiva la lectura y, por ende, la cercanía se produce con humildad y sin estridencias.
La autora tiene mucho que decir y ha buscado la manera de hablarnos de la vida misma, cargada de verdad, como testimonio de una época que no ha de volver. Como tantas mujeres de su generación, Carmen, se hace oír con una poética explícita deseosa de que, al leerla, cada uno de nosotros recoja el testigo y nos hagamos cargo de lo que nos toca.
Como dice en su poema, casi al final del libro, “Tiempo de descuento”
Solo quieres vivir
tu tiempo de descuento.
Y eso sólo es posible
si eres tú quien escribe
con el alma ligera
la brevedad latente del camino.
Hasta que llegue
el último mañana.”


MARÍA ÁNGELES LONARDI
MARÍA ÁNGELES LONARDI
Nació en Larroque, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Es Poeta, Escritora y Profesora.
Ha ob­tenido varios Premios literarios en Argentina, España y premios Internacionales Comparte treinta Antologías a ambos lados del Atlántico. En 2002 se radicó en Almería.
Fue Jurado, durante cinco años consecutivos en los Cuentos Interculturales de la Diputación de Almería y también Jurado de los Premios de la Editorial Círculo Rojo.
Participa en Encuentros de Escritores Nacionales e Internacionales, en Reci­tales Poéticos, en Jornadas Literarias, presenta a otros autores, coordina Antologías, escribe Prólogos, Reseñas y comentarios literarios, publica en numerosas Revistas digitales, etc.
Es miembro del Departamento de Arte y Literatura del Instituto de Estudios Almerienses, miembro del Centro Andaluz de las Letras e integrante del Circuito “Ronda andaluza” y de PoetiCAL. También es Miembro de Poetas del mundo.
Miembro de Academia Norteamericana de Literatura Moderna. Capitulo Reino España.
Es Miembro del Movimiento “Humanismo solidario” y Firmante de su Manifiesto.
Colabora con la Asociación Cultural Celia Viñas y desde enero 2015 es integrante del colectivo “Poetas del Sur” y presenta los Velorios Poéticos.

Libros publicados: “Amores” 1997, “Entre calamidades y milagros” en 2005.
En noviembre de 2014 el Instituto de Estudios Almerienses publica el libro “Cuatro poetas” que incluye su libro “El jardín azul” junto a otros autores almerienses.
Poemas para leer a deshoras” Editado por Letra Impar 2017. Traducido al italiano.
Soles de nostalgia” Editorial Círculo Rojo, marzo 2019.

Puede verse su trayectoria en su blog: letras-sobre-papel.blogspot.com.es

ELOCUENCIA DE SILENCIOS. ELOQUENCE OF SILENCE.

ELOCUENCIA DE SILENCIOS. IDEAL, 04/08/2019

SALA DE LECTURA EN EL PERIÓDICO IDEAL, ESTA SEMANA,   ELOCUENCIA DE SILENCIOS. ELOQUENCE OF SILENCE. OBRA DE FRANCISCO MUÑOZ SOLER, POR JOSÉ ANTONIO SANTANO

 
 
Eloquence of Silence
Francisco Muñoz Soler

Quizá no sea necesario tanto  alboroto. El ruido nos desequilibra y nos hace irascibles, inconsecuentes. Nos regresa a la barbarie de un tiempo inenarrable por díscolo y aciago. La razón del hombre se nubla y la violencia y el infortunio lo asiste cuando el mundo se vuelve retumbante en todos sus estadios. Será el silencio entonces como una luz que alumbre el camino, que nos dirija al deseado jardín, a todos los silencios que huyeron un día de nuestras vidas. Regresaremos al origen y allí en su silencio de siglos se hará verbo. Algo de esto sucede con este libro, “Elocuencia de silencios” (edición bilingüe español-inglés), de Francisco Muñoz Soler (Málaga, 1957). Despierta el interés del poeta la realidad social que le rodea, y desde una actitud puramente humanista se posiciona, libremente: 


«¿Qué es ser poeta y por qué serlo? 
/ Nunca me hice las preguntas, 
/ fluye del venero de mi ánima, 
/ forjando elección de vida 
/ mi posicionamiento en el mundo, 
/ manifestarme en la palabra
 / y en los silencios / 
con belleza y humanismo».

 Su poesía parte así de un compromiso cívico, donde estética y ética van de la mano, al unísono, convencido que solo de esta forma, la verdad –su verdad- nos hará libres a todos. Sitúa al poeta en el centro de ese silencio abarcador, capaz de transformar, de cambiar una realidad por otra, siempre desde la creencia justa de que la palabra es en sí misma el medio para alcanzar el fin. La palabra poética, en toda su intensidad, merodea por doquier, nos abisma en la oscuridad y nos ilumina al mismo tiempo. Crece de esta manera en el poeta la necesidad de comunicar y comunicarse con el mundo exterior, y no puede detenerse ahora, que todo parece imposible o al menos inalcanzable.


Es precisamente en esta hora adversa cuando el poeta regresa a los silencios y en ellos redescubre la esperanza, y la palabra se hace luz en su interior para proyectarla luego hacia el cosmos. Su mirada, la del poeta que vive en Muñoz Soler, percibe la dolorosa tragedia de la vida, y a ella se entrega en cuerpo y alma: «Debemos tenerle miedo / a no atrevernos / a desear una vida digna». En su visión humanista del mundo no cabe sino la reivindicación plena de la dignidad en primer término, de no claudicar a lo que nos pertenece por nacimiento, a lo que es inherente al hombre. Es por ello que nos quiere mostrar otros silencios, esos que pueden cambiar y transformar la triste realidad que nos doblega: «La basura inunda los arcenes, terrales que separan del matorral, / entre ellos, hogares donde la / pobreza es dueña desde el principio de los tiempos y la violencia / ordena el tránsito de los años / de sus moradores». Pero el poeta necesita resistir, renacer de las cenizas, no claudicar, convencido de que solo la palabra será el haz de luz que entre, aunque sea poco a poco, en el corazón del ser humano. Mas la realidad está ahí, presente en cada acto de vida, en cada ser que habita este planeta moribundo, como así nos muestra el poeta en el poema que titula “Mujer Mara”: «Tengo fija en mi mente su mirada, con un odio que rasga la vida. / La muerte esculpida en su / joven rostro. // Solo su esencia de madre la hace dudar de volver a matar, no por / temor o desafecto, sino por / apartar a sus hijos de tanta crueldad, cuya recompensa es recibir y causar daño. // Su sangre, convertida en futuro, sacude la empatía que aún / queda en su naturaleza». Adentrarse en los silencios es una clara meta del poeta, hundirse en su interior y respirar su aire y sus aromas, ser su sangre, para sentirse libre como el vuelo de los pájaros: «Que el silencio no sea resignación, / sino pausa con más alcance que las palabras, / que derribe los muros invisibles de la infamia / y su sonido simiente de esperanza / sea espacio de belleza y piedad / donde se construya convivencia plena». El poeta se rebela contra toda injusticia, para él como ya dijera el poeta, el hombre es el centro del universo y con él pretende caminar de la mano, asumir este compromiso cívico en la defensa de los marginados y desfavorecidos socialmente es un deber ineludible para el poeta. Así lo entiende Muñoz Soler y así se traduce en “Elocuencia de silencios”. Emigración, violencia machista o cualesquier conculcación de los derechos humanos. Mientras esto suceda allí estará el poeta, allí estarán sus versos como única arma, la palabra que aviva el corazón de los hombres y los hace más fuertes y libres. El poeta siente la necesidad de vivir, como anuncia en la última parte del libro, de “sentir cada día como un regalo”: 

«Recorro en un canto íntimo 
/ habitadas escenas del mundo 
/ de mi yo en otro, 
/ sombras de mi alma
 / desplegadas en recuerdos… 
// solo nuestro silencioso amor 
/ se alza sobre el ocaso /
 con escalas de ternuras.». 

El poeta se resiste a vivir en «una patria de cenizas / donde brota el odio / y el sol siempre está lejano.», de aquí su voz en grito a través de la palabra que ahonda en los silencios, en el alma humana. “Elocuencia de silencios”, un lugar para la reflexión y la esperanza.

Francisco Muñoz Soler (Autor)  Málaga 24/12/1957.

 

Detalles del Libro

Título:                   ELOCUENCIA DE SILENCIOS
ISBN/13:
Num. Páginas:
Tamaño:
Año de publicación:
Editorial:
Categoría:
9788417669041
126
152 X 228 mm
2018
POESÍA

 



2017- Poemas Selectos-Select Poems. Costa Literaria- España
2016- Poemas Selectos- Selected Poems. Instituto Indo Hispanic - Calcuta-India.
2016- Cuaderno de Viaje. Hanan Hurawi - Perú
2014- Latido íntimo- Inner heartbeat. Corona del Sur- España
2014- Selected Poems- Poemas Selectos. CreativeSpace- California-USA
2014- En tiempo de prodigios - Navegando sueños - El Salvador.
2013- Zona Cero- Zero Zone-. La ovejitabooks- Nueva York, USA
2012- Esencias – Transtextual - México
2012- Alma entre almas -Transtextual- México
2012- La claridad asombrosa (2.ª ed.)- El barco ebrio - España
2011- La incierta superficie - Colección Sur La Habana-Cuba
2011- Ícaro. El barco ebrio - España
2011- Selección natural. Ediciones Rubeo- España
2010- La voz del pensamiento - A bordo del polen- México
2010- Restauración - A bordo del polen - México
2010- Una flor erguida - Paracaídas, Lima, Perú
2009- La claridad asombrosa - Voces de hoy, Florida- USA
2008- La densa corporeidad de mi memoria. Ediciones Estival, Venezuela
2006- Áspero tránsito, Pájaros en los cables, Lima - Perú
2000- Lluvia ácida, Vicio Perfecto, Lima - Perú
1996- Prehistoria poética (1978-1996). Ediciones Estival - Venezuela

Traducido al inglés, árabe, italiano, bengalí, rumano, assamese, alemán.
Traslated to english, arabic, italian, bengali, romanian, assamese, german.

martes, agosto 27, 2019

QUE NO SE ENTERE LA CIBELES. MAR DE LOS RÍOS

Que no se entere la CibelesQue no se entere la Cibeles
 ___________________________________________

La mítica plaza de la Cibeles viaja en el tiempo para narrar las vivencias de diversas protagonistas del libro en cuyos destinos se halla presente la famosa diosa. Un palacio ficticio, y enclavado en la plaza, atesora secretos inconfesables de fantasmas e historias de mujeres fuertes en una trama trepidante, narrada en diferentes épocas a lo largo de algo más de un siglo. En palabras de la autora: «La novela histórica, la novela negra, el perfume de la Cultura, el humor y la superación, todo ello visto con ojos de mujer, son los ingredientes de este retrato de España, en su compleja relación consigo misma e incluso con América».

Mar de los Ríos, que fue finalista al premio Fernando Lara de novela, y es autora de Tren de Lejanías (2012), Casa de Ánimas (2013) y Mujeres de fábula (2017) entre otros libros, nos atrapa de nuevo.

 EDICIONES CASIOPEA


ISBN:978-84-120504-7-9   Precio: 15,00 

Datos del ebook

ISBN:978-84-120504-8-6 Precio: 5,99 €






miércoles, agosto 21, 2019

SALA DE LECTURA : José Antonio Santano para el periódico IDEAL


José Antonio Santano

SALA DE LECTURA : José Antonio Santano


Versos Enhebrados


Si observamos el actual panorama de la poesía española, en general, comprobaremos que no es muy frecuente hallar en él referencias a poetas canarios, por no decir olvidados absolutamente del circuito peninsular. Esta circunstancia resulta incomprensible, más aún si se tiene en cuenta la calidad de la que goza la lírica canaria en la actualidad. Prueba de lo que digo es la reciente publicación del libro “Versos enhebrados. (Antología 2008-2018), de la poeta Cecilia Álvarez (La Palma, 1955) y publicado por Ediciones Aguere e Idea. A su autora la conocí el pasado año con motivo del XXI Encuentro de Poetas Iberoamericanos celebrado en la monumental ciudad de Salamanca. Ciertamente hay que reconocer que estos Encuentros vienen siendo para todos los poetas de la comunidad iberoamericana una ocasión extraordinaria para intercambiar experiencias poéticas de incalculable valor, pero también para celebrar el milagro de amistades imperecederas aunque sea desde la distancia que nos separa a muchos de los poetas representados en Salamanca año tras año. Pues bien, en esa ocasión pude comprobar y descubrir la voz poética de Cecilia Álvarez, diferente y de una sensibilidad poco común en los tiempos que corren. La poesía que escribe Cecilia posee un natural latido, un ritmo hondo y transparente al mismo tiempo, capaz de hacernos vibrar y sentir de otra manera hasta entonces desconocida.

En Salamanca conocí a la poeta de “Almenara de sueños”, libro con el que celebramos nuestro encuentro y del cual se recogen en esta antología (“Versos enhebrados”) algunos de sus poemas. Nos dice de Cecilia el poeta Carlos Murciano que «Su escritura desvela “lo que el amor esconde” y lleva de la mano al lector, con delicadeza y sabiduría, hasta asomarlo a ese “cristal de la memoria”, a cuyo través puede contemplar lo mejor de su envés: el verso palpitante, colmado de verdad». No se puede decir con más claridad. Efectivamente, la poesía recogida en esta antología y perteneciente a sus poemarios “El alma deshabitada” (2008), “Primera luz” (2009), “Palabras al alba” (2012), “Adagio del silencio “ (2013), “El lento suspirar de la aurora” (2016) y el ya citado “Almenara de sueños (2018) son un vivo reflejo de su honda y precisa poesía amorosa fundamentalmente, si bien aderezada de los elementos que siempre acompañan al amor: melancolía, miedo, derrota, dolor o sufrimiento, silencio, el tiempo pero signado todo con un lenguaje depurado y exquisito, y la palabra exacta que define su verdadera concepción de lo poético como universo trascendental de lo desconocido o mistérico. Cecilia Álvarez es una poeta que produce un cierto encantamiento, que nos seduce y reconforta de la soledad y el acelerado vivir del hombre sobre la tierra, que nos aparta de lo vacuo para transmitirnos la verdad que la empuja a escribir y escribir como antídoto de un mundo cruel e insolidario. Su mirada, a veces triste, es la mirada que hipnotiza desde la más absoluta entrega amorosa, ella es el amor en toda su esencia: «Hiere el amor y vano vacío de las horas, / hiere el mar y el aire salobre que te cubre. / Hiere la vida cuando sólo el silencio te vive.». Así va entretejiendo Cecilia su verdad más precisa, su andadura vital que no es otra que un darse al otro, incondicionalmente, la otredad como razón de la existencia. 
En ese camino, que es como la vida misma, la poesía de Cecilia Álvarez bebe de la más clara tradición literaria española, a la que aporta su particular experiencia y conocimiento desde su isla amorosa, con sus miedos y recelos, su soledad («Hay una soledad que buscas / y otra que te encuentra, al doblar / la esquina de tu propio silencio. // Es esa soledad tercamente ungida / de ausencia, extraviada / entre crepúsculos sin soles»), el silencio que habita el mar («Se encadenan las horas del lado del silencio / y un mar embravecido esparce su espuma sutilmente / calando hasta los huesos la piel de la memoria»), el dolor de la ausencia amorosa («No hay más lumbre que el tacto de tus manos / ni más llama que el calor de tus latidos. / No hay más aliento que el aire que te azota / ni más cruel derrota que el grito de la ausencia.») y sobre todo su continua melancolía, quizá el elemento más sugerente en este recorrido vital y poético por el amor y sus dominios («Ahora que el tiempo / añusga la piel de la memoria, / ahora que se duelen los días vividos / agolpados uno a uno tras mis días, / recorro aquellas viejas estancias, / aquellos paisajes de antaño / desde la clara luz de una azotea.»). Un canto de amor y por el amor es la esencia poética de Cecilia Álvarez, que en su condición de mujer trasciende aún más si cabe a zonas donde la voz es un hilo de aire y la ternura un huracán descontrolado que se adentra hasta el alma y nos reconcilia con la vida. “Crece el amor del lado de la herida, tenazmente…”, y aún así la poeta vive en él, entregada, a corazón abierto, porque sabe que sólo el amor puede salvarla, salvarnos a todos. Nos llega su voz, certera, honda, inolvidable, universal en su esencia, dulce como la miel, abarcadora, pues como dice su prologuista, Juan Francisco Santana, “la poeta pamera-lagunera nos deja impresionados con su expresividad, con su buen hacer literario”. ”Versos enhebrados” es una muestra más que suficiente para adentrarse en el universo poético de Cecilia Álvarez, donde el amor y la otredad ocupan un lugar preeminente.
Versos enhebrados.
CECILIA ÁLVAREZ


CECILIA ÁLVAREZ

Título:  Versos enhebrados
Autor:  Cecilia Álvarez
Editorial: Idea / Aguere (2019)

lunes, agosto 12, 2019

FEDERICO GARCÍA LORCA EN ALMERÍA. por JUAN JOSÉ CEBA

JUAN JOSÉ CEBA
JUAN JOSÉ CEBA



 
 FEDERICO GARCÍA LORCA
 EN ALMERÍA. 
 Algunos datos y fechas (tras años de investigación) 
FEDERICO GARCÍA LORCA
 FEDERICO GARCÍA LORCA EN ALMERÍA
Claves sobre la estancia de Federico en Almería: D. Antonio era un excelente maestro, preparaba a los alumnos para el examen de ingreso en su Academia, y era gran amigo de los padres del poeta. Es esencial la decisión de Doña Vicenta Lorca, madre de Federico   (que había sido compañera de     D. Antonio en Fuentevaqueros, como maestra de niñas) y no duda en poner a su hijo en manos del mejor pedagogo. Posiblemente hay una razón económica, D. Antonio tiene cuatro hijas, y necesita ayuda. Sus amigos de Fuentevaqueros (muy acomodados) contribuyen a su bienestar económico. No hay duda que, desde siempre, Lorca le tiene un gran cariño al maestro y a su familia. Influye también que en la casa de D. Antonio había otros niños granadinos, dos de ellos primos de Federico.

1895. Antonio Rodríguez Espinosa es destinado como maestro a la Escuela de Niños de Fuentevaqueros. Dña. Vicenta Lorca es la maestra de niñas. El profesor está en el pueblo de la vega granadina hasta el 10 de enero de 1901.

1897. Boda de D. Federico García y Dña. Vicenta Lorca (quien al casarse renuncia a su cargo de maestra).

1898. El 5 de junio, nace Federico. El nombre de su futuro maestro, Antonio Rodríguez Espinosa aparece en su partida de bautismo. *

1900-1901? Federico (muy pequeño) aparece en una foto con los niños de la Escuela de Fuentevaqueros y con su maestro.

Enero 1901-Marzo 1903. Rodríguez Espinosa maestro en la Escuela Graduada Aneja a la Normal de Maestros de Jaén.

1 abril de 1903. El maestro se hace cargo de la Escuela del Hospicio de Almería (situada en el edificio del Hospital Provincial). Antonio Rodríguez Espinosa había nacido en la localidad granadina de Gabia. Llega a Almería con 35 años. *

1904. Un posible error en la fecha de llegada. En las memorias escritas, hacia 1955, por el maestro Antonio Rodríguez Espinosa, tituladas “Cosas de Federico García Lorca”, dice: “Seis añillos contaba solamente el notable poeta Federico García Lorca cuando su padre, íntimo amigo mío, y uno de los hombres más ingeniosos y afortunados que he conocido, lo llevó a Almería, donde yo estaba de maestro de la escuela del hospicio, para que me hiciera cargo de su educación…” *

1905. Otra posible equivocación de Lorca: “A los siete años fui a Almería…” (Nota autobiográfica).

Curso 1906-1907. Posible llegada de Lorca a Almería, con ocho años. Ya había en casa de su maestro otros niños de la vega granadina: dos primos de Federico, Enrique García Palacios y Salvador García Picossi (hermano de Clotilde, novia real de “Doña Rosita la Soltera”) y Enrique Baena –buen matemático, que hacía cuentas de memoria, a quien Lorca admiraba. *

1906. “Año nuevo, vida nueva”. Artículo de Antonio Rodríguez Espinosa, con motivo de la visita a Almería de un amigo. *

6 de Enero 1907. Curso 1906-1907. El maestro Antonio Rodríguez Espinosa publica un artículo a la memoria de Chorro e Jumo, rey de los gitanos granadinos; que termina: “Nada: tenía razón el rey de los gitanos: porque al fin y a la postre, yo no sé si el hospicio se ha convertido en mi casa, o mi casa se ha convertido en hospicio”. Su casa llena de niños. Influencia del maestro en la solidaridad con los gitanos. *

¿1904? ¿1907? FOTO DE FEDERICO NIÑO EN ALMERÍA.
Está realizada, firmada, y con sus sellos, por el fotógrafo almeriense VICTORIANO LUCAS, que tenía su estudio fotográfico, su “Centro de Arte”, en Paseo del Príncipe, 43. (Dudamos que el retrato sea de 1904, como se ha dicho). *
30 de septiembre de 1907. El Radical. Llegada de don Federico García, en tren, desde Granada a Almería. Al día siguiente comienza el curso escolar 1907-1908. “Procedente de Granada ha llegado a esta capital, nuestro querido amigo y consecuente correligionario don Federico García. Su viaje se relaciona con asuntos de su interés particular”. *

Octubre de 1907. En El Radical. Trinidad Mercedes Rodríguez Pérez (hija del maestro) ha obtenido tres matrículas de honor en tercero de bachiller. (Será la esposa del diputado socialista por Almería, Gabriel Pradal). *
1 de octubre 1907. El Radical. La escuela del Hospicio de Almería, donde es maestro don Antonio “ocupa un local amplio, perfectamente ventilado y con luz sobrada”, el piso está bastante deteriorado, la asistencia a clase fluctúa entre 56 y 60 niños. “La gestión del profesor citado es digna de los mayores encomios”. *

22 de agosto de 1908. El Radical. El maestro Antonio Rodríguez Espinosa publica una poesía, titulada “En una pandereta”. Es muy posible que Federico esté en Almería. *

26 de agosto de 1908. Fiesta Escolar (con motivo de la feria de Almería). Asistieron “por la Escuela de Beneficencia D. Antonio Rodríguez Espinosa”. Pudo asistir Federico con los otros niños granadinos. *

28 de agosto de 1908. Federico presenta en el Instituto de Almería la solicitud para realizar el examen de ingreso. (Aportación de Pascual González Guzmán).

3 de septiembre de 1908. El Radical. “Se ha dictado una importante disposición sobre la edad para ingreso en los institutos, a fin de estudiar bachillerato” “…será menester haber cumplido los diez años para poder ser admitido”. *

5 de septiembre de 1908. El Radical. Se avisa que “El día 14 del presente mes a las ocho de la mañana, darán comienzo en el Instituto General y Técnico, los exámenes de ingreso para los estudios del Bachillerato”. *

21 de septiembre de 1908. Examen de Lorca, con un dictado de El Quijote, una cuenta de dividir y su prueba. Llama la atención la firma tan personal del niño. (González Guzmán).

*Entre los documentos, se hace constar que Federico García Lorca se presentó a las ocho de la mañana del 21 de septiembre de 1908, para realizar el examen de ingreso. (González Guzmán)

*Certificado de nacimiento de Federico. (González Guzmán)

*21 de septiembre de 1908. Aparece en El Radical la noticia del fallecimiento de Nicolás Salmerón en Pau (Francia). *

*22 de septiembre de 1908. Antonio Rodríguez Espinosa publica un artículo, en El Radical, dedicado a Nicolás Salmerón. *

2 Octubre de 1908. El Radical. “ESCUELA DEL HOSPICIO. Dirigida por D. Antonio Rodríguez Espinosa, ilustrado profesor a la moderna que ha desterrado de su clase los añejos procedimientos tan perjudiciales a la obra educadora”. *

20 de diciembre de 1908.
Padrón Municipal. En plaza Balmes 2, principal, vive el maestro Antonio Rodríguez Espinosa, con su familia (su esposa, doña Mercedes; y sus hijas, Carmen, Trinidad Mercedes, Ana y Angustias (esta última nacida en Fuentevaqueros y de la misma edad de Federico). Firmado por el maestro. ESTA ES LA PRIMERA CASA DONDE VIVE LORCA EN ALMERÍA. La placeta tenía un jardín y una gran verja de hierro, que se cerraba por la noche. “Por entonces nosotros vivíamos en plaza Balmes” le dice don Antonio, el maestro, a Claude Couffon, en 1954. Le insiste: “Federico vivió mucho tiempo con nosotros, en un comienzo en Plaza Balmes…” Hoy la plaza lleva el nombre del profesor granadino, y una placa en la fachada de la vivienda y un busto del poeta, recuerdan su estancia en aquella Casa de Educación, cuyo modelo lo toma Espinosa de la “Escuela Nueva”, prestigiosa corriente pedagógica. *

*LORCA ASISTE A LAS CLASES DEL COLEGIO DE JESÚS (fundado por Navarro Darax) en el antiguo edificio de Correos, en la plaza del Educador. Lorca aparece en una memoria de dicho Colegio, como alumno de preparatorio de ingreso. (Gabriel Núñez)

Navarro Darax y Rodríguez Espinosa son vocales de la Junta Local de Primera Enseñanza de Almería. (1909). Seguramente ambos educadores son amigos. *

La escultura del maestro con los dos niños –en la plaza del Educador- es un recuerdo a don Antonio Rodríguez Espinosa y a Federico (según recordaba Perceval en un artículo). *

*DON ANTONIO RODRÍGUEZ ESPINOSA le da clases a Lorca y a los niños granadinos en su Academia, situada en su misma vivienda; a la que asistirían, posiblemente, otros niños de Almería.

28 de diciembre de 1908. Galdós en Almería. El Radical publica su discurso. // Lorca, ya escritor, dice: “Por eso yo recuerdo con ternura a aquel hombre maravilloso, a aquel gran maestro del pueblo, don Benito Pérez Galdós, a quien yo vi de niño en los mítines…” *

6 de enero de 1909. La Independencia. “Proponer a la Junta Provincial, con el carácter de urgente, el traslado del maestro del Hospicio D. Antonio Rodríguez Espinosa, a la Escuela del Barrio Alto, vacante por jubilación de Don Ezequiel González López”. *

14 de enero de 1909. El Radical. “Acuerdo de la Junta local de primera enseñanza proponiendo sea trasladado a la escuela del Barrio Alto, el maestro D. Antonio Rodríguez Espinosa que desempeñaba la del Hospicio”. *

17 de enero de 1909. El Radical. Nuevo maestro. “Ayer tomó posesión de la escuela pública de niños del distrito del Barrio Alto de esta capital, el ilustrado maestro y querido amigo nuestro don Antonio Rodríguez Espinosa, que hasta el día anterior ha desempeñado su ministerio en la escuela del Hospicio. Felicitamos a los padres de familia del Barrio Alto, que cuentan con un profesor de tan relevantes méritos como los de nuestro correligionario Sr. Rodríguez Espinosa, que a su ilustración reúne la cualidad de laboriosidad y es seguro que pronto habrá de sentirse en el distrito los efectos de su obra educadora”. *

LA CASA-ESCUELA DEL BARRIO ALTO FUE LA SEGUNDA RESIDENCIA DE LORCA EN ALMERÍA, DONDE ESCRIBE SU PRIMER POEMA. Hasta allí llega, con la familia de su maestro, el 16 de Enero de 1909. Pero aquella vivienda no reúne las condiciones de habitabilidad que poseía la residencia anterior, y esta será una de las razones del regreso de Federico a Granada. La otra, una infección en la boca, a causa de un flemón, que le lleva a componer su primer poema. *

Federico, en 1929, en una nota autobiográfica redactada en Nueva York, lo cuenta así: “A los siete años fui a Almería, donde estuve en un colegio de escolapios (sic) y donde comencé el estudio de la música. Allí hice el examen de ingreso, y allí tuve una enfermedad en la boca y en la garganta que me impedía hablar y me puso a las puertas de la muerte. Sin embargo, pedí un espejo y me vi el rostro hinchado, y como no podía hablar, escribí mi primer poema humorístico, en el cual me comparaba con el gordo sultán de Marruecos Muley Hafid”.

*La composición del poema tuvo que ocurrir en La Casa-Escuela del Barrio Alto, en marzo o abril de 1909. * (De acuerdo con la indicación de Ian Gibson).

En 1928, en una entrevista a Ernesto Giménez Caballero: “¿Te desplazas pronto de tu pueblo? Federico contesta: -A un colegio de Almería, enseguidita. Pero me sorprende un tremendo flemón y mis padres creen en mi próxima muerte y me llevan al pueblo otra vez a cuidarme”.
Esta fuerte impresión parece aflorar en sus versos: “El niño estaba solo/ con la ciudad dormida en la garganta”. (Casida del herido por el agua). *

También, el profesor Antonio Rodríguez Espinosa, recuerda, en las declaraciones a Claude Couffon, en 1954: “Apenas llegaba las vacaciones partía a Fuentevaqueros o a Asquerosa (hoy Valderrubio). En el último año sus estudios se interrumpieron por un ataque de fiebre y un flemón que lo desfiguraba. Su padre vino a buscarlo”.

El maestro le dice a Couffon, en esta entrevista, que Federico era el más pequeño de los niños granadinos “y también el más turbulento, sobre todo los domingos, cuando íbamos a la campaña”. “Vivió mucho tiempo con nosotros, en un comienzo en plaza Balmes, después en la Escuela Nacional del Barrio Alto”, y añade la enorme casa de la calle Arráez (mal llamada de los marqueses de Cabra) en la que el futuro poeta no residió, pues ya estaba en Granada.

Aunque las doce páginas de memorias de Rodríguez Espinosa, en relación a Lorca, están inéditas en castellano, se conocen las anécdotas del niño granadino en Almería, en las diversas biografías publicadas.

23 de enero de 1909. El Radical. Foco de infección. “Lo es, según nos aseguran, la casa número 2, de la plazuela de Balmes, donde hace varias semanas, no pueden vivir sus inquilinos, por los malos olores que despide una cañería de las letrinas de dicha casa…” (En esa situación dejan la vivienda de plaza Balmes el maestro, su familia y los niños granadinos). *

12 de marzo de 1909. Conferencia de Rodríguez Espinosa, en la Escuela Graduada, sobre los terremotos. *

27 de abril de 1909. La Independencia. Paseos Escolares y visita a la “hermosa finca que en la carretera de Granada y en el sitio denominado Los Callejones posee don Gregorio Rodríguez Dionis”. Asisten los niños de la Escuela del Barrio Alto, Huércal y Viator. “El maestro del Barrio Alto, señor Rodríguez Espinosa, se dirigió a los niños”. No sabemos si Federico está aún en Almería, su regreso a Granada tuvo que ocurrir entre abril o mayo de 1909. *

19 de mayo de 1909. La Independencia. Junta local de enseñanza. El maestro Antonio Rodríguez Espinosa propone una excursión de escolares de Almería a Granada y de Granada a Almería. Y que los escolares de nuestra ciudad se comuniquen por medio de tarjetas postales “con otros escolares de Granada a fin de establecer corrientes de simpatía”. *

1909. Rodríguez Espinosa presenta una Memoria al Consejo de Instrucción Pública –calificada de sobresaliente- sobre “Excursiones. Su utilidad. Organización de estas excursiones”. (González Guzmán).

25 de mayo 1909. Traslado de matrícula de Federico García Lorca desde Almería a Granada. (González Guzmán).

Curso 1908-1909. Federico alumno libre. (Extracto del expediente académico de Lorca). *

1910. El maestro Antonio Rodríguez Espinosa en la Junta Local de Primera Enseñanza, en Almería. *

1911. Artículo de Antonio Rodríguez Espinosa: “Los maestros, cuya obra primordial estriba en modelar el corazón humano en los severos principios de lo bello, lo bueno y lo verdadero”. (Homenaje a Costa). *

1911. Antonio Rodríguez Espinosa, Vocal en la Asamblea de la Unión Republicana Almeriense. *

1911. Aparición de “Nueva Escuela”, revista de educación de Almería. Rodríguez Espinosa colabora con artículos en los dos primeros números. *
1912. Rodríguez Espinosa, Vicepresidente de la Asociación Popular de Enseñanza. Almería. *

2 de septiembre de 1913. La Crónica Meridional. Almería. El maestro Antonio Rodríguez Espinosa es destinado a Madrid, en virtud de Concurso de Traslado. *

1917. En el Hotel Hernán Cortés de Málaga y, durante una cena, con la familia del poeta, Lorca lee sus primeros poemas a su maestro Antonio Rodríguez Espinosa, quien describe la impresión que le produjo, en sus páginas de memorias: “unos cuantos versos originales suyos ¡muy bonitos! ¡muy bonitos! ¡Y tan bien leídos, como un verdadero artista! Yo me quedé asombrado ante la maravillosa imaginación de mi alumno, de las atrevidas y originales metáforas…” * (Memorias de A. Rodríguez Espinosa).

* La relación de Federico con Antonio Rodríguez Espinosa, fue permanente. Siempre le llamaba “mi maestro”. En las cartas que se conservan de Lorca, ya poeta, a su profesor, siempre firma como su discípulo. Le invitaba a sus obras de teatro. Cuando se estrenó “Yerma” en Madrid, tras la apoteósica ovación, al acabar la obra, Federico dijo unas palabras cariñosas de su maestro en Almería y pidió un aplauso para él. *

CARTAS DE LORCA A DON ANTONIO –fragmentos- (después de 1921)

“Salude a doña Mercedes, a la que deseo todo el alivio posible, a sus hijas, y usted reciba un abrazo cariñoso de su antiguo discípulo”.

“Reciba un abrazo de su siempre amigo y viejo discípulo”
“Necesito 100 pesetas y se las pido como siempre”

CARTAS DE VICENTA LORCA A SU HIJO FEDERICO –fragmentos-:

1920. ”Que te cuides y engordes que D. Antonio nos dice que estás más delgado”. 

1921. Enero. “Yo creía que estarías esperando ver a D. Antonio y su familia para darle a tu padre algunas noticias de ellos que tanto le agradan, lo mismo que a todos, pero nada: tú no has nacido más que para hacer lo que a ti te agrada y trepe el que trepe”.

1921. Mayo. “Después de tu carta hemos tenido otra de D. Antonio en la que nos dice que te había visto y que estás muy grueso y muy bien.No puedes figurarte lo que nos alegramos, no sólo de que tú estés bueno sino también de que tú seas cariñoso y fino con él siempre”.

1921. Junio. “Que no te vengas sin despedirte de D. Antonio”.
1926. Junio. “Por lo que tú más quieras, que no te vengas sin ver a Dª Mercedes y a D. Antonio. ¿Lo sabes?”.

1932. En el verano, el poeta termina “Bodas de Sangre” en la Huerta de San Vicente, en Granada. Hay una foto de esos días, donde aparece Antonio Rodríguez Espinosa sentado en la puerta, con la familia de Federico. *

1936. Julio. Don Antonio era una especie de administrador de Federico. Guardaba en su casa ejemplares de las obras del poeta. El creador le pedía dinero cuando lo necesitaba. Cuenta Rodríguez Espinosa, en sus memorias, cuando llegó Lorca a pedirle doscientas pesetas, para el viaje fatídico a Granada en 1936. *

1936. Septiembre. *El maestro publica un artículo desgarrador, en la prensa de Madrid, tras la muerte del poeta, titulado “Sobre el monstruoso asesinato de Federico García Lorca. ¡Qué infamia!”, escrito bajo una fuerte emoción: “Sabéis que habéis hecho, tigres carniceros, fusilando a Federico? Pues habéis perdido moralmente la batalla; la sangre generosa de la víctima os ahogará, porque cien generaciones maldecirán vuestro nombre…” (El Liberal, 11 de septiembre de 1936).

Cuando la familia de Federico quieren irse de España a Nueva York, le encargan a su abogado, el velezano Pérez Serrabona, que intente localizar a don Antonio Rodríguez Espinosa, que había sido firmante del recibo de la entrega de joyas y otros valores pertenecientes a Federico –en vida de este- al Banco de España, en Madrid. El maestro estaba con la familia de su yerno, Gabriel Pradal, exiliado en Francia.

(En 1998 publiqué “Sólo el misterio. Lorca y su maestro”, editado por la Consejería de Educación). He señalado las aportaciones personales con un asterisco * . Se agradece citar la procedencia

lunes, agosto 05, 2019

CIELO Y CHANCA. JOSÉ ANTONIO SANTANO


Sinopsis


En Cielo y Chanca estoy por decir que los verdaderos protagonistas son la luz y el silencio. La luz es externa, en esos cubículos de casas apaisadas, semejantes a cristalizaciones de sal, teñidas de tórridos colores en la disposición de las calles que serpean la colina milenaria, y el silencio es interno: lo provoca el vacío que deja el sufrimiento de tantas gentes, pobres gentes a lo largo de los últimos siglos. Arriba está la Alcazaba, como un signo de poder inalcanzable, una especie de bota férrea y pétrea que oprime el cuello de los desafortunados, y abajo está el mar, el mar bullente de presagios para los pescadores que dieron nombre al lugar. Ah el mar, en la obra de este hombre. Desde el mar de olivos de su tierra natal saltó a este gran mar que acoge todo cuanto de inasible existe en la obra de Santano: la incertidumbre, el miedo, la zozobra ante la vida y el misterio de la muerte.  
(fragmento prólogo de Antonio Enrique)

Editorial: ALHULIA
Año de edición:  2019 
Materia:  Poesía
ISBN: 978-84-120814-1-1
Páginas: 96
Precio:  10,00 €  IVA incluido





José Antonio Santano
Asociación Española Críticos Literarios. Núm. 261 
Asociación  Andaluza de Escritores y Críticos Literarios
Asociación Colegial de Escritores de España- Andalucía
Cofundador "Humanismo Solidario"



OTRAS OBRAS DEL AUTOR



Antología de poesía Iberoamericana actual


La voz ausente


Los silencios de La Cava


Tiempo gris de cosmos


Caleidoscopio

Quella strana quiete

Quella strana quiete

Il volo degli Anni

Profecía de otoño

Profecía de otoño



Las edades de arcilla


La cortaera