SOLES DE NOSTALGIA. de MARÍA ÁNGELES LONARDI



Un libro de María Ángeles Lonardi
MARÍA ÁNGELES LONARDI
MARÍA ÁNGELES LONARDI
Muchas líneas vitales señalan el caminar humano, pero hay dos que marcan el camino hacia la nostalgia, el tiempo y el espacio.
La poeta comienza en su lugar de origen. Ella se encuentra lejos y recuerda en el espacio y en el tiempo las personas, los lugares que fueron, los que ya se fueron o sufrieron una transformación con el paso del tiempo. En tiempos más recientes recuerda los viajes y su recepción en el alma, recuerda y no quiere que nada se vaya.
Ya no está «in mezzo del cami de la mia vita» dantiano, se siente «más cerca del ocaso que del alba», nos dice en el poema «Maneras de vivir». Ha merecido la pena vivir a pesar de todas las adversidades.
La poeta se ha parado a reflexionar sobre la vida y los soles alumbran lo ido, lo que se echa de menos, iluminando las raíces de las que procedemos y señalando que, no lo dice explícitamente, «ya no puedes volver atrás, porque la vida ya te empuja», de J. A. Goytisolo, en palabras de nuestra poeta: «He vivido a mi manera ( ) / y así será hasta el último momento / antes de que se vaya la luz».
Soles de nostalgia, un alto en el camino, una reflexión y un nuevo caminar hasta el final.
Antonio Duque Lara

Se puede comprar en el siguiente enlace

SOLES DE NOSTALGIA
SOLES DE NOSTALGIA DE
MARÍA ÁNGELES LONARDI


Colección: Poesía
ISBN: 9788413175928
Formatos: Tapa blanda
Tamaños: 15x21
Páginas: 112



Escrito el lunes


Descalza me encontró la tarde
y pude recordar
cuánto me gusta la lluvia del domingo.
Ese destello evanescente
bañó el paisaje dormido
dueño de una quietud infinita
siervo de su propio destino...
Silente mapa que se dejó poseer
por arcos de euforia y erotismo.
Un sutil temblor gobernó desde adentro
y estremeció la piel callada
hasta reír, cargada de ironía.
Y fue serena poesía, dulce mueca
irreverente y despreocupada
la pausa merecida.
Pude salir y disiparme
y en difusa ceremonia, armonizar
con su algarabía.
Mis huesos exhalaron nostalgia,
pude estar conmigo misma...
mi ser se dejó besar
hasta el cansancio
y fui feliz
cuando su acróbata tesitura
humedeció el páramo
y fue el alivio...
cuando crispados de emoción
mis sentidos fueron llanto,
en el remanso azul
que trajo ayer,
a las dieciocho y veinticinco.


     Del libro Soles de nostalgia” 

Editorial Círculo Rojo, 2019.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.